Nach, del ‘hip hop’ al ‘no jazz’ pasando por la canción de autor

El rapero saca nuevo disco, ‘Los viajes inmóviles’, de la mano del músico de jazz Moisés Sánchez y la colaboración del cantautor Pablo Guerrero

El rapero Nach y el pianista y compositor Moisés Sánchez se conocieron hace algo más de cinco años. Moisés escuchaba música en una habitación de hotel cuando en su reproductor saltó una canción del primero. Era la primera vez que lo escuchaba, hablamos de 2007, y le encantó. Consiguió el contacto del representante de Nach y escribió un e-mail para darles la enhorabuena, de músico a músico. Al poco tiempo, y tras investigar la trayectoria de Moisés, el equipo del alicantino decidió ponerse en contacto con él y ofrecerle colaborar en la producción de los discos del ya consolidado MC.

Desde entonces, los versos de Nach son recitados bajo la batuta de Moisés, aunque esta vez el trabajo es paralelo. «Pese a que hemos trabajado juntos nunca habíamos hecho algo así», confiesa el artista respecto a su nuevo álbum, ‘Los viajes inmóviles’, en los que el no-jazz, «no es jazz del todo», da ritmo a sus palabras.

Cambio de rasante

El rapero perdió un poco el equilibrio por el cambio de género. «La falta de referencia me hizo pensar que no tenía una guía a la que aferrarme», confiesa mientras intenta no parecer nervioso ante la veintena de periodistas que se han congregado para escuchar un adelanto de su nuevo trabajo. «No sabemos que pasará a nivel de ventas ni a nivel del público», «espero que sigan viendo mi esencia», sentencia. Nach mantiene sus dudas existenciales, «la muerte me da pánico, desde niño»,y su grito, pausado pero grito, ante las desigualdades sociales pero ésta vez al ritmo del no-jazz.

Las letras de este trabajo fueron surgiendo en diferentes viajes. «Las fui apuntando en móviles y libretas», confiesa. «Las releí. Vi que eran totalmente diferentes a lo que estaba haciendo hasta ahora y cuando se las enseñe a Moisés dijo: «Por fin, gracias a Dios»». En este disco, las dudas, la crítica social y Nach siguen igual de vivos que siempre. «Uso la música para intentar combatir este tipo de cosas, como desahogo, claro que podría hacer más, pero concibo la música como medio de protesta», confiesa-. «Me crié escuchando un rap muy combativo, a veces bastante agresivo. Supongo que me marcó».

En este proyecto además de contar con la colaboración de Pablo Guerrero, Asier Etxeandía participa en la canción ‘Tercer mundo’. «Me siento identificado con muchos cantautores, Pablo es increíble e Ismael Serrano fue mi ídolo cuando yo no había ni entrado en el mundo de la música», confiesa.

En este disco «cada canción es un viaje y el reto ha sido presentarlas así». Un viaje inmóvil. «Por ser opuestos, siempre utilizo términos contrarios. Soy libra, la balanza y eso», bromea. «También porque la música para mí es un viaje, un viaje inmóvil. El cuerpo no se mueve pero tu mente realiza un camino espiritual». Para el alicantino parte de la música actual es una mentira » Estamos moldeados y puestos de una manera en la que es imposible pensar. Esa gran mentira. Tíos que hacen lo que es vendible, no lo que quieren o sienten, para mi eso no es arte».

Publicado en el Diario el Mundo

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar