Tax the Rich o Eat the Rich

Tax the Rich o Eat the Rich

Por Betzie Jaramillo

“Tax the Rich” (impuestos a los ricos) comienza a resonar cada vez más fuerte en todos los rincones del planeta para frenar la desmesurada y abusiva concentración de la riqueza y la deprimente desigualdad

“Lujo silencioso” es la nueva moda de los más ricos. Discretos mocasines, aunque hechos de suave piel de nonato, jersey simple de cashmere de lana de cabrita del Himalaya en peligro de extinción, camisas sencillas de seda de gusano extra premium que flota en el aire de lo fina que es y todo en una paleta Pantone pastel, como si fuera un manto de modestia sobre sus escandalosas fortunas. Minimalismo para contrarrestar su maximalismo. Pero es difícil opacar el brillo de sus riquezas y más difícil aun es imaginar lo que son los 197.000.000.000 de euros de Bernard Arnault, el número 1 del top ten (Forbes 2023) o los 168.000.000.000 de Elon Musk o los 72.000.000.000 de Amancio Ortega, que se quedó fuera del top ten porque sólo le alcanza para ser el número 13 de la lista. Vuelva a leerlo en voz alta “ciento noventa y siete mil millones” e intente comprender lo que significa esa fabulosa cantidad de euros. Nuestra mente “low cost” no está preparada para abarcarla.

A pesar de todo lo que tienen, los de la lista de Forbes son insaciables. No están satisfechos y eso que el 1% de los más ricos del planeta (80 millones de personas con más 1 millón de dólares) se han apoderado del 27% de la riqueza y el 50% más pobre (4 mil millones de personas), un 13% como cuenta Thomas Piketty en su libro Capital e Ideología (Deusto) que profundiza en la feroz desigualdad. Y la brecha se agranda entre esos muy pocos y los muchos nosotros como confirma el director de Oxfam Intermon, Franc Cortada: “la riqueza y la pobreza extremas en el mundo se han incrementado simultáneamente por primera vez en 25 años”. Ejemplo español de esto es ese aumento en 2022 del 60% (con respecto a 2019) de beneficios empresariales del Ibex versus el 4% de aumento de los salarios (Oxfam). Pero quieren más. Unos estrujando la carne de otros humanos, como Tim Gurner, millonario australiano, que quiere que el paro suba al 40 o 50% para reducir la “arrogancia” de los trabajadores y hacer “sufrir a la economía” para que “recuerden que trabajan para el empresario y no al contrario”. Y otros que se han convencido que ayudar a los menos favorecidos en tirar el dinero y que es mejor invertir en high tech que es como se salvará el mundo del colapso que viene y, sobre todo, se salvarán ellos. Así lo cuenta Douglas Rushkoff en La Supervivencia de los más Ricos (Capitán Swing) y llama La Mentalidad a su obsesión de perpetuarse al margen del resto, y a costa del resto también.

“Tax the Rich” (impuestos a los ricos) comienza a resonar cada vez más fuerte en todos los rincones del planeta para frenar la desmesurada y abusiva concentración de la riqueza y la deprimente desigualdad. Hace casi un año, la Unión Europea consiguió aprobar el 15% de impuestos a las multinacionales para impedir que sus beneficios vuelen a los paraísos fiscales. Será ley y se aplicará en 2024. Y hace unos días la ONU aprobó por una mayoría de 125 votos a favor la iniciativa africana para negociar un nuevo marco fiscal global. Entre los 48 países que votaron en contra están los ricos, con EU y UE (España incluida) en bloque. Iniciativa Ciudadana Europea (https://www.tax-the-rich.eu/) y Oxfam piden firmas para exigir justicia fiscal porque “no nos podemos permitir relaciones socioeconómicas tóxicas”. Firmar es un gesto de autodefensa. Y si la idea de Tax the Rich tampoco funciona, siempre queda la otra idea: Eat the Rich (Cómete un rico). Se le atribuye a Jean-Jacques Rosseau la frase en la que se acuñó la consigna Eat the Rich. “Cuando el pueblo ya no tenga nada que comer, se comerán a los ricos”.

Más articulos de la autora

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es  Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

LQSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar