Tribueñe y Zaranda, cuando el teatro es una forma de vivir

Tribueñe y Zaranda, cuando el teatro es una forma de vivir

Carlos Olalla*. LQS. Noviembre 2019

Actores y actrices porque renuncian a ser ellos mismos para ser sus personajes, y espectadores porque dejan en la puerta del teatro a la persona que son para ser un jugador más de ese juego poético y mágico que es una obra de teatro

El teatro, el verdadero teatro, es más, mucho más, que mero entretenimiento y mucho más también que una herramienta de transformación social, por muy potente que ésta llegue a ser. Sin duda puede entretenernos y hacernos pasar un buen rato, alejarnos de los problemas y distraernos. Y sin duda también puede hacernos reflexionar sobre las desigualdades del mundo y todas las injusticias que hay a nuestro alrededor.

Pero hay para quienes el teatro, además de todo eso, es algo más profundo, algo espiritual y sagrado. Compañías como Tribueñe o La Zaranda pertenecen a ese mágico universo de quienes no solo hacen teatro, sino que lo viven como un hecho poético y una experiencia mística. Porque el teatro, el verdadero teatro, es una puerta que, si nos atrevemos a abrir, nos lleva a un mundo totalmente diferente al que estamos acostumbrados a ver, a un mundo donde a través de las acciones y las sensaciones alcanzamos a ser, un mundo vetado a actrices y actores donde solo tienen cabida los personajes, esos personajes que, si tenemos el valor de permitírselo, nos habitan y cobran vida a través de nosotros. Quienes comprenden así el teatro saben que el teatro no pasa en los escenarios, sino en la mente y el corazón de los espectadores. Por eso cada función, cada obra y cada escena son no solo únicos por cuanto pasan una vez, sino porque ocurren de forma única e individual en la mente y el corazón de cada espectador. Cada espectador o espectadora verá una misma escena de forma diferente porque le dirá cosas diferentes, accionará resortes interiores diferentes, le hará recordar o imaginar experiencias diferentes y únicas, y las relacionará con experiencias personales diferentes y únicas. Desde esta perspectiva el juego que se establece entre personajes y espectadores, ese en el que ambos aceptan creer la verdad que vive en la mentira, les permite a ambos adentrarse en lo más hondo de sí mismos para conocer cosas que solo hasta entonces habían podido ser presentidas o intuidas.

Actores y actrices porque renuncian a ser ellos mismos para ser sus personajes, y espectadores porque dejan en la puerta del teatro a la persona que son para ser un jugador más de ese juego poético y mágico que es una obra de teatro, ese juego en el que no hay ganadores o perdedores, sino simples compañeros en ese maravilloso viaje que es acercarnos un paso más a la conciencia de nuestra pertenencia a ese Todo del que formamos parte y que, desde antes de que naciéramos, nos ha estado esperando al otro lado de la puerta que abrimos al entrar en un teatro.

Otras notas del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

LQSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Caompañer@s y lectoras todas, en las ultimas 48 horas hemos sufrido un ataque de denegación de servicio, llamado también ataque DoS. Miles de peticiones ficticias hacia una página web hace que pueda colapsar al resultar imposible responder a todas.

Lamentamos haber estado tanto tiempo fuera de servicio.
Seguimos!

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar