Maryssa Ruiz. LQS. Abril 2018 Siempre pensé que la educación, el respeto y la humildad abren puertas y cada día compruebo que es totalmente cierto, siendo esta la razón por lo que vivimos encerrados en la cárcel de nuestra ignorancia y prepotencia. Ser humildes es una asignatura pendiente en el ser humano actual, pues estamos demasiado ocupados en envidiar lo que otros tienen y no para tenerlo nosotros, sino para que no lo tengan ellos. La soberbia y la arrogancia se hacen eco en una sociedad carente de valores, plagada de competitividad, egoísmo y envidia, y sin una pizca de…
Continuar leyendo