Miscelánea de hembras, varones y viceversa

Por Nònimo Lustre. LQSomos.

Diez estampas femíneas en sus collages.
Historia de la mujer occidental: de la mutilación a la esclavización pasando por los magnicidios…

En este collage se reúnen varias categorías que analizan las mil variaciones de género que podían encontrarse ayer… y hoy: desde el simple disfraz de varón/mujer blanca hasta las hembras que vivieron como varones para terminar en la naturaleza trans ¡en un pueblo amerindio!

Ellen Craft (1826-1891), y su marido William Craft (1824-1900) nacieron esclavos con diferentes amos. Ellen era una mulata casi blanca. Fue deportada a otra casa porque, en la suya, recordaba claramente que su madre había sido violada por su amo blanco. Esta casualidad mendeliana la llevó a planear su fuga, ella como ‘amo blanco’ y William, como esclavo negro. Para mayor seguridad y para limitar las conversaciones, fingió padecer una enfermedad –los esclavos tenían prohibido, bajo pena de muerte, aprender a leer y escribir. Intentaron fugarse varias veces hasta que, en 1848, consiguieron huir del estado negrero de Georgia. Llegaron al norte ‘abolicionista’ (pero poco) donde, amenazados por la Ley de Esclavos Fugitivos de 1850, tuvieron que exiliarse en el Reino Unido de donde sólo regresaron en 1868 a los EEUU, terminada la Guerra de Secesión.

Menos famosos que la abolicionista negra Harriet Tubman (Araminta Ross, ca. mediados 1820-1913), los Clark escribieron un alegato contra los asesinatos y abusos que los amos perpetraban contra sus esclavos: Running a Thousand Miles for Freedom –o La escapada de William y Ellen Craft de la esclavitud (1860 en UK y, muchísimo después, en 1999, en los USA; disponible en Project Gutenberg), una biografía que termina con justa contundencia: “The Americans, as a people, are notoriously mean and cruel towards all coloured persons, whether they are bond or free.”

En Etnología, se usa berdache como término genérico para designar a los varones que cumplen papeles femeninos en su comunidad –ca. los 1990’s, se documentó en más de 130 pueblos amerindios pero esta cifra aumenta a medida que aumentan las etnografías bien hechas. Berdache es un préstamo del francés bardache vía el español bardaxa o bardaje/bardaja vía el italiano bardasso o berdasia vía el árabe bardaj, que significa ‘chico mantenido; prostituto’, del persa bardaj. Pero, como ésta es una etimología peyorativa, desde 1990, los amerindios de los EEUU la están sustituyendo por dos espíritus –del idioma ojibwa niizh manidoowag que representa a los dos espíritus, masculino y femenino, que ocupan todos los cuerpos.

Finalmente, todo depende de las etnografías ‘bien hechas’. El crecimiento del feminismo y de los estudios sobre la sexualidades periféricas, no sólo consigue engrosar el número de pueblos con berdaches/dos espíritus sino que, más allá, ahora se registran casos trans-género. El último del que tenemos noticia proviene del norte de Colombia, fronterizo al Tapón del Darién: son las Wërapara (= no mujeres) de los Emberá, un pueblo de selva tropical lluviosa. Roxana Panchí, una trans del resguardo emberá Karmata Rua (o Cristianía) narra la burla generalizada que provocó su cambio de aspecto: “usted qué va a ser mujer si no tiene chumba (vagina)”. Roxana respondía: “A mí me gustan los hombres, a mí me gusta que me penetren… yo soy una mujer, muy mujer… Me gustaría ser mujer mujer, me cambiaría, me pondría senos, pero las cosas de la naturaleza son así y hay que aceptarlas” (mis cursivas)

Ilustraciones: Destacada, Ellen Craft con chistera y anteojos. Arriba, retratos de Hanna Snell, Jeanne Baret, Deborah Sampson y James Barry, mujeres que hicieron vida de hombres. Abajo, a la drcha., Isabelle Eberhardt en 1899: casada con un spahi, élite guerrera del Imperio Otomano, viajó por varios países musulmanes ataviada como varón. Abajo a la drcha., Mesalina duda en clavarse el estilete que porta en su mano. Centro, un cortesano chino empleado como nodriza. Centro izqda., ideal dieciochesco de la mujer hacendosa.

En el principio, estuvo la violación
Seguida por el despedazamiento
Casquerías
Del feminicidio imperial al proletariado decimonónico
¿Adornar o acorazar?: la ingrata moda femenina
La prostitución, madre de la filosofía
El curioso impertinente

· Otra serie de collages sobre la reproducción animal y humana

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar