España: el estado contra los ciudadanos

Se entiende que una guerra empieza cuando un Estado firma un documento, declarando su hostilidad a otro. En esos casos, se respetan (al menos, teóricamente) los Convenios de Ginebra aprobados en 1949 y sus protocolos adicionales. Si no existe una declaración de guerra, se entiende que cualquier acción armada es un acto de terrorismo, si bien el Preámbulo de la Declaración de Derechos Humanos de 1948 reconoce el derecho de rebelión contra la tiranía

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar