Última carta: correspondencia de cuarentena

Luz Modroño*- Enriqueta de la Cruz*. LQS. Abril 2021

Entrega 29 de este hilo de la correspondencia entre Luz y Enriqueta, un hilo epistolar rojo, republicano, que es de hablar claro. Volcando ahí de forma personal sus observaciones, inquietudes, deseos de colaborar con lo que saben hacer, aquí nos comparten este mundo epistolar creado entre ellas dos

VOZ DE ENRIQUETA
10 de marzo

Querida amiga: entre unas cosas y otras, he perdido alguna correspondencia, que mi ordenador anda viejito y no sé qué más le pasa… Eso ha hecho que no haya el lector y la lectora recibido más entregas. Que nos disculpen, por favor. Esta de ahora es en fecha tan emblemática como la renuncia en plan salgo pitando y sea lo que mis sayas quieran que ha hecho Ayuso, la de Madrid, pues, en fin, su me piro vampiro, sin contar con nadie ni con sus socios y con la responsabilidad que nunca ha tenido… Un cuadro digno de sainete. No podía yo esperar más ni mejor…
En fin, a ver si le dan aire, aire, y ese fascismo rancio va saliendo de la capital… Como es una liante, pues, moción de censura anda también en el aire y ya veremos… Mira, como seamos capaces de no verla más… Es que hasta el uniforme a lo Pilar Primo que se gasta da sarpullido, vamos, que a mí no me gusta ni en pintura… Y eso que, ojo, que cada cual vista como le dé la gana… En cualquier caso esta mujer no pasa de bedel, con todos los respetos para los bedeles que en mi época y antes, eran guardiasciviles retirados a los que recontrataban en los institutos públicos mientras el paro era grandísimo para los demócratas republicanos… que estaban pasándolas fatal, y en la cárcel aún algunos, o en el exilio, tantos…

A mí no se me caerían los anillos por ser eso, como si hay que barrer, que de hecho barro, coso y lo que se tercie… También barrería las calles si hace falta. Sobre todo si hay que barrer escorias, costras, divinidades terrenales coronadas y a los cínicos y mal preparados. Por cierto, esto convendría que lo fueran diciendo los que se supone representan la unidad y la concordia. Lo de irse preparando para cualquier eventualidad con la crisis. Al paro, señores, como todos, o al destino de todos, como cualquiera… Y basta de tontadas y de ser consentidos…

Por cierto y siguiendo con la impresionante presidenta de la CAM, Agustín Moreno, profesor, muy buen sindicalista de Comisiones Obreras que fue, lo dice claro en su último artículo en cuartopoder.es: «Ayuso es fascismo». Alguien lo tenía que decir, así de conciso. Y como ella, ese Espinosa echado al Monte aunque se llame de los Monteros. No sé de cuáles Monteros… Las barbas se las está dejando de vamos, de pelo de la dehesa y le falta el palo de Bam Bam el de Los picapiedra a juzgar por lo que suelta por esa boquita. Eso de llevar a las féminas arrastradas del pelo lo piensan algunos hombres en el siglo que vivimos.
Dice que las feministas son esas anti hombre. No, majo, anti fachas como tú es lo que somos, ricura, feo, que estás en la edad de cuando una parte de los luego hombres decidieron seguir palante y la otra media se quedó estancada en alguna tierra yerma y no prosperó a ser racional. Y decían que ese era otro de los pocos que estaban preparaos… ¡Menudo preparaos…! Son mundos el de ellos y ellas, esos, que se agotan, se mueren…
Yo no soy de poner motes ni calificativos a nadie ni de fijarme en los tan marcaos, porque, los fachas ya se sabe… Pero es cosa de nombrar a cada cual por su nombre. Recuerdo una pija que un día a Echanove le puso verde por su forma de vestir; a juicio de esa mujer era vulgar, yo qué sé. El hombre iba lavado, guapete a la tele, y sobre todo, con la cabeza amueblada, cosa que en este país es el mejor vestido, por ausencia en tantos… Y él le contestó muy bien. En fin, la mujer es que no se había visto a sí misma…

Hoy tenemos a una persona con moño que es vice y afortunadamente una nueva generación va a trabajar cada día sin corsé, sin los tacones que producen juanetes de operarlos… pero trabaja. En cambio, los de cuello duro y cabeza más melón todavía, pues ni curran ni dejan ni hacen. Por lo que dice Bárcenas, más bien roban que da gusto… Y, por supuesto, su aspecto hiede a naftalina. En fin, estoy ensayando una obrita de teatro… Por eso ando más suelta hoy. Y por el cansancio. Cuánto dura el franquismo, hija, que está incrustao en cada centro de poder, en cada hueco de nuestro esqueleto. Porque el país está ya más que en huesos, no da ni para cocido…
Ayer tuve que viajar a Granada y vi mucho cerrado, mucha gente bajo mínimos y la rebeldía que empieza a abrir los ojos y a hablar por más raperos que encarcelen… En todas partes…

Bueno, Luz, por ahora y en los próximos meses creo que me voy a concentrar en el teatro. ¿Quieres tú? Quizá sea otra manera de decir a la gente, de estar con nuestros lectores, con citas más o menos fijas y por entregas… Con tu voz y la mía, de otra manera…
Te animo, creemos personajes para esta nuevo esperpento nacional que se prepara y apenas ha asomado la nariz.
Un beso, guapa. Hasta enseguida, queridos lectores. Disculpad las líneas que no hayan podido llegaros todo este tiempo y preparaos para encontrarnos abriendo el telón… Pónganse cómodos…

VOZ DE LUZ
10 de marzo

Hola Enriqueta, hay varios refranes que nos hablan de la bondad de lo breve y también de la necesidad de no enquistarnos en alguna tarea para que esta no pierda su frescura, su agilidad y su interés. Que lo mucho cansa y lo poco agrada, así es que parece buena decisión seguir los consejos que la sabiduría popular nos propone.

Hemos, en este tiempo, próximo ya al año, ir desgranando los asuntos que nos afectan, que nos acongojan o que nos movilizan ya sea el pensamiento, la ética o la rabia al ver como la injusticia parece entronizarse y conquistar espacios de la vida política, social o económica.

La verdad, querida Enriqueta, es que en el sainete que esta señora sin tino ni luces, que parece moverse en el cenagal de lo propio sin entender bien que lo propio no es lo común ni que lo común es “lo que a mí me viene bien”, yo preferiría una buena moción de censura que pusiera negro sobre blanco con un discurso en el que le hubiera costado defenderse con un mínimo de coherencia. Las elecciones me preocupan en parte por eso, por la vacuidad de los discursos y los mítines y, en parte, porque el voto de la ciudadanía madrileña no es muy de fiar. El cansancio y el hartazgo produce apatía que puede transformarse en un “pasar de la caja transparente” con el consiguiente resultado que se nos cae, tras el recuento, encima como si fuera el mismo cielo rodeado de lamentos. Las izquierdas somos críticas y exigentes, lo que está muy requetebién pero que no deja de contraponerse a la claridad de las derechas, capaces de aliarse con el diablo para conseguir sus intereses que, ellos sí, tienen muy claritos. Cuántas veces no hemos tenido que lamentar ese mirar hacia otro lado el día de las elecciones porque, en puridad, no nos sentimos bien representados por ninguno de los asistentes al festejo!!!

Pura indignación, Enriqueta, este sainete. Máxime si consideramos, en estos tiempos de covid en los que aún estamos, el vendaval levantado a su paso: desde la emancipación de las colonias españolas, en tiempos conquistadas, allá por el finisecular del XIX, no se conocía una crisis tan dura y profunda. .
Crisis que está dejando tanto paro, tanta hambre, tanta necesidad y que bien hubiera sido aliviada por los miles de euros que van a suponer estas elecciones, hechas tan sólo para su propia gloria. La tipa no quiere arriesgarse a una moción que tiene perdida de antemano. Y sin importarle nada ni nadie, se gasta los euros en lo que le parece, ya sea ese hospital fantasma o unas elecciones a menos de dos años de las que deberán celebrarse en cumplimiento del calendario electoral.
Es muy grave la cosa. Supone un desprecio tan grande a la ciudadanía, un juego tan indecente, egoísta, villano… espero que la justicia sea capaz de moverse más por el análisis de la realidad, de los auténticos costes sociales y económicos que por un legalidad aparente salida de un corpus legislativo deshumanizado.

Esa visión de las calles de Granada es la tónica de cualquier ciudad hoy. Si no fuera por la indumentaria y alguna que otra cosa más propia de los tiempos que habitamos que de la realidad más profunda nada la diferenciaría de los tiempos del Lazarillo o del Buscón. Que ciegos estamos, querida Enriqueta, si nos negamos a ver lo que está pasando y más todavía si no somos capaces de anticipar lo que puede sobrevenir tras este tsunami.

Para cerrar este tiempo de comunicación dos sís te presento: el primero, sí al reconocimiento del avance de los fascismos. A lo largo de estas entregas lo hemos venido poniendo de manifiesto. Fascismo institucional que avanza como el gusano que es, infectando el suelo por el que se arrastra, y no tan institucional, incrustado en las mentes de muchos de nuestros conciudadanos. Aquellos wsps de los militronchos amenazantes o la manifestación fascista enarbolando el aguilucho paseante de calles y pantallas televisivas –la indignación me ahogaba aquellos días tanto por ese espacio gratuito derivado de lo informativo que se les brindó como del cuasi consentimiento en aras a la libertad de expresión y manifestación que, parece, ser privativo de algunos pero no de todos- incluso esa timidez en el ceder el paso definitivo a una Memoria Histórica digna, amplia, valiente.

El segundo “SI” es a tu nueva propuesta: un cambio en la expresión, en la forma. Para seguir refrescando rebeldes la voz que busca ser compartida. Hagamos teatro. Teatro para amar, para denunciar, para vivir. Porque, al fin, la vida es puro teatro.

Señores y señoras: la función va a comenzar.

Ver las entregas anteriores, Correspondencia de Cuarentena, clic aquí

* Las autoras de la correspondencia:

Luz Madroño es profesora de Historia en Secundaria, es doctora en Psicología, psicóloga, por tanto, que también que en estos momentos echa una mano al que puede y necesita; es activista social, trabaja por los derechos humanos a pie de obra y recientemente ha llegado de Lesbos, en ese lugar donde los refugiados se debaten entre el vivir o vivir, porque hay que sobrevivir, porque llegaron de un infierno para meterse en otro, pero no se rinden. También Luz está vinculada a la UNESCO desde su presidencia del Centro en Madrid, donde organiza estupendas jornadas. Feminista, mujer de mundo, honesta… Y mucho más.

Enriqueta de la Cruz, es escritora y periodista. Cinco novelas publicadas enraizadas en Memoria Histórica, presente y nuestro futuro. La última: Despertando a Lenin, de reciente aparición y dos libros de conversaciones con el republicano y ex presidente del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid, César Navarro, psiquiatra, humanista, políglota y sobre todo, buena y culta persona. La última, Tiempos de plomo y ceniza, acaba de salir de imprenta. Colaboradora en LoQueSomos y otras Web alternativas, enormes grupos de gente imprescindible, a la que admiro por ser luchadora, comprometida.

Síguenos enredes sociales…  Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar