La jibarización de las Diosas Madres

Nònimo Lustre*. LQS. Enero 2021

Gracias a que las mujeres están cada día más peleonas (y que no decaiga), últimamente han resurgido en los extremos del espectro de esta autodefinida ‘civilización occidental’. En la punta pública de ese abanico, está el movimiento feminista actual -heredero de una lucha de milenios- y esto no es novedad porque lo vemos todos los días en los medios de manipulación informativa. Pero lo que más me ha llamado la atención es que las mujeres están empezando a ser incluidas en los estudios sobre la Prehistoria e incluso en las excavaciones paleontológicas. Al parecer, desde hace medio siglo, en la Academia se han incrementado esas apariciones femeninas lo cual todavía me sorprende porque no logro explicarme cómo los investigadores se imaginaban “el alba de la Humanidad”: ¿un génesis sin mujer?, ¿los homininos, los homínidos y los ‘cavernarios’ se reproducían por partenogénesis?, ¿unos homínidos y unos paleolíticos y/o neolíticos en orgía gay permanente?

Sea como fuere, por influencia del feminismo político o por iluminación de la Sacra Paloma, el caso es que ¡han vuelto las Diosas Madres! Nunca se fueron puesto que las encontramos en todo el Globo pero se habían escondido para no ser apaleadas por los júpiter, yahvé o cristos de moda -porque llevarán de moda varios milenios pero, para los paleontólogos, siguen siendo una moda pasajera-. Bienvenida sea “la mitad del cielo” pero creo percibir un detalle en esta resurrección que necesita de tres precisiones:

a) La noción actual de las Diosas Madres (DDMM) ha sido contaminada con la noción de Madre Tierra (ahora no importa si por influencia amerindia de la Pachamama u otra) pero, al revés que en otras muchas mitologías , obsérvese que las DDMM no son madres de los Hombres/Mujeres sapiens sino de la tierra planetaria, del barro, del agua, etc. La Gea griega es excepción a medias puesto que también crea humanos al estar emparentada con el resto del panteón griego -heredero y hasta plagiario de las mitologías orientales-.

b) En su acepción contemporánea, las DDMM no son diosas creadoras sino administradoras. Este detalle no es tan importante como pudiera parecer por la sencilla razón de que el concepto de ‘creación’ no es universal. Por ende, no tendría sentido que sus fieles hijos las consideraran creadoras.

c) Se quiere reducir la fuerza infinita de las DDMM a una cuestión de fertilidad -y luego se extrañan de que la mujer estéril sea impura en grado sumo, sea en el Islam sea en la Cristiandad-. Obviamente, la fertilidad hegemónica -olvidemos a los espermatozoides que son bastante subalternos- es una de las características femeninas pero no es la única; para muchas mujeres, ni siquiera es relevante. Esta infame jibarización agrada especialmente a las/los productivistas, gentuzas cuya exasperación de la mercancía conducen planetariamente al suicidio (filial y ajeno)

Además, las DDMM (siempre según las entendemos hoy), están hipersexualizadas. Es muy probable que sus colegas machos también lo estuvieran (véase Zeus el Priápico) pero, con el paso de los milenios, algunos Dioses perdieron sus sexos. O, mejor dicho, los manipularon hasta el extremo grotesco de cubrirlo con el paño de pureza de los pornográficos crucificados cristianos. Y están hipersexualizadas con razón y alegría. Por ejemplo, la diosa griega Baubo no está clasificada como DDMM pero ya me dirán cómo hubiera entrado al Paraíso la Humanidad si Baubo no hubiera gozado de y con su Puerta Dorada.

Una apostilla a esta ilustración moderna: la alegría no es sinónima de risa. La risa es solamente uno de los muchos síntomas externos de la alegría. La alegría puede sentirse y manifestarse sin necesidad de soltar la mandíbula, aunque nadie duda de que reír es un excelente ejercicio físico y puede que hasta mental.

Otras notas del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar