Pie de foto: la estética de una derrota

Por Milly Lacombe*. LQSomos.

Así como el nazismo es una estética política y también es la política como estética (ya lo ilustró el profesor Michel Gherman), quizás la derrota del nazismo también se construya como estética. Michelle Bolsonaro, caída en el suelo de rodillas mientras tres decenas de fanáticos corean un Padre Nuestro frente a la Alvorada y Jair permanece de pie en perfecta imitación de su propia estatua de madera, es la estética brutal de una derrota.

Estética que tiene al bolsonarista pegado al parabrisas de la camioneta y vestido con una camiseta amarilla, otra representación simbólica del fracaso. El fiasco de un golpe, el fracaso de la crueldad, la ruina de un proyecto nazi-fascista en Brasil. El fin de un gobierno inhumano, perverso, siniestro, nefasto, aterrador, tétrico, oscuro, macabro. Termina llorando y de rodillas en la hierba de la Alvorada.

Termina encorvada en lágrimas, la mujer en el suelo es la representación perfecta de eso que llaman debilidad y el hombre que se queda de pie vestido como un cadáver, en la simbología del que al menos no se puso en posición de oración frente a la comitiva de fanáticos.

La imagen de los restos mortales de los sin carácter, los sin alma, los sin espíritu.

Arrastrándose por la hierba del palacio para, en silencio, caer frente a unos pocos que gritaban cosas sin sentido, entonaban canciones que pedían a Dios y repetían consignas. Coloridas sillas de playa vacías entre ellos y unos cuantos lunáticos completaban el morboso cuadro.

Todo sobre Michele y Jair apesta a decadencia y decadencia. Tienen la textura de una descomposición pública, cadáveres que lentamente se arrastran de la mano por la hierba, destinatarios de todo lo que sembraron y que ahora vuelve como un boomerang sobre sus cabezas. El final del actual gobierno produce imágenes contundentes y elocuentes.

Es la estética de la decadencia. Es la pulsión de muerte que tanto promovieron representada en cuerpos que aún se mueven, pero que ya no emiten signos vitales. Jair, el zombi político, ahora tendrá que hacer frente legalmente a sus acciones durante los últimos cuatro años, o más. En cuanto a Michele, habrá que esperar a ver qué se avecina: si sigue cayendo y humillada a los pies de su marido y enfrenta un destino similar, o si decide, quién sabe, contar un poco de lo que vio y escuchó.

* En diario UOL. Nota original: Michelle de joelhos e aos prantos: a estética de uma derrota. Traducido para LoQueSomos por Selodi Gasan Adie

Brasil – LoQueSomos
-.- Otros «Pie» de foto

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es  Diaspora*: lqsomos@wk3.org   Telegram: LoQueSomosWeb   Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar