Más de mil firmas en apoyo a las reivindicaciones de las trabajadoras del sexo

Trabajadoras del sexo

Por Agencia Mp3*. LQSomos.

Entre las firmas, se encuentran reconocidas académicas, investigadoras, activistas feministas, trabajadoras del sexo y profesionales de todo el Estado que muestran su rechazo a la iniciativa legislativa abolicionista del Gobierno y su apoyo a las movilizaciones previstas hoy 4 de octubre en Madrid, convocadas por el movimiento pro-derechos

La Red Voces Feministas por los Derechos logra sumar más de 1.000 firmas en apoyo a las reivindicaciones de las trabajadoras del sexo

Contexto

Asistimos a una proliferación en eventos y medios de comunicación de los reclamos abolicionistas respaldados por conocidas políticas feministas y académicas, representativas del feminismo socialdemócrata liberal que llegó al poder. Pero no es ese pensamiento único en el movimiento feminista, bastante más diverso y plural, como demuestran los destacados y crecientes apoyos a este Manifiesto (más de 1000 firmas) y el recorrido de décadas de activistas pro-derechos en todo el mundo y, también, en nuestro país.

La aprobación de la Ley del “solo sí es sí”, al imponer la prohibición de la publicidad del trabajo sexual, está generando ya terribles dificultades económicas a quienes lo ejercen, empeoramiento de sus condiciones laborales, aumento de la inseguridad y mayor dependencia de la patronal del sector. Mientras tanto, contemplan con preocupación la tramitación de la ley abolicionista que traerá consigo cambios en el Código Penal con consecuencias directas sobre sus derechos, libertades y condiciones materiales de vida. Todo ello mientras se destinan millones de euros a planes que les afectan directamente sin ser consultadas en sus necesidades y demandas.

La Red Voces Feministas Por Los Derechos defiende las reivindicaciones de las trabajadoras sexuales organizadas y apoya la concentración convocada por el movimiento de trabajadoras sexuales activistas pro-derechos previsto para el próximo 4 de octubre. El texto, que surge en “un contexto de falta de debate social y político real” dominado por posturas “abolicionistas-prohibicionistas” que no admiten deliberación democrática, recoge 10 propuestas claras:

Las propuestas

1. Reconocer el derecho a la participación política plena de las trabajadoras del sexo, como sujetos políticos e interlocutoras válidas para negociar las políticas que les afectan.

2. Garantizar condiciones objetivas de igualdad y justicia social que potencien la capacidad de decisión de las mujeres, en especial en el mercado laboral.

3. Garantizar una vida libre de violencia simbólica (la que proviene del estigma social), institucional, policial y directa (algo especialmente grave en colectivos como migrantes y trans).

4. Evitar que las trabajadoras del sexo sean excluidas del sistema social de protección y del sistema de salud, independientemente de su situación administrativa.

5. Reformar la Ley de Extranjería. La mayoría de quienes se dedican al trabajo sexual son migrantes, frecuentemente en situación administrativa irregular. Este es un factor de vulnerabilidad demostrado.

6. Proteger a las mujeres frente a la trata y la explotación modificando la política anti-trata actual, que actualmente funciona como un instrumento de presión y represión hacia las mujeres migrantes. Se debe distinguir entre trabajo sexual, explotación y trabajo forzado, tal y como recogen el Código Penal y la normativa europea.

7. Rechazar aquellas políticas de regulación que ignoran los derechos de las trabajadoras del sexo. No se puede legislar en base al punitivismo sin atender a consecuencias como la revictimización y la reafirmación del estigma.

8. Apoyar y respetar el conocimiento producido por las trabajadoras del sexo como conocimiento experto. La ideología no es suficiente para mejorar la vida de las personas. Las políticas públicas precisan incorporar información útil basada en conocimiento generado desde el terreno.

9. Promover el derecho a la información y a la comunicación para garantizar una esfera pública que dé acceso a una información ética, veraz y rigurosa, libre de discursos de odio y conflictos de intereses.

10. Y, por último, reconocer la lucha de las trabajadoras del sexo como una causa feminista de trayectoria histórica. Su contribución al movimiento feminista no debe ser negada, tergiversada, censurada ni manipulada.

Firmantes

Entre quienes firman el documento encontramos a académicas e investigadoras de universidades de todo el Estado, como las penalistas María Acale (UCA), María Luisa Maqueda (UGr), Carlos Lema (UC3) o Carolina Villacampa (UdL); constitucionalistas como Javier Pérez-Royo (US) o Blanca Rodríguez (US); filósofas del derecho como Maggy Barrère (UPV), Encarna Bodelón (UAB), Antonio Giménez (UB), Silvina Ribotta (UC3M) o Ruth Mestre (UV); laboralistas como María Teresa Díaz Aznarte (UGr); antropólogas como Emma Martín (US), José Maria Valcuende (UPO) o Estefanía Acién (UAL); trabajadoras sociales como Nuria Cordero (UPO) o Pilar Albertín (UGi); psicólogas sociales como Nizalá Cassián (UOC) o Mariano Beltrán (UAB); economistas como Manuel Delgado Cabeza (US); biólogas como Olvido Garrido (US); sociólogos como Gerard Coll-Planas (UVic-UCC), Elena Casado (UCM) o Marta Jiménez (ULL); periodistas como Anna Clua (UOC), y un largo etcétera.

Entre las trabajadoras sexuales firmantes se encuentran destacadas activistas pro-derechos como María José Barrera, Miguel Bibiloni, Triana Cabello, Ariadna Casas, Carolina Clemente, Kenia García, Séfora Jiménez, Iris Meza, Solange Navas, Georgina Orellano o Antonella Vera, procedentes de colectivos como AFEMTRAS, APROSEX, Colectivo de Prostitutas de Sevilla, Sindicato OTRAS, Putas Indignadas o Putas Libertarias del Raval, entre otros.

También dan su apoyo al Manifiesto colectivos feministas y LGTBIQ+ encabezados por personalidades de todo el país, como Justa Montero (Madrid), Empar Pineda (Catalunya), Begoña Zabala (P. Vasco), Montse Cervera (Ca la Dona Barcelona), Paloma Uría (Asturies), Carmen Ruiz (Asamblea Feminista Yerbabuena de Córdoba), Marian Caro y Josefina Jiménez (AeR), Ana Almirón y Diego Boza (APDHA), Laura Macaya (Genera), María Nebot (Canarias), o Sandra Yañez (Poder Migrante). Feministas LGTBIQ+ como Cristina Garaizábal, Tina Caballero, Sejo Carrascosa o Valentina de Jesús, así como impulsores de iniciativas de Hombres igualitarios como Jose Ángel Lozoya, Juan Blanco, Josetxu Riviere o Roy Galán.

Entre el millar de firmas de apoyo aparecen profesionalmente médicas, abogadas, amas de casa, enfermeras, cocineras, psicólogas, sociólogas, trabajadoras sociales, educadoras sociales, profesoras, periodistas, trabajadoras del hogar, terapeutas, sindicalistas, pedagogas, metalúrgicas y aeronáuticas, obreros, administrativas, muchas personas desempleadas y no pocas jubiladas. Una amplia gama social a la que se suman algunas parlamentarias, diputadas y concejales, de la CUP, Mas País, Fundación de los Comunes, Adelante Andalucía, Zaragoza en Común e IU, como Mireia Vehí, Basha Change, Susana Segovia, Loreto Arenillas, Esperanza Gómez, Maribel Mora, Luisa Broto, Pedro Santiesteve, Rommy Arce o David Robles.

Enlace al Manifiesto y Firmas

* Vía APDHA

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar