¿Adornar o acorazar?: la ingrata moda femenina

Por Nònimo Lustre. LQSomos.

Diez estampas femíneas en sus collages.
Historia de la mujer occidental: de la mutilación a la esclavización pasando por los magnicidios…

¿Qué relación tienen la ginebra y el corsé?: pues que, en ambos casos, fueron tendencias misóginas donde las principales perjudicadas fueron las mujeres –a menudo, sumisas voluntarias y hasta agradecidas- y sus hijos. El siniestro caso más estudiado es el del hoy llamado Reino Unido (UK):

La Gin Craze, o locura de la ginebra, tuvo su origen que un factor económico asaz criminal: era más barata que la cerveza por lo que se multiplicaron las destilerías caseras. Y en unos factores sociales no menos criminales: a comienzos del siglo XVIII, el UK era una potencia que se aproximaba a la hegemonía. Londres tenía más de medio millón de habitantes, la inmensa mayoría inutilizados por paupérrimos, enfermos, indigentes… y alcoholizados. O alcoholizadas pues la Gin Craze se cebó en las mujeres y, consecuentemente, en sus hijos. De ahí que, en los años 1740’s, la prensa destacaba en primera página que, desde 1725, 84.000 niños habían muerto por los excesos en el consumo de ginebra.

En aquel mismo Londres, menos del 20% de las buhoneras y vendedoras informales de ginebra eran mujeres. Pero, desde que se implantó la Gin Act de 1736, la primera de las leyes que prohibían el consumo de ginebra, el 70% de las encarceladas era mujeres. La londinense de poco antes, aspiraba a desarrollar una naciente agenda emancipadora propia aunque sabía que debía olvidarse de reclamar una menor subordinación materializada en la castidad más estricta. Aun aceptando a regañadientes semejantes limitaciones, la participación femenina en las actividades comerciales sufriría un retraso de dos siglos.

Esta ofensiva antifeminista, fue coreada por una prensa que subrayaba los excesos a los que llevaba la gin. Empeñada en convencer al público lector –una ínfima minoría ahogada en una aplastante mayoría analfabeta-, los plumillas no dudaban en asociar la ginebra a la promiscuidad –“drunkenness desires lust”-, al contagio con enfermedades venéreas –en especial la sífilis-, e incluso el crimen de sangre. En realidad, toda esta propaganda era pura reacción contra los (tímidos) intentos de menoscabar la despótica autoridad de los maridos. Pero no consiguió que la mujer exigiera poder entrar en los bares…

This wicked gin, of all Defence bereft,
And guilty found of Whoredom, Murder, Theft,
Of rank Sedition, Treason, Blasphemy,
Should suffer Death, the Judges all agree

En resumen, Madam Geneva era descrita como la Madre del puterío, el asesinato, la sedición e incluso de la blasfemia. Era “mitad puta, mitad bruja”.

En cuanto al corsé, fue concebido en tiempos cretenses y micénicos como una herramienta metálica de tortura y así lo siguió siendo, sin fierros pero con ballenas, hasta que lo enterró el decimonónico primer feminismo. Resucitó gracias al fetichismo y al absolutismo royal, cuando a los sátrapas (poco ilustrados) se les antojó imponer la moda femenina del torso cónico –evidentemente, un atentado contra la fisiología. Se rumoreó que causaba abortos naturales con el consiguiente descenso de la tasa de natalidad y algo de verdad tenía el chisme pues se confeccionaban a medida… entre 10 y 15 cms. menos que la talla real.

Ilustraciones: Gin Lane, el callejón de la ginebra, según el repetidísimo grabado de William Hogarth ca. 1751. Abajo la izqda., una familia se esfuerza en atar un corsé y, a la drcha., la encorsetada reina Mª Luisa de Orleans por José García Hidalgo.

En el principio, estuvo la violación
Seguida por el despedazamiento
Casquerías
Del feminicidio imperial al proletariado decimonónico

· Otra serie de collages sobre la reproducción animal y humana

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar