Silvia Delgado*. LQS. Abril 2018 Un lugar de pan, de techo y abrigo, por ejemplo. Un lugar de paz sin renglones torcidos. Un lugar victorioso donde puedan reír y cantar todos los niñ Yo crecí con la esperanza de ver cambiar las cosas. Los viejos me contaron siempre sus heroicidades, su empeño por la supervivencia. Me hablaron de la emigración con muchos hijos agarrados a sus faldas, del exilio, de la cárcel, del silencio y de la iglesia que jodía a todas horas. Vi desde niña a los obreros en huelga de hambre, a los obreros saliendo a la calle…
Continuar leyendo