Queimada o el anticolonialismo

Queimada

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez. LQSomos.

Para mis propósitos de “agitador cultural” durante mi tiempo militar, fue un regalo que esta película se pasara por la plaza de Ceuta por la misma época. Esto me permitió incentivar al mayor número de conocidos –en su mayoría del PCE-, y luego aprovechar sus lecciones para debatir sobre que una revolución no podía detenerse a medio camino. Más allá de su –discutible- interés como producto artístico y del prestigio añadido, derivado de la presencia de Marlon Brando, esta película de Gillo Pontecorvo (Italia, 1969) es una de las cumbres del “cine político” surgido al calor del mayo del 68. Escrita por el gran Franco Solinas más Giorgio Arlorio, Gillo Pontecorvo, cuenta con también con la música inolvidable del maestro Ennio Morricone.

La historia no tiene desperdicio: William Walker (nombre de un colonialista made in USA que trató de ocupar Nicaragua para algunas grandes empresas), un agente inglés, es enviado a Queimada, isla imaginaria del Caribe, para fomentar una revuelta contra los portugueses. Sin embargo, el objetivo de esta operación no es apoyar la independencia de los nativos, sino que Inglaterra sustituya a Portugal como potencia colonialista aunque en la idea inicial el lugar lo ocupaba España, entonces Fraga Iribarne amenazó como sabía hacerlo él.

No hay que decir que los hechos se basan en datos históricos reales. En 1520, en el Caribe, los españoles incendiaron una isla entera para acabar con una revuelta indígena. La isla pasó a conocerse como Quemada y se repobló con esclavos negros procedentes de África para dedicarla al cultivo de la caña de azúcar. Más que por intereses de distribución y público, los productores decidieron cambiar el argumento –nombre de la isla incluido– y «convertir» lo español en portugués por las amenazas del régimen franquista de boicotear el rodaje en las zonas donde tuviera influencias.

Enamorado de “La batalla de Árgel”, Marlon Brando se puso a disposición de Pontecorvo y su equipo. Al final, debido a sus diferencias creativas, Brando amenazó a Pontecorvo con matarle si volvía a encontrárselo alguna vez: el italiano quería un malo, un Brando execrable, es decir, algo más creíble, más actual, un Kissinger.

En este caso, Brando era el que tenía razón, y lo demostró con una sólida interpretación bien acompañada por actores no profesionales (Evaristo Márquez y prácticamente todos los demás extras y secundarios colombianos).

No que decir tiene fue recibida con fervor por los airados, el que escribe recuerda que hizo campaña para que la vieran el máximo número de soldados mientras hacia su “mili” en Ceuta, luego prestó copias a profesores amigos: ahora se puede ver en una buena copia por internet.

Se trata de una ilustración de la teoría de la revolución permanente con citas extraídas de las obras de Frantz Fanon. Cuenta con importantes virtudes: buena fotografía y puesta en escena; la banda sonora cuando emplea la percusión; diálogos mordaces, muy coherentes con la idea divulgativa. Defectos: esos recursos de montaje a lo “spaghetti-western”, la banda sonora cuando no emplea la percusión chirría. El narrador en off que aparece de la nada en mitad de la película (aunque puede tener explicación si tenemos en cuenta que el montaje original de Pontecorvo fue muy recortado). En resumen: se trata de una película de visión obligada, ideal para cualquier actividad pedagógica sobre la lucha revolucionaria tercermundista a ser posible con la ayuda obras como “El Quilombo de Palmares: La República de los esclavos libres (Ed. Octaedro)”, del poeta surrealista Benjamín Péret que en la época militaba en la última internacional obrera.

La “ficha

Queimada. Año1969. Duración:132 min. País: Italia
Reparto: Marlon Brando, Evaristo Márquez, Renato Salvatori, Norman Hill, Tom Lyons,
Carlo Palmucci, Giampiero Albertini, Dana Ghia.
Dirección: Gillo Pontecorvo. Guion: Franco Solinas, Giorgio Arlorio, Gillo Pontecorvo.
Música: Ennio Morricone. Fotografía: Giuseppe Ruzzolini, Marcello Gatti.
Coproducción Italia-Francia; Produzioni Europee Associati (PEA), Les Productions Artistes Associes.

William Walker, un agente inglés, es enviado a Queimada, isla imaginaria del Caribe, para fomentar una revuelta contra los portugueses. Sin embargo, el objetivo de esta operación no es apoyar la independencia de los nativos, sino que Inglaterra sustituya a Portugal como potencia colonialista.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar