Este cuento se acaba

Javier Sáenz Munilla*. LQS. Agosto 2020

Existe en política un concepto denominado «servidumbre voluntaria». Se trata de la sumisión libre y aceptada, entre otras cosas, gracias a una conveniente y constante manipulación de la opinión pública. Pero, como dice el refrán, no hay mal que 100 años dure ni cuerpo que lo resista.

El filósofo francés Etienne de la Boétie escribió sobre el comportamiento gregario que, «Al final se halla casi tanta gente para la cual la tiranía parece ser beneficiosa, como gente para la cual la libertad sería agradable».

¿Cómo se acaba con esto? Con un régimen abierto en el que la libertad, en el concepto republicano del término, impide la servidumbre.

Y como ya vamos entrando en materia, mención aparte me merece la actitud de la Conferencia Episcopal Española, que vuelve claramente por sus fueros y se retrata con franqueza para dejar bien sentado de qué lado está, con un comunicado de apoyo al Rey Emérito, pese a sus repetidas y nauseabundas acciones inmorales.

El miedo juega en favor de la servidumbre. Por eso se agita siempre, como en el caso que nos ocupa, para amedrentar a la población y llevarla a la falsa proposición del «más vale malo conocido». Por ello, desde los medios de comunicación cortesanos, es decir la inmensa mayoría, se amenaza con el fantasma de una ‘República Bolivariana’, aunque quieren decir bananera, que supuestamente sería la alternativa a lo ya conocido y que llevaría a España a los niveles desastrosos de un país como Venezuela.

Este mensaje cala en una población acostumbrada al miedo a la verdad y a la libertad. Bien se encargó Franco y sus secuaces de inocularlo hasta los tuétanos en la conciencia colectiva, a base de palizas, torturas, cárceles y asesinatos masivos. Y bien se ha ocupado el postfranquismo, con sus políticas de negación de la Memoria Histórica, de conservar ese miedo, entre otros con el mantenimiento de miles de cadáveres en las cunetas «para no abrir heridas»; en realidad, para no cerrarlas.

Si hay un periodista que no da puntada sin hilo en este país, ese es Iñaki Gabilondo. Y si para Iñaki, esto se acaba, puede que sea así.

«¿Qué hacemos con la Monarquía?». Y responde: «El asunto es de extraordinaria gravedad y la erosión colosal. Temo que esto inicie un proceso de deterioro muy agudo y que se aceleren las cosas. Veo a la institución muy tocada. Como en un final de etapa. Encima, todo esto ha abierto un capítulo de vergüenza que ha degradado a mi generación públicamente. Se ha degradado él, ha degradado a la institución y con él nos hemos degradado los que acompañamos el proceso. Hemos sido desnudados y yo me siento avergonzado».

Esto lo dice, y le honra, un periodista moderado y participante de la amplia panoplia de periodistas, políticos, empresarios, jueces, militares, historiadores que han contribuido a hacer que millones de españoles miraran a otro lado o negaran las evidencias. La Monarquía Cleptócrata llega a su fin. O eso parece.

* Javier Sáenz Munilla, periodista y analista internacional @pepitorias

– Imagen: Obra grafica de LoQueSomos para la exposición ArteGuillotina

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Un comentario en «Este cuento se acaba»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar