La parentela de la señorita Pilar

Nònimo Lustre*. LQS. Octubre 2019

“La única misión que tienen asignada las mujeres en la Patria es el Hogar”

El franquismo fusiló la posibilidad de que España estuviera a la altura de los ‘países de nuestro entorno’ hundiéndola en un antediluviano sistema de castas –no de clases sociales. Dentro de esta arcaica opresión, el parentesco pasó a gozar un papel predominante más propio de los pueblos llamados ‘primitivos’ que de la modernidad europea. Ochenta años después del Golpe de Estado de 1936, España continúa aherrojada por una red política de herederos que se rige internamente por sus árboles genealógicos. Quien pretenda explicar nuestra historia contemporánea olvidando el factor familiar de los beneficiarios de la Dictadura, se hará cómplice de la ignorancia inculcada por el Régimen franquista y encubridor del crimen, del atraso y de la mentira.

Todo ello viene a cuento de la resurrección mediática de Pilar Primo de Rivera y Sáenz de Heredia (en adelante, PPRSH), sempiterna Jefa de la Sección Femenina de la Falange (SFF) e individua clave en la política española de ayer y, por increíble que parezca, también de hoy. Que PPRSH fue la mujer con más poder de aquel Régimen puede discutirse puesto que ese papel quizá lo cumplía la esposa de Franco dado que el generalito “regía el país con mentalidad de mujer de militar” (Caro Baroja dixit) Pero, aun así, es evidente que PPRSH fue tan poderosa como para que su torva influencia se dilate hasta nuestros días. Hoy queremos subrayar que ello fue (y es) posible porque el franquismo fue la excrecencia de los apaños entre clanes golpistas. Y hoy, aquellas sangrientas familias asociadas en clanes, siguen siendo un gran poder porque los privilegios ‘democráticos’ se han mantenido y acrecentado gracias al arcaísmo de aquel Estado construido sobre unos pocos clanes. Los votantes modosos pueden creer que este aserto es exagerado –con su pan se lo coman. Pero, para empezar, sólo el parentesco puede explicar por qué PPRSH fue tan poderosa: única y evidentemente por ser la hermana de José Antonio, el llamado Ausente. Y solamente el parentesco puede explicar por qué tantos parientes suyos se encuentran, todavía hoy, en las más altas esferas del gran poder.

En este sentido, los párrafos subsiguientes no van a glosar los crímenes físicos y/o sociales de la SFF y/o de su Jefa Nacional –de sobra conocidos- sino que pretenderán mostrar cómo el vetusto sistema de parentesco de los vencedores –clientelismo, si se quiere-, sigue haciendo estragos en la autodenominada ‘democracia’ actual.

Pioneras en videos

PPRSH ha resucitado con un boato televisivo digno del Mesías: con gran aparato publicitario, las profesoras universitarias Paula Ortiz y Sergio Villanueva (Barcelona) y Nuria Capdevila (Exeter) han presentado Cartas Vivas, un proyecto financiado por el banco Santander consistente en dramatizaciones de mujeres relevantes engarzadas en una serie de video-clips de tres minutos c/u. Según el plan original, las tres primeras serían Hildegart Rodríguez, Carmen Laforet… y Pilar Primo de Rivera y Sáenz de Heredia. Como era de prever, la inclusión de esta última, presentada en la serie como una “pionera del feminismo” ha levantado ampollas entre las personas con sentido común. Porque, de ser algo esta lúgubre señora, es pionera del nazismo y Adelantada en la persecución contra todo lo femenino –no sólo contra las españolas que la padecieron durante 40 años.

Por ahora, la inmediata protesta cívica contra semejante disparate ha conseguido que la ‘carta viva’ firmada por PPRSH haya sido congelada. La parte financiadora se ha visto obligada a dar algo parecido a una explicación pero no parece que se haya estrujado el cerebro porque el remedio ha sido peor que la enfermedad. Literalmente, ha escrito: «No entramos en el terreno ideológico. Estamos recuperando a una mujer, no la ideología… Este es un proyecto hijo del hispanismo global… Todas estas pioneras o precursoras comparten algo en común: más allá de ideologías, destacaron en el siglo XX dentro de un mundo de hombres» (Fundación Santander, prensa 23.IX.2019; nuestras cursivas)

Bien, a fuerza de repeticiones hemos entendido que la serie huye de la ideología –sea ésta lo que sea. Entonces colegimos que, si Hildegart y Laforet se mantienen en la serie, es porque sus respectivas ideologías, al igual que la manifiesta y millones de veces manifestada por PPRSH, no merecen ser representadas en la nonata serie. Conclusión: por inexistente o por microscópica, la ideología de todas estas mujeres -de haber existido-, no afectó a su vida personal y, menos aún, a la pública.

Item más, si observamos las ramificaciones de ese mensaje (ideológico, por supuesto) de las muñidoras de Cartas Vivas, deberíamos preguntarnos: ¿la mujer propende a no tener ideología?, ¿el varón monopoliza las ideas articuladas en un sistema? Si recordamos que la ideología y las ideas son cuasi lo mismo, ¿es este es el primer paso para demostrar que la mujer no tiene ideas?

¡Qué casualidad!, quizá sin saberlo, las financiadoras copian la brutal ideología que ordenaba la “señorita Pilar” –así fue conocida PPRSH durante el franquismo-, y recordemos que lo suyo era ordeno y mando: “La única misión que tienen asignada las mujeres en la Patria es el Hogar”, edicto que impone la jibarización de la mujer a la categoría de electrodoméstico y ya sabemos que los utensilios tienen enchufes, no ideas. Pero, por si alguna fresca descocada o incluso machorra no lo hubiera entendido, la srta. Pilar subrayaba que la única función de la mujer, se limitaba a: «Hacerles a los hombres tan agradable la vida de familia que dentro de la casa encuentren todo aquello que antes les faltaba y así no tendrán que ir a buscar a la taberna o en el casino los ratos de expansión». Todo ello, ¿hace falta añadirlo?, supeditado a la
“Sumisión respetuosa y amorosa a la Jerarquía de la Iglesia”. Y también a la ‘ciencia’ más misógina imaginable: “solamente el 3 % de los casos impulsa el apetito genésico en la mujer a las relaciones sexuales” (Vallejo Nájera, 1941)

La excelentísima señorita Pilar

Pilar entre pilares: la Iglesia y el trepa de turno

Olvidando sus 40 años de poder absoluto, observaremos una de las escasas ilustraciones legislativas que PPRSH aportó al mantenimiento del tardofranquismo. Como Procuradora en las Cortes –título medieval y superfluo porque los cortesanos no pintaban nada-, la srta. Pilar participó en la Comisión que redactó la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social (nº 16/1970, “dada en el Pazo de Meirás”), un bodrio destinado a hundir la vida de los pobres, los homosexuales, las prostitutas y de todo aquel sospechoso de no adherirse a los Principios Fundamentales del Movimiento. Esta ley (¿) tenía un preámbulo harto extravagante porque, en su afán de legalizar todo, decía mejorar la ley anterior de 1954 –la gandula-. Así pues comenzaba con esta declaración:

“han desaparecido los preceptos relativos a una serie de supuestos: la posesión no justificada de dinero, los juegos prohibidos, la venta de bebidas alcohólicas y favorecimiento de la embriaguez, la ocultación de nombre o, uso de documentación falsa de identidad, la incitación al terrorismo y al atraco, la comisión de delitos imposibles.. así como otros estados de peligrosidad análogos, opuestos aI legalismo ineludible que el tratamiento de estas cuestiones reclaman.” Naturalmente no es que desaparecieran esos pecados –en el Estado teocrático fascista no había delitos sino pecados, hechos penados por la ley franquista y por la ley divina- sino que se juzgaban por otros códigos penales.

Llamativamente, PPRSH centró sus intervenciones en el tema de la prostitución abordándolo desde un paternalismo que no evitaba el durísimo castigo sino que lo ‘modernizaba’. Así se pronunció en la Comisión: “Con la venia de la Presidencia, dijo la señorita Primo de Rivera Sáenz de Heredia: En el mismo sentido de los que antes se han manifestado, para que se quite lo de «medio de vida», porque me parece, que es injusto respecto a estas mujeres, ya que muchas de ellas se pervierten porque la sociedad las ha abandonado. Sabemos que, vienen muchas mujeres de los pueblos a colocarse, las cogen, las meten en esos sitios y estas mujeres se convierten en perdidas, pero hay otras que sabemos que lo hacen por su gusto, pero que como no es su medio de vida, no les va a pasar nada. Estoy, en principio, de acuerdo con la propuesta del señor Batlle Vázquez, que decía: «Las mujeres que habitualmente se dedican a la prostitución». Me parece mejor, porque suprime la frase «medio de vida», que me parece injusta, porque muchas son unas infelices, unas desgraciadas que caen y luego no saben cómo levantarse; pero no es que se prostituyan y sean malas mujeres” (cit. en Mora Gaspar, Víctor; 2019; “Rastros biopolíticos del franquismo. La homosexualidad como “peligrosidad social” según las sesiones de la Comisión de Justicia española en 1970”; en Revista Historia Autónoma: 14, 173-193)

Pero fue mucho más llamativo que PPRSH apenitas interviniera en el debate sobre la homosexualidad, hecho más que extraño dada su condición de lesbiana. Y es que el lesbianismo no existía. Las mujeres podían incluso dormir juntas. Hacer fiestas sin hombres estaba bien visto por los vecinos porque eran menos ruidosas. Obviamente, todo en privado pues, de salir del armario, hubieran conocido los electroshocks, las lobotomías, las hormonas, la tortura pura y dura, la cárcel (vigiladas por monjas sádicas que prohibían los pantalones para no excitar el amor prohibido) y la definitiva marginación laboral y social.

En general, debe recordarse que PPRSH intentó desde el Estado que “El placer fuera negado a las mujeres y debía incluso disgustar a sus propios maridos porque suponía un indicio de vicio no deseable. Al respecto un insigne rector de la Universidad Complutense de Madrid, Botella Llusiá, tío de Ana Botella [exalcaldesa de Madrid] por cierto, afirma que “las mujeres que gozan no son mujeres, sino marimachos y hasta la excitación de la libido en la mujer es un carácter masculinoide” (en Gayles tv)

[A lo cual añadiríamos de nuestra cosecha que “el mayor ginecólogo de España” (fallecido en 2002) declaró en 1979 a El Correo Catalán que «el problema de la frigidez femenina es irrelevante… y yo he llegado a pensar si la mujer no es fisiológicamente frígida». Protegido por el neofranquismo y por su parentela, soltó durante toda su vida este tipo de perlas. Nosotras le creemos: si investigó (¿) sólo con las mujeres a las que se aproximó, es evidente que éstas optaron por la frigidez extrema. Todas hubiéramos hecho lo mismo en la cercanía de este súcubo que apoyó siempre que el adulterio (sólo femenino, faltaría más) fuera un delito/pecado público perseguible ex oficio por el Ministerio Fiscal –es decir, independiente de las mujeres, imposibilitadas así de alcanzar ningún acuerdo privado.]

En definitiva, la lesbiana más poderosa de España mantuvo la ficción –incluso en Las Cortes- de que Safo no existía en España. Cosas veredes. Lo cual, daba a las pecadoras una minúscula pero nada desdeñable, tranquilidad dentro de un franquismo feroz que fusilaba todo lo que apareciera en la pantalla.

Noviazgos inverosímiles

Lo poco que ha trascendido de PPRSH en el imaginario español es una de las más mentecatas leyendas populares: cotorrear que fue un proyecto de novia de Hitler. Lo que fue la enésima extravagancia de aquel ridículo Ernesto Giménez Caballero que pasó de inspector de alcantarillas literario a vivir como un cura en las cloacas franquistas, no merece comentario alguno. Por el contrario, de quién sí la hicieron proto-novia fue de un dizque amigo personal de Franco: Pablo Suanzes Jáudenes (o Suances) Una de las primeras hazañas bélicas de este marino fue colaborar como testigo de cargo en el proceso –es un decir- que dictó el fusilamiento de Azarola, un contralmirante fiel a la República; junto con su primo Ángel S. Piñeiro, testificaron que Azarola había querido armar al pueblo. Como fiscal, ofició el entonces coronel auditor Luciano Conde Pumpido, uno de cuyos descendientes fue fiscal general en un gobierno llamado ‘socialista’. Tras la humillante pantomima de juicio, Azarola fue fusilado el 04.agosto.1936. No se le permitió vestirse de uniforme (ver Marcelino Maruelo; 2004; “Antonio Azarola Gresillón, el contralmirante y ex ministro de Marina fusilado en Ferrol”, en especial, el cap. II de Muertes paralelas, Gijón)

Por tan peligroso acto de heroísmo, Pablo Suanzes fue premiado con el mando del Galerna y, posteriormente, del submarino ex italiano General Sanjurjo (botado como Torricelli), navío pirata especializado en el torpedeo de naves civiles en el Mediterráneo cuya mayor hombrada fue hundir el 30.mayo.1937, frente a la costa catalana, al paquebote Ciudad de Barcelona. Pero no debía ser buen submarinero el tal Suanzes porque primero le disparó dos torpedos que no hicieron diana y sólo cuando, horas después volvió al lugar del crimen, consiguió culminar su crimen de lesa humanidad. Desconocemos el número exacto de víctimas –todas civiles- que causó esta segunda epopeya de Suanzes pues los cálculos oscilan entre 50 y 500.

Para plumillas paniaguadas como J.M. Zavala, biógrafo semioficial de PPRSH, estas dos guapezas del joven héroe fascista fueron suficientes para perpetrar una novelita rosa que sirvió para disimular el lesbianismo de PPRSH y que fue comidilla de señoronas pero a la que nadie prestó el menor crédito.

Otros noviazgos

Es de suponer que PPRSH cosechara sus amoríos en su coto privado de la SSF. Pero ni lo hemos investigado ni nos interesa, en primer lugar porque quién sabe si los tuvo y, a la postre, porque detestamos cotillear en las alcobas. Dicho lo cual, para ilustrar a la juventud, recordaremos que las dirigentes de la SFF fueron unas dizque señoras que dominaron durante 40 años a la mitad de la población española y que la indecible bajeza de su represión puede rastrearse en la vida cotidiana de las españolas actuales -liberadas pero, por ejemplo, preguntémoslas por el aborto.

Entre las tales señoras, destacaron Clara Stauffer Loewe (CSL, 1904-1984), Mercedes Sanz Bachiller (viuda de Onésimo Redondo, inventora del Auxilio Social, germen de la SSF y defenestrada por eso mismo), Carmen de Icaza (1899-1979, autora del famoso lema “Ni un hogar sin lumbre. Ni un hogar sin pan”, luego adjudicado a docenas de franquistas), Lula de Lara, la carlista María Rosa Urraca Pastor, Vicky Eiroa, Marichu de la Mora (madre del director de cine Jaime Chávarri y hermana de Constancia, la aristócrata republicana), Mercedes Formica, Teresa Loring, Mónica Plaza, Carmen Werner, Adelaida del Pozo, Mercedes Suárez Valdés, etc.

Hemos citado en primer lugar a CSL porque es la única señora de la que haremos algún otro comentario. Cruel pero, al enemigo ni agua. Y, sobre todo, porque representa una importante vínculo entre los barros de ayer y los lodos de hoy. Y es que CSL, hija del gerente de la cerveza Mahou, era una Loewe y es más que probable que esta última dinastía acaparara el lujo de los vencedores en la posguerra, hoy perpetuado y agrandado. Pero no queremos ceder a la tentación de narrar que CSL protagonizó unos amores hetero que resumen las relaciones que existieron entre la élite franquista española y los nazis alemanes: a sus 38 años, CSL se casó –o algo parecido- con Walter Gulle Oesau, alias Kurt, un aviador de la Luftwaffe con mucha sangre en sus manos. Kurt la sacó una importante cantidad de dinero para comprar una finca en Argentina y allá que se fue. Pasaban los meses y CSL no recibía noticias de su marido hasta que le fue a buscar y se encontró con la desagradable sorpresa de que el apuesto asesino estaba casado con una librera argentina. Pero, pelillos a la mar, ya que había cruzado el Charco, CSL aprovechó para comprarse sus finquitas y, en especial, para hacerse amiga de Evita Perón.

Todo esto no pasaría de ser una vulgaridad si no fuera porque, además de buscar a Kurt, CSL se erigió en una conspiradora decisiva en las ahora llamadas ratlines, líneas de ratas, la red que propició la evasión de muchos nazis a América Latina. Una de estas ratlines se llamó ODESSA (Organisation der ehemaligen SS-Angehörigen, Organización de ex miembros de las SS) y fue gestionada por Otto Skorzeny quien alardeaba de haberse acostado con Eva Perón. Sea esto o no una bravuconada machista, es cierto que la Fundación Evita Perón fue la tapadera del oro nazi y que CSL contribuyó a su éxito (véase la novela de Almudena Grandes Los pacientes del Doctor García) Dicho de otra forma, el trigo argentino que salvó al régimen franquista durante la primera posguerra debe mucho a la conexión Kurt-CSL-Evita.

La raíz del atraco inmobiliario

El inmenso poder de PPRSH y el arcaico sistema político-económico basado en el parentesco se perpetúan públicamente en días tan cercanos como, por ejemplo, mayo de 1997, fecha de la boda de Pelayo Primo de Rivera con Inés Entrecanales, de la oligarquía de obras públicas, floripondiosa boda que contó entre sus invitados con Felipe de Borbón, entonces Príncipe de Asturias. Por si fueran pocos 80 años de monopolio oligárquico –valga la contradicción- económico, no olvidemos que la economía franquista se metastatiza en arte oficial. Por ello, el clan Sáenz de Heredia lleva 80 años torturando al cine español, al teatro y a las demás artes escénicas y plásticas.

Donde mejor se pone de manifiesto la nefasta ligazón entre los P de R y los S de H es en la figura de José Luis Arrese (1905-1986) La ascensión al Poder de este ex carlista y ex hedillista devenido falangista domesticado se debe a su casamiento con Mª Teresa Sáenz de Heredia, prima de José Antonio y de PPRSH. Como supuesto hedillista camisa vieja estuvo un rato condenado a muerte por oponerse a la Unificación ordenada por Franco (Falange con carlistas, monárquicos y otros trepas de aluvión) Pero no llegó ninguna sangre al río por lo que, cuando cayó el Cuñadísimo Serrano Súñer en 1942, Arrese ascendió vertiginosamente al Poder. Desde que Franco le perdonó sus veleidades juveniles, se transformó en acérrimo partidario de que España entrara en la IIGM llegando en su torpeza a proponerlo insistentemente en el peor momento posible: tras el desembarco aliado en el norte de África. La derrota del Eje europeos significó su vuelta al ostracismo… hasta que, en 1956, resucitó para llegar en 1957 a inaugurar el ministerio de la Vivienda, su última canonjía y la que, pese a durar sólo tres años, más daño ha causado al país.

Lo dice sintéticamente wikipedia: “implantó una política de propiedad de la vivienda, frente a la anterior política de alquileres… En definitiva, impulsó el abandono de la política de viviendas de bajo precio construidas por el Estado, para dejar que en su lugar esta función fuese asumida por el sector privado”. Con esta política de hacer pasar a los españoles pobres de inquilinos a propietarios, Arrese seguía fielmente las instrucciones del franquismo, ansioso por disminuir el nomadismo que ellos mismos habían causado: familias enteras expulsadas por ser republicanas de sus pueblos constituyeron la mayor diáspora de la España del siglo XX –naturalmente, después de la provocada por la derrota en la revolución española, más conocida como guerra civil-. Pues bien, este afán enfermizo por hacer propietarios venga o no venga a cuento, es exactamente el mismo que hoy preconizan los chiringuitos neoliberales –el Instituto Juan de Mariana, dirigido hoy por economistas muy influyentes como Juan Ramón Rallo, es el más insistente en esta política inmobiliaria que ellos enmarcan en el proyecto general de regeneración de España. La Historia será lineal o circular pero estas pescadillas neoliberales se muerden una cola vieja de 80 años.

Otrosí final, como el mentado Arrese era arquitecto, también se dio el lujo de construir unos edificios estilo monumentalista neoclásico (herreriano) como el Palacio de la Justicia de Málaga o el Colegio Mayor José Antonio -hoy Rectorado de la UCM. Por cierto, en este último, se olvidó de las chimeneas que, al final, tuvieron que incrustarse en unas paredes que quemaban al que se aproximara. Esto de olvidarse de elementos estructurales fue una costumbre franquista pues, por ejemplo, lo mismo ocurrió con las escaleras de un ala del Instituto de Cultura Hispánica –hoy sede de la Cooperación española-, obra de Luis Mtez. Feduchi, quien, feliz con su incompetencia, también fue cómplice de Luis Moya en otro disparate arquitectónico madrileño: el Museo de América planeado en una noche de una pesadilla neocolonial para emular la plaza mayor de la ciudad latinoamericana, pero finalmente mordisqueado por capillas, patios sin sentido y almacenes alejados de las salas de exposiciones en una mutilación que, al menos, cambió de turno al horror.

En resumen, más que la negación del lesbianismo español, que el lujo insultante de Loewe, el trigo de Evita, el cine de los Sáenz de Heredia o tantos otros traumas sufridos hoy por los españoles sin blasones -sin padre ni madre ni perrito que les ladre-, el daño causado por el sistema de parentesco franquista se perpetúa y aprecia 80 años después, en la actualidad, a diario, a toda hora, en el atraco inmobiliario que perpetró uno más del clan propiedad de PPRSH.

Otras notas del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario