El gobierno condena a las madres que salvan: María Salmerón

Por Cecilia Remis. LQSomos.

La justicia patriarcal encarcela a una madre protectora de su hija frente a un maltratador, que sigue libre y enriquecido a costa de ella. El maltratador, condenado a 21 meses de prisión por malos tratos, jamás puso un pie en un centro penitenciario a diferencia de ella ¿Justicia?

María Salmerón ingresa en prisión tras no prosperar el último recurso para evitarlo

María Salmerón, la mujer condenada a nueve meses de cárcel por desobediencia al incumplir la custodia compartida de su hija con el padre de esta, condenado a su vez a un año y nueve meses de cárcel por malos tratos; ha ingresado ayer jueves 9 de junio en el centro de inserción social de Alcalá de Guadaira, para cumplir una pena de 9 meses por no permitir a su marido -condenado por violencia machista- visitar a su hija, tras no prosperar el último recurso para evitar la cárcel.

Salmerón, que lleva muchos años defendiendo el derecho de su hija de no tener visitas con el padre, fue condenada a nueve meses de prisión y al pago de 3.000 euros en concepto de responsabilidad civil. La mujer abonó la multa un día antes de conocer la decisión de la jueza de que ingresara en prisión, a pesar de que confiaba en eludir el ingreso con ese pago.

“Estoy rota y llena de rabia e impotencia”

Su hija Miriam ha confirmado en sus redes sociales el ingreso en el centro, indicando que su peor pesadilla «se ha hecho realidad», y ha observado «paralizada cómo se cerraban tras ella las puertas de ese sitio que su maltratador, pese a ser condenado, nunca pisó».

Así lo ha expresado en una carta, como tantas otras que escribía para exorcizar su dolor cuando estaba con su progenitor― en la que muestra su angustia, desconsuelo y rabia por tener que ver a su madre entrar en la cárcel. “Estoy rota y llena de rabia e impotencia”, dice Miriam. “Finalmente, esa persona que se propuso arruinarle la vida a mi madre hace más de 20 años y con la que comparto apellido, ha conseguido separarnos. Me ha arrebatado al pilar de mi vida, a mi protectora, la mujer que me trajo al mundo y que desde ese día no ha parado de luchar por mi felicidad ni un solo instante”.

“No puedo evitar sentir que soy yo la que debería estar allí dentro, pues siempre he sido yo la que me he negado a ver a aquel que nunca se ha comportado como un padre conmigo. Fui yo la que le supliqué cientos de veces a mi madre que no me llevara a ese infierno. Y es ella ahora la que, con 58 años y problemas de salud, es castigada y arrancada de su casa por protegerme. No hay forma de reparar esta injusticia, nadie puede borrar todo lo que hemos sufrido ambas, pero sí pueden dejar libre a mi madre y devolverla a mi lado”, añade, después de pedir la dimisión de la ministra de Justicia. “Me siento desamparada y sumida en un inmenso dolor. Pido justicia y medidas urgentes para devolver a mi madre a mi lado”, concluye la carta.

En un comunicado de Organizaciones feministas en apoyo a María Salmerón esgrimen razones jurídicas suficientes para adoptar una medida como la suspensión de condena no de forma graciosa y arbitraria, sino amparadas en los requisitos legales exigidos para este tipo de supuestos:
1. Son hechos de 2014 y María no ha vuelto a cometer delito alguno.
2. Las penas impuestas por procedimientos anteriores se encuentran canceladas o prescritas
3. Se ha pagado la responsabilidad civil.
4. La desobediencia se dio porque la menor de 14 años en ese momento se negaba a ir con su padre, condenado anteriormente por maltrato
5. Desde 2015 no se la ha vuelto a obligar a la menor a cumplir un régimen de visitas y a fecha de hoy es mayor de edad, por lo que no se va a volver a cometer ese delito.
6. La ley actual ha cambiado e inicialmente se suspenden las visitas de los hijos con padres maltratadores.

Su abogada, Ángela Alemany, confía que en breve le puedan dar medidas que atenúen la condena y pueda salir del centro los fines de semana o un tercer grado con el que pueda trabajar con control telemático. La letrada también ha recordado que María Salmerón es la primera vez que ingresa en prisión, que no tienen antecedentes y que está plenamente integrada en la sociedad. Salmerón lleva más de siete años y medio sin cometer los delitos por los que fue condenada, delitos que ya no podría volver a cometer dado que su hija es mayor de edad.

El cuarto indulto fue rechazado por el Consejo de Ministros el pasado mes de abril por «imperativo legal». La jueza dio a Salmerón 15 días para entrar en prisión el pasado día 18 de mayo, justo cuando consiguió reunir los 3.000 euros de indemnización que debía pagar a su expareja según la sentencia para poder volver a reclamar la suspensión de la condena de cárcel. El plazo expiraba el pasado viernes y este martes Salmerón presentó un nuevo recurso para evitar entrar en prisión que no ha tenido frutos.

El ingreso en prisión de María Salmerón es una prueba, muy clara, de la realidad de obstáculos e indefensión al que se enfrentan las mujeres víctimas de violencia de género, con una justicia, que como en esta ocasión, lejos de protegerlas a ellas y a sus hijas e hijas, las revictimiza.

#YoSoyMaríaSalmerón #JusticiaPatriarcal #MariaSalmeron

Más artículos de la autora

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar