24 – 25 de diciembre: correspondencia de cuarentena

Luz Modroño*- Enriqueta de la Cruz*. LQS. Enero 2021

Entrega 26 de este hilo de la correspondencia entre Luz y Enriqueta, un hilo epistolar rojo, republicano, que es de hablar claro. Volcando ahí de forma personal sus observaciones, inquietudes, deseos de colaborar con lo que saben hacer, aquí nos comparten este mundo epistolar creado entre ellas dos

VOZ DE ENRIQUETA
24 de diciembre

Luz, amiga, consciente como ya comentamos de que quieren crisparnos, dividirnos, hacernos yonkis de los esperpentos, y aburrirnos, avanzo…

La crisis, el momento presente entre tanto mal, nos otorga el beneficio de leer más, reflexionar mejor, compartir con los más cercanos y darnos cuenta de que podemos superar y remontar. Echarle los bemoles del enfermero que ha renunciado porque no acepta que le metan a matarife en el Zendal. Otra amiga mía me ha dicho que ella se va a ir de la Administración aunque se quede sin una perra tras tantos años currando porque sic: “Esa loca no me mata a mí por tres perras” (por la lista y nada loca de Ayuso). “Vivimos una dictadura y cualquier pelagatos hace lo que quiere con nosotros y yo tengo dignidad”, añadió. Algunos apenas pueden ya respirar, incluso literalmente. Todos tenemos que empezar a tomar medidas. Hay mucho mal a nuestro alrededor, mucho agorero y pendenciero. Y hay que darles el alto.

Lo que predomina es el miedo y la mentecatez, junto a la propaganda falaz como nunca. Leo a Michelet traducido por Blasco, su historia, la mejor que se ha escrito y más verídica de la Revolución francesa. El coraje de la gente que tanto puede, podemos hacer. Y ahí explica muy bien lo que es la Monarquía que nos aprisiona, la estúpida manía de creer en las leyendas que en torno a ella se hace, lo que es la católica y las supersticiones, lo que tienen de anquilosantes; lo que es el pueblo cuando sufre y cuando ya dice que no hay tu tía. ¿Cómo seguimos siendo tan antiguos, tan atrasados?

Pues bien, hay que remontar estos bloques graníticos sin ningún valor y dar un paso de gigante en 2021 en una globalización de los hombres y mujeres, no de la pela, sino de las personas, con clara atención al medioambiente y los animales y la menor intervención posible
para evitar mayores desastres como el de las plantaciones masivas de soja en Brasil o los que produce la visita a orangutanes en Uganda, o el circo y los zoos. Mucho menos debemos consentir ya los enanos toreros, ni a los toreros, que ya en mi infancia me molestaba tantísimo cerdo “empresario” y tanto lerdo público, exhibiendo y disfrutando como si esas personas fueran entretenimiento y nada más y lo de la lidia un arte sin sufrimiento. El concepto que tienen, claro, del entretenimiento algunos.

No estoy de broma. O nos superamos como especie o nos echamos a perder completamente escuchando tanto canto de sirena, y sobre todo, de sireno.

Creo que es el momento de volver a la cultura y al conocimiento de las nuevas herramientas que nos permitirán avanzar, superar la pereza, la desidia, el seguidismo y dejarnos de chistes y de alucinaciones… Estos días se ha montado con Bachelet que fue en Chile de visita a la logia predominante allí e hizo un discurso muy de derechos humanos (está en Youtube por si quieres oírlo) y de ahí han deducido los nacionalranciofachillas que la masonería y los marcianos de paso, todos ellos globalistas financistas y demonios quieren un nuevo orden que vacunándonos nos convertirá en ranas y bla, bla, bla…

En fin, habrá que continuar sin los zoquetes. Y que nos venden bar, pidamos bibliotecas y cultura; que nos siguen vendiendo bar, pidamos que las ayudas a la hostelería vayan para quienes contraten parados y mantengan empleo y fuera las ayudas para los chiringuitos que obligan a las camareras a enseñar las tetas. Trabajemos por las políticas activas contra el maltrato y la precariedad, por favor y sin favor. Exigencia. Y que dejen la caza de brujas que ahora otra vez la emprenden contra Lidia Falcón por decir la verdad. Otra vez. Es que se repiten como el ajo esos mamarrachos.

Que con el cuento de denunciar los contenidos que se censuran de las redes nos hacen tragar una de explícitos de pederastia, droga, muerte y mutilación y no te digo na más, y encima en La 2, pues se apaga el cacharro y a otra cosa, pues las cosas que nos quieren meter en vena y son venenosas no son información, son: “si no lo has visto, pues dale y cómetelo que te lo repito una y mil veces, que como aún no eres usuario de la internet profunda, hijo y eso nos resta negocio, no hay que dejarte en paz”… ¡Y encima con el dinero de todos!

Y esas “babas” fascistas de las que habla grandiosamente Millás hay que limpiárselas y ya. Atender a la cuestión social desde la igualdad y las posibilidades que hoy dan los avances tecnológicos, científicos y de todo tipo, y la propia economía (salgan recursos de los paraísos, fiscales, por supuesto; aplíquense los criterios de justicia y castigo a los culpables, sin tanta cantamañanez). Retírense con un plan alternativo serio las subvenciones a la caridad de sinvergüenzas (contrátense, si acaso, a esos magníficos profesionales vocacionales curtidos donde estén, pero desde el Estado, para que sigan atendiendo a quienes más lo necesitan).

Dejemos de pagar planes de segregación de la mujer, paguemos becas a los hijos de barrios pobres, que suelen ser más listos que los hijos de papá, para que lleguen a la judicatura, el periodismo serio, la política capaz, la enseñanza, la medicina, la ciencia y la investigación. Emprendamos una educación laica que nos suba a la locomotora de la civilización como ya se pudo y no se quiso antes en la Historia, varias veces, no una. Y cuando por fin se logró, no se dejó…

Hagamos que prenda una generación de mujeres y hombres libres e iguales, preparadas ellas y ellos en primer lugar (que no es enseñar los huevos o la menstruación, ni pedir lo obvio, es: independencia, trabajo, formación, buen trato, igualdad…). Consagremos una sanidad para todos y hagamos una Constitución para todos también, sin trampas ni cartón.

Rompamos con una Corona al frente de un ejército mayoritarísimamente franquista y golpista, renovemos el Ejército modernizándolo de una vez.

Y ya verán cómo se nos despegan de la carne tantos piojos. Se aburrirán con la normalidad, la tolerancia y la libertad, esos camorristas. Y se cegarán con la luz esos murciélagos chupasangres. Está claro.

O reaccionamos o seguirán tomándonos el pelo en 2021.

VOZ DE LUZ
25 de diciembre

Pues sí, ya entramos de lleno en estas fiestas que son, junto a la Semana Santa, los dos momentos más eufóricos y orgásmicos de la Iglesia Católica. Y digo de la Iglesia como institución, como poder inquisitorial, en pugna siempre abierta contra la razón y el poder civil, tomando decisiones que en absoluto le incumbe, queriendo ser el director de la orquesta social y política y marcando la agenda del hacer parlamentario. Una institución casposa, aliada siempre con lo más carca y reaccionario.

En estos días están con las espadas en alto de nuevo: la ley Celá, la nueva ley educativa que fortalece a la escuela pública en detrimento de la privada – la mayoría de los centros educativos sostenidos con fondos públicos son de la Iglesia- les ha puesto rabiosos y enfurecido sobremanera. Ven que van a dejar de ganar pingües beneficios y, a la vez, disminuye su lavado de cerebro a los más jóvenes. Vergonzoso. Y no creas que es tan osada esta ley, pero esta gente no admite el más mínimo retroceso en sus privilegios. Son medidas que, aunque necesarias, llegan tarde. Hace muchos años que tenían que haberse tomado.

El PSOE nunca se atrevió a meter mano en esto, a pesar de las protestas de la comunidad educativa, eso es, pa/madres y profesorado y la demanda en la calle. La escuela concertada es otra herencia envenenada de la transacción. Nacida cómo una solución provisional ante la falta de escuelas públicas tras la ley que establecía la enseñanza obligatoria y gratuita, y mientras estas se construían como respuesta del Estado a la ley, siguieron creciendo más y más y acaparando un poder cada vez mayor.

Y el Psoe, como te digo, no se ha atrevido nunca ni a quitarles espacio ni a sacar la religión de las aulas. Por el contrario, cada mandato del PP suponía un fortalecimiento más. Se han seguido entregando terrenos públicos para la construcción de centros privado, la mayor parte de las veces al Opus Dei. La iglesia entiende la educación como adoctrinamiento, la derecha como negocio. Y el Psoe se entrega a ellos.

Tal y como está pasando ahora con el tema de las INMATRICULACCIONES. Recordarás que hace unos días hablábamos de ello y de cómo la ley de transparencia iba en el paquete de medidas electorales. Dicha ley establecía la obligatoriedad de hacer públicos todos los bienes que la Iglesia ha ido poniendo a su nombre desde los años 40. Lo que ha sido un auténtico robo al Estado.

Había cierta y moderada esperanza de que este gobierno de coalición salido de las urnas, tomara cartas en el asunto. Ambos lo llevaban en sus programas. Pues nada. No se va a hacer, de nuevo, la iglesia ha ganado la batalla y la democracia y la justicia han perdido.

¿Has pensado alguna vez por qué está en manos de esta gente y todos los que les rodean la enseñanza de los peques? Ahí es nada: ganar dinero a espuertas, cómo sea: adoctrinando, convirtiendo a la gente en ovejas sumisas y obedientes, robando, esquilmando… con total impunidad y desfachatez, sabiendo que tienen la guerra ganada aún con la “izquierda”. Nada se les resiste. Son conscientes de su omnímodo poder.

Y para mayor escarnio, la navidad llega como cada año y, con ella, haciéndose palpable su poder incluido en gentes desafectas. Cada vez que me felicita la Navidad un o una amiga que sé que están muy lejos de tener la mínima querencia o simpatía a esta gente, me cabreo profundamente, consciente de su poder. No hay nada que celebrar, repites una y otra vez. Pero nada, vuelve al minuto pero con lo mismo!

Nunca me gustaron estas fiestas, Enriqueta amiga, ya te lo dije anteriormente. Siempre me transmitieron una sensación inquietante, de manipulación sentimentaloide, de infantilismo, de tener que bailar a ese ritmo que marcan ellos. Siempre me pregunté por qué teníamos que dejarnos arrastrar por esa corriente de arbolitos cargados de angelitos y Reyes Magos, de cenas pantagruélicas alrededor de una mesa cantando villancicos, de felicitaciones y tarjetas navideñas de nevados paisajes y todo muy almibarado, todo muy cursi, muy moña, como si se celebrará algo, sin pensar bien que se celebra. Porque tal es el poder de convocatoria de los iglesia católica estos días que, incluso las que somos ateos, nos dejamos arrastrar por esta borrachera colectiva orquestada a medias entre el poder eclesiástico y el comercial.

Toda una locura que, cómo bien señalas, este año tendrá consecuencias nefastas. El caos que hay montado entre Comunidades es unas burla más a la razón. Unas que estaban cerradas, cómo es Andalucía, abren ahora hasta después de Reyes; otras hacen justo lo contrario, otras se quedan en un semi terreno de nadie… en fin, esperpéntico. Para dar un paso tienes que mirar previamente San Google. Mientras, el jefe de la UCI del Marañón advirtiendo de que esto no está controlado y haciendo una llamada casi desesperada a una conciencia que, me temo, cada día desaparece un poco más. En enero comenzarán las vacunas veremos lo que dan de sí. En principio, un inmenso enriquecimiento de los laboratorios farmacéuticos porque, y no es cuestión de ser pesimista, cuando el covid esté controlado, ¿surgirá otro y vuelta a empezar? Ahí lo dejo.

Cuando todo esto pase y sea ya motivo de estudio histórico los y las historiadores del futuro pasarán un buen rato divertido. En fin, esperemos que esta tercera ola, que ya todo el mundo tiene asumida al parecer, deje algún vivo que lo pueda contar.

Pero pasemos a otras cosas porque entre la irresponsabilidad de las instituciones, el orgasmo colectivo de estas fechas navideñas y otras sandeces casi no dejamos tiempo para mucho más.

Y hay mucho más, sin duda. Que no solo de la política vive el ser humano! (¡me niego a utilizar “el hombre” cómo sinónimo de ser humano, demasiado tiempo invisibilizadas, ignoradas y apartadas incluso de los dichos o refranes!)

No sé qué color poner a las imágenes que, de estos días, se verán en el futuro. Seguramente un caleidoscopio sucio de desconcierto, insensatez, irresponsabilidad… muy distintas a las legadas por Miguel Oriola, desaparecido el mes pasado. Hoy quiero subsanar ese vacío en nuestra correspondencia pues no solo con palabras se azuza la protesta y se transgrede lo diario. Oriola fue un transgresor nato, de verbo cortante y sin fisuras, de imágenes desasosegante que invitan a la rebeldía. Siempre vestido de negro, cómo si su propia imagen personal fuera una proyección más de su fotografía, con el pelo y la barba blancas. Fotografía en blanco y negro que él tanto utilizó para provocar al espectador al mismo tiempo que le hacía removerse de su cómodo espacio contemplativo. Si no sabes que hacer empieza, era una de sus frases preferidas. El erotismo, el desnudo, a veces la violencia, la moda… en un intento continuo de búsqueda de la belleza en el lado oscuro. Me gusta imaginar que hubiera fotografiado él de esta época tormentosa que estamos viviendo…

Y hasta aquí llegó por hoy, querida. ¡Salud y República y no cantes villancicos, por favor!

Ver las entregas anteriores, Correspondencia de Cuarentena, clic aquí

* Las autoras de la correspondencia:

Luz Madroño es profesora de Historia en Secundaria, es doctora en Psicología, psicóloga, por tanto, que también que en estos momentos echa una mano al que puede y necesita; es activista social, trabaja por los derechos humanos a pie de obra y recientemente ha llegado de Lesbos, en ese lugar donde los refugiados se debaten entre el vivir o vivir, porque hay que sobrevivir, porque llegaron de un infierno para meterse en otro, pero no se rinden. También Luz está vinculada a la UNESCO desde su presidencia del Centro en Madrid, donde organiza estupendas jornadas. Feminista, mujer de mundo, honesta… Y mucho más.

Enriqueta de la Cruz, es escritora y periodista. Cinco novelas publicadas enraizadas en Memoria Histórica, presente y nuestro futuro. La última: Despertando a Lenin, de reciente aparición y dos libros de conversaciones con el republicano y ex presidente del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid, César Navarro, psiquiatra, humanista, políglota y sobre todo, buena y culta persona. La última, Tiempos de plomo y ceniza, acaba de salir de imprenta. Colaboradora en LoQueSomos y otras Web alternativas, enormes grupos de gente imprescindible, a la que admiro por ser luchadora, comprometida.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar