Los SS del Estado, más allá de los programas espías PEGASUS & PRISMA: los confesionarios de las iglesias

Por Manuel Salguero. LQSomos.

“¿Democracia donde, terrorista quién?”

Escurrir el bulto es el deporte nacional español, así se suele hablar en metáfora, como en la Biblia, en la que cada cual puede interpretar las palabras a su bola, de manera que nadie se aclare y sirva al que tira la piedra esconder la mano, y a la cruz ocultar la espada.

Ya el humorista Gila, hablaba del hombre de gabardina que habitaba en el pasillo de su casa, de cada casa del españolito de a pie, y que todos sabíamos a quien se refería, al chivato del sistema, a la alcahueta candonga, a la telefonista de la Sección Femenina de la Falange, que hacia uno de sus bajos servicios por su asquerosa causa, mientras metía la clavija para dar línea.

Pero el confesionario, era y sigue siendo el programa espía más perfecto, del cual se nutría y se nutre el fascismo español. Gila, como mal fusilado por los fascistas, sabía muy bien de lo que hablaba. Pablo Iglesias también lo ha conocido, y todos hemos podido ver como las gastan las congregaciones religiosas cuando pillan a alguien por banda como ha sido su caso. Hasta la coleta le han hecho cortarse los seguidores y las seguidoras del travestido Ángel María Rouco Varela.

Además del hambre miserable con que la dictadura sometió a los pueblos. ¿Qué otra cosa hizo que se despoblasen? El climax apestoso creado sobre todo por las católicas, con sus envidias, sus intrigas, sus habladurías, sus insatisfacciones, sus robos de propiedades, pero sobre todo de su práctica de huele braguetas, que hacían de los pueblos una situación irrespirable, y peligrosa, porque fusilaban a quien estas cacas señalasen desde los confesionarios de las iglesias, eh.

Al mismo tiempo que las iglesias eran sedes, pisos francos de los grupos fascistas parapoliciales, donde ocultar hombres y armas antes y después de las operaciones, que después se verían si las reivindicaban o no. Y estas prácticas incluso persistieron después de muerto el dictador.

En España los secretos de estado y los misterios de la iglesia van unidos. Ya lo deja de manifiesto Villarejo cuando afirma que en el Estado español hay otro estado que tiene más poder que este, el Opus Dei. Y ya sabemos que el partido político de esa secta perniciosa es el PP. ¿De qué sino de qué se van a ir de rositas tanto chorizo y mangante del PP, y sigue como partido habiéndose saltado todo el Código Penal por completo?

Porque hablan de Catalunya/PEGASUS. Pero hay mucho más.

Señalo en Contracorriente: “Y a estos de Catalunya, para en definitiva defender un proceso democrático como puede ser un referéndum. Pero, ¿y a la gente del 15-M, a la que ponían hasta parejas de sociales (policías de paisano), a seguirlos hasta su casa y esperarlos hasta dónde fuesen?, incluso en el Metro.

¿Y en las huelgas, que hasta Esperanza Aguirre confundía a los policías infiltrados con sindicalistas? Hay muchas páginas que salieron en Google denunciando esto. Hasta en el ABC salía el escandaloso procedimiento. Siendo de lo más cantoso el ‘Que soy compañero, coño’, refiriéndose esta vez al de la Cifuentes, compañera de fatigas de la otra.

Hay más, el colocar micrófonos ocultos en vehículos de activistas del 15-M, en uno de los casos tan burdamente que descubrieron la cinta adhesiva, levantándose el pastel.

No hablemos de policías de paisano a los que se les descubría en manifestaciones, y se les apartaba de la misma. Existen documentos gráficos precisos, porque se les apartaba y se denunciaban, impidiendo que se fuesen hasta que llegaban los uniformados a los que se les entregaba.

Claro, mientras se tenía a policías en estas prácticas ilegales y asquerosas, así se les escapaban los ladrones del PP llevándose los dineros de los contribuyentes a paraísos fiscales, menudo morro.

Casos hay hasta la saciedad, porque esta democracia de chichi-nabo, es eso más bien, en idioma de campaña, un lupanar, más que una democracia.

¿Dónde metieron a los 300.000 de la Central Nacional Sindicalista cuando se hundió con la muerte de Franco? Pues en los nuevos sindicatos, UNT, UNE, CSIT, etc., además de infiltrarse en los ya tradicionales, en las asociaciones de vecinos, donde informar de los activistas vecinales, en el funcionariado de las funerarias, donde entorpecer las labores de investigación de los activistas de la Memoria Histórica, en el funcionariado del INEM, donde putear a los parados, que como ya ocurrió en algunos casos que fueron portada de periódicos en la transición, se acababa a hostias físicas con ellos ya hartos de la labor de zapa. Hay documentos precisos en la Hemeroteca.

De lo más candente, es quien le vendió la dinamita a los yihadistas que atentaron en los trenes. Un agente informador de Interior. Aún permanece en la cárcel, y a este la derecha no le pide la perpetua revisable.

Datos hay para aburrir, pero oye, interés por el tema, mucho no hay, solo hay que buscar en Google quienes han escrito sobre el tema de los servicios secretos, bien poquitos.

Debe ser que entre los secretos para el estado y los misterios para la iglesia, nadie sabe nada o nadie quiere saber, no vaya a ser que se descubran las procedencias genéticas de los grandes lupanares, las catedrales, y empiecen a verse a gente más colorados que con el sarampión”.

Nos metíamos en las páginas de opinión de las comisarías, ya que los policías se infiltraban en nuestras asambleas, y veíamos y denunciábamos además de su racismo, machismo y mala baba, como señalaban fotos de activistas con un círculo rojo, y eran detenidos días después. Como sus agentes chivatos que tiraban piedras a los antidisturbios para que cargasen contra los manifestantes, los variaban de ciudades para que no los reconociésemos. Desde la página web: Jueces/Opus Dei. Denunciaban los propios jueces que en la judicatura, el 90 % de los jueces son de derechas, y el 30% de estos lo son también del Opus Dei. Habiendo leyes constitucionales que impiden que jueces pertenecientes a sectas perniciosas puedan sentarse en altos tribunales de justicia. ¿Por qué esto no se aplica? ¿No se tomará el Opus Dei como una secta beneficiosa? Esa banda de delincuentes extorsionadores.

Es harto sabido y por sentencia judicial, que Cosidó ex alto cargo policial se inventaba grupos terroristas para meter a inocentes en la cárcel, y tenía toda una cohorte de altos cargos policiales que le acompañaban en su práctica, Del Pino, Fernández Díaz, Félix Puig, etc. ¿Por qué no están estos en la cárcel?

A los cinco de Sabadell que metieron en el penal de Soto del Real, salieron absueltos en el juicio. Y a uno de ellos el más joven, le metieron en una celda con un psicópata que había asesinado a su propia esposa a martillazos. Cuando metieron al joven en la celda el asesino le dijo que tendría que hacer de su esclavo, y al negarse este, la emprendió a golpes con él partiéndole varios dientes.

No hicieron lo mismo con Rato, ni con otros de los delincuentes del PP que pisaron la prisión de Soto del Real, ni siquiera con Mario Conde. ¿Será porque eso solo se aplica a los inocentes?

La señora exministra de Defensa, Cospedal, en su paso por la Comunidad de Castilla la Mancha, creó en 2015 CospeLeaks dentro del complejo informático y periodístico, y decenas de miles de cuentas de twitter para crear falsas corriente de opinión, además de revistas sobre especialidades donde los falsos informes de los profesionales del Opus Dei, los transformasen en veraces. Además de falsear hasta revistas de la Guardia Civil.

Pero, oiga, no pasa nada. Puede incluso no reconocer ni la firma de su marido, descojonándose del juez en su propia cara.

El cómo pueden pasar esta cosas, e irse tanta gente de rositas, pasa de ser un secreto a un misterio. No sé si de PEGASUS o PRISMA. Como la información privilegiada de las subidas descomunales de precios de los solares donde construir urbanizaciones en la época de Aznar. El secreto se la llevó a la tumba Cardenal, el fiscal general.

Que no se ofusque tanto la ministra de la guerra, a ver si va a haber que llamarla “La madre que parió un tanque”, que no la hemos pedido cuentas aún de cuan de democrático fue la destrucción de Libia y asesinato de Gadafi para el servicio de las mafias petroleras, o de cómo se bajaron bragas y pantalones con el caso Couso.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar