El odio y “los muertos vivos” de Evita y de Perón

Por José Luis Lanao*. LQSomos.

El Campeonato mundial de baloncesto de 1950 fue el primero organizado por FIBA Federación Internacional de Baloncesto. Se llevó a cabo en Buenos Aires, Argentina entre el 22 de octubre y el 3 de noviembre de 1950. Todos los partidos se disputaron en el estadio Luna Park.​ En el torneo participaron 10 selecciones nacionales (8 de una fase de calificación, una invitada y el organizador). La campeona fue Argentina que derrotó en el partido final 64-50 a Estados Unidos

Hay que escuchar ese silencio viscoso, rotundo, ese borrado a conciencia de las partes incómodas del pasado. Esas voces que se apagaron para siempre en una orfandad infinita, como fantasmas mudos habitando el vacío. Esos destinos humanos sin pasado y sin mañana, como restos de un naufragio, silenciados.

A uno de los mejores equipos del básquetbol argentino de todos los tiempos usted no lo conoce. Se lo robaron. Se lo arrebató el odio, el silencio, el olvido deliberado. Era una alegría colectiva que debía desaparecer. Y desapareció. Sus jugadores se convirtieron en “muertos vivos” de una dictadura espesa, de sangre y fuego, decidida a construir un pasado a su medida.

A la Selección Argentina de Básquet, Campeona del Mundo en 1950, la “retiraron” del planeta a dormir el sueño de los vencidos. “Nos borraron. Así de simple”, recuerda Ricardo González. “En un instante nos prohibieron, y desaparecimos”, expresa, con una tristura lenta, que se detiene y se vacía. Una vida sin ayer, una soledad de felicidad perdida donde el tiempo desaparecía como lágrimas en la lluvia. Un tiempo afilado, oscuro, de odio y miedo.

El 16 de septiembre de 1955 se perpetuaba el cruento golpe militar que derrocaba a Juan Domingo Perón. El decreto ley 4.161 prohibía pronunciar los nombres del General y de Eva Duarte, además de los símbolos asociados al Movimiento. La Junta determinó que aquella selección campeona del Mundo representaba los principios propagandísticos del gobierno peronista. Se creó la comisión investigadora número 49º que determinó suspender de por vida al equipo y la prohibición de mencionar su gesta en los medios de comunicación. Así desaparecía de la memoria colectiva del país, tal vez la mejor selección argentina de básquet de todos los tiempos. El régimen se encargó de borrarla. El tiempo hizo el resto.

El pasado siempre regresa cuando se lo ha ocultado deliberadamente. “Le ganamos la final a Estados Unidos, el “dream team” de la época, por 64 a 50. Eramos unos héroes. Luego pasamos a ser unos indeseables, unos delincuentes”, puntualiza Ricardo González. “A Perón lo vimos tres o cuatro veces antes del Mundial. No fue al campeonato, pero al acabar la final llamó por teléfono y nos invitó a la Casa Rosada. Durante el encuentro preguntó si alguien necesitaba algo. Recuerdo que Evita andaba por ahí. Nos mantuvimos callados, pero el “petiso” Pérez Varela realizó algo que lo hizo reír a Perón. Sacó del bolsillo un cochecito, le dio cuerda, y lo puso a andar sobre la mesa. En ese momento aprovechó la ocasión para dirigirse al General: ‘Para la compra de un auto importado se necesita un permiso especial, Presidente’. Perón lo miró con una sonrisa: ‘Eso se arregla, muchacho’”. Más tarde, el Gobierno facilitaba los permisos de importación de los vehículos adquiridos por los jugadores. Nadie esperaba lo que vendría después. La dictadura se aferró a esos papeles para enterrarlos en vida, y señalarlos, con acusaciones falsas, de recibir prebendas y de estar involucrados en casos de corrupción. Pasaron del éxito al olvido, del éxtasis a la agonía. De héroes a villanos. Los disolvieron en el ácido del odio.

Así, se les fue la vida, con el alma fría y fugitiva, como el agua. Con esa orfandad temprana que te disuelve en la pena y en los pesares. Voces que hablan de lo íntimo, pero nos pertenecen a todos. Hablan del mundo, del suyo y del nuestro. De esos puentes que muestran otros caminos, y de esas utopías que gotean sobre la carne vencida donde se condensa la totalidad de la grandeza humana.

* Ex jugador del Club Atlético Vélez Sarsfield, campeón Mundial Juvenil 1979 con Argentina. Nota original del diario argentino Página 12
Otras notas del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar