Mascotas

Miro a mis mascotas y veo un mundo. Ya lo dije: mi gato es todo un político. Mi loro, por su parte, es un ejemplo de corrección ciudadana: repite y repite lo que alguna vez oyó, y por nada del mundo renunciaría a sus pipas o a su jaula.  

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar