Andalucía: datos para la defensa de la sanidad pública

Por Puño en Alto*. LQSomos.

En los presupuestos de la Junta de Andalucía para 2023 se prevé:

– 25% más de pacientes derivados a la sanidad privada, esto es, 245.000 pacientes.
– 55% más en intervenciones quirúrgicas derivadas a la sanidad privada, 127.782.
– 140% más en estudios diagnósticos derivados a centros privados, 486.000.
– 53% más de sesiones de rehabilitación en concertados, 218.000.
– 38% más en gasto farmacéutico al suprimir la subasta pública de medicamentos, 2,3 millones de euros.

El tiempo medio de espera para una cita médica es de 105 días, el Presupuesto de 2023 no recoge en sus objetivos una reducción de las listas de espera, a pesar del auge de las derivaciones.

En 2020 un cambio en el sistema de citas facilitó el envío de pacientes a hospitales del grupo Pascual en Cádiz. En 2021 se retiró la prohibición a los jefes médicos de trabajar también en la privada.

La tendencia general es muy clara, se pretende resolver los problemas que se crean con los recortes en inversiones en recursos materiales y humanos a través de la sanidad privada, favoreciendo de paso a las multinacionales del sector que operan en la comunidad autónoma.

Para 2023 la Junta de Andalucía pretende pagar a la privada hasta 65 euros la consulta de atención primaria, 150€ la primera consulta de especialista, 90€ las sucesivas y 215€ las de alta resolución, un coste muy superior si se hiciese directamente desde lo público.

El mantenimiento de la temporalidad y la congelación de la plantilla del SAS hace que el Sistema Público sea dependiente del privado.
Andalucía tiene 1,51 médicos especialistas por cada mil habitantes, la comunidad que menos tiene de España.
En profesionales de enfermería especializada, por cada mil habitantes está en 3,04, la última de todas. En cuanto a enfermería de atención primaria, otra vez va en el furgón de cola (0,6 ).

Andalucía era en 2020 la comunidad con menos camas hospitalarias en funcionamiento por cada mil habitantes: 2,19, frente a 2,95 en el conjunto España.

Todo ello hace que el seguro privado en Andalucía crezca al 9%, mientras que la media del país es del 6%. Lo que significa es que la sanidad deja de ser un elemento cohesionador en la sociedad.

La degradación de la Sanidad Pública andaluza y el hecho de que quien pueda acuda a los seguros privados para garantizar su cobertura es «contrario a la equidad» y agrava la desigualdad en el seno de las sociedades donde se aplica. La esperanza de vida a nacer es la más baja de todas las autonomías, a 1,24 años del total del país.

Andalucía está exactamente en la misma senda que antes ha recorrido Madrid. Se ponen todas las facilidades para la derivación a la sanidad privada y , por ello, merece las mismas respuestas y con la misma contundencia que están dando los ciudadanos y el colectivo de sanitarios madrileño en su conjunto.

* Puño en Alto es una ventana colectiva abierta, desde donde se reflexiona y analiza con actitud crítica la actualidad política y social, sin adscripción partidista, pero sí ideológica con un marcado e irrenunciable republicanismo.

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar