Construir y destruir

Por Nònimo Lustre. LQSomos.

Cuarta entrega de una serie de cinco estampas (Magnos eventos del futuro) que parten de un prejuicio muy extendido -“la Historia, esa maestra que siempre se equivoca”- para socavarlo demostrando con hechos que la equivocan los historiadores fachas, equidistantes, tibios y otros enchufados temerosos de dios

Arquitectura holística:
claraboyas y lucernarias arriba y abajo

Fue famosa aquella canción romántica que rezaba “El mar y el cielo se ven iguales de azules / y en la distancia, parece que se unen”. Aquí, el ansia innovadora y/o la locura arquitectónica consiguen un efecto visual equivalente. Y el futuro se presenta muy oscuro; no sólo porque se sigue trabajando en el carbón (cantarina referencia) sino también por la violencia, implícita en el frenesí constructor, contra el Planeta y contra sus habitantes vivos –no sólo los humanos.

El planeta está cementándose escandalosamente. Y, en el futuro, todavía será peor porque los arquitectos no se limitarán a la piedra y al cemento sino que -ahora ya lo están perpetrando-, derrocharán energía, acero, vidrio y plástico como si no hubiera mañana. En cuanto al precio de la mano de obra, aplazado sine die –en castizo actual, “si eso ya tal”. Su lema es “construir destruyendo”, un remedo de Porque yo lo valgo (L’Oreal, 1972), Just Do It (Nike 1988); Think Different (Apple, 1997), el más iluso: Bienvenido a la república independiente de mi casa (Ikea, 2006) y el más confuso: Destruir es una pasión creadora (los veteranos ácratas y sus tergiversadores natos, los ultra-neoliberales que torticeramente se autodenominan libertarianos) Todos ellos aborrecen otro lema del siglo XX: Small is beautiful.

Los arquitectos oficiales, meros alarifes alfabetizados, padecen el daliniano morbo del avida dollars, el prurito de originalidad y, menos, la ilusión de la posteridad. Pero saben que es imposible erigir nada sin demoler algún patrimonio del común –sea ladrillo, sea bosque, sean mejillones. Quizá por esta gradación de psicopatías, diseñan casas que no habitarán, obras públicas que no utilizarán y paisajísticas que no contemplarán. Nadie se plantea siquiera legislar para disminuir tan inicua prepotencia.

Y tenemos más … ‘Top collages’:
Magnos eventos del futuro: 5 estampas
Magnos eventos del presente: 5 estampas
. Magnos eventos del pasado: 5 estampas
. Segunda parte: Diez estampas femíneas en sus collages
· Primera parte: Diez estampas femíneas en sus collages
· Otra serie de collages sobre la reproducción animal y humana

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar