Conspiranoias de saldo

Por Nònimo Lustre. LQSomos.

Tercera entrega de una serie de cinco estampas (Magnos eventos del futuro) que parten de un prejuicio muy extendido -“la Historia, esa maestra que siempre se equivoca”- para socavarlo demostrando con hechos que la equivocan los historiadores fachas, equidistantes, tibios y otros enchufados temerosos de dios

Rasputín: abajo a la izquierda, con un tiro en la frente;
abajo a la derecha, seduciendo a la Zarina.
Y, arriba, su famosa mirada

Otro tópico que volverá en el futuro porque nunca se ha ido es la conspiranoia. Ejemplo: Rasputín. Maremotos de tinta han corrido sobre las conspiraciones que llevaron al asesinato del cura ortodoxo Grigori Yefimovich Rasputín (1869-1916) Primera descalificación ‘científica’ del bruto campesino: llegó a palacio porque curó la hemofilia del Zarévitch mediante la hipnosis. En aquel entonces –y ahora-, el método hipnótico era ciencia oficial. Ergo, ni Palacio ni el santón pueden ser malquistos por superchería -de haber superstición, la encarecían los estamentos más racionales. Segunda objeción: en su juventud, robó caballos –todos lo hacían. Tercera mácula: ingresó a la secta de los Flagelantes, secta ortodoxa que alterna el dolor con el placer orgiástico –exactamente lo que recomiendan los cristianismos, dolor y éxtasis.

Por encima de sus poderes curativos, estaba aquel romanticismo siberiano por el que recriminaba a los nobles, más alemanes que franceses, “No tenéis una sola gota de sangre rusa”. Muy natural que Yusúpov, los Grandes Duques y los fachas de la Duma buscaran su eliminación física. Se delataban solos y el pueblo lo sabía. Nadie creía en conspiración alguna porque el asesinato del cura milagrero era un secreto a voces.

Y existe una prueba definitiva: cuando el cadáver de Rasputín fue quemado, todos los jornaleros mujiks y hasta buena parte de los mesocráticos kulaks lloraron tan injusto destino. Al contrario, la Duma, el Palacio y los aristócratas lo festejaron. Aquellos que vivían profesionalmente en la conspiración perpetua, los intrigantes palaciegos, habían logrado su objetivo. Pregonada desde años atrás, ¿dónde encontrar la conspiración?

Y tenemos más … ‘Top collages’:
Magnos eventos del futuro: 5 estampas
Magnos eventos del presente: 5 estampas
. Magnos eventos del pasado: 5 estampas
. Segunda parte: Diez estampas femíneas en sus collages
· Primera parte: Diez estampas femíneas en sus collages
· Otra serie de collages sobre la reproducción animal y humana

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar