Un aniversario más de la siembra de Berta Cáceres

Giorgio Trucchi*. LQS. Marzo 2021

“Giorgio, mataron a Berta. La mataron”, rezaba el mensajito que me envió Miriam, amiga entrañable y compañera de lucha de Berta, aquella madrugada de marzo

Cinco años clamando por verdad y justicia. Entrevista a Bertha Zúniga Cáceres

El 2 de marzo de hace 5 años, caía víctima de balas asesinas la lideresa indígena y luchadora social Berta Cáceres. El vil asesinato conmocionó al mundo y la exigencia de verdad y justicia para Berta ha penetrado hasta lo más hondo, levantando el velo de silencio que envuelve a un país donde luchar contra un sistema capitalista, racista y patriarcal, defendiendo la tierra y los bienes comunes, aún significa arriesgar la vida.

“Giorgio, mataron a Berta. La mataron”, rezaba el mensajito que me envió Miriam, amiga entrañable y compañera de lucha de Berta, aquella madrugada de marzo.

Desde aquellos primeros instantes resultó evidente que detrás de las balas disparadas por sicarios estaba la autoría intelectual de gente poderosa coludida con órganos estatales, en el marco de un contexto de persecución sistemática contra Berta Cáceres y el Copinh[1], por oponerse al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca.

En diciembre de 2019, los autores materiales del crimen fueron sentenciados a entre 30 y 50 años de cárcel, entre ellos ex dirigentes y miembros de la seguridad de la empresa Desarrollos Energéticos SA (Desa), ex militares y militares activos.

Sólo un primer paso en el camino por la justicia. Hasta el momento ninguno de los autores intelectuales ha sido enjuiciado.

Cinco años después, la familia de Berta, el Copinh, el mundo entero siguen clamando por verdad, justicia y fin de la impunidad.

Bertha Zúniga Cáceres, hija de la luchadora social asesinada y coordinadora del Copinh, conversó con La Rel.

Son cinco años del asesinato de Berta, de tu mamá, y su legado continúa más vigente que nunca.
-Su memoria, su claridad, su legado están muy presentes en el pueblo de Honduras por la grave crisis que vivimos. Territorios y bienes comunes siguen siendo atacados, ha recrudecido la violencia contra las mujeres y se ha profundizado la pobreza y la inseguridad, obligando a mucha gente a huir de su propio país.

En este quinto aniversario de la siembra de la compañera Berta seguimos rescatando su pensamiento, como por ejemplo el proyecto refundacional de Honduras y el proceso que implicaría una transformación sustancial del país.

Creemos que es necesario transformar radicalmente tanto el sistema y el modelo económico vigente, como la matriz energética del país. Y es imprescindible que esto cuente con la participación activa de todo el pueblo hondureño.

Los pueblos que no luchan por su existencia desaparecen. Esto es el llamado urgente que Berta nos heredó.

Berta hablaba de la ‘justicia de los pueblos’.
-Frente a esta maquinaria de impunidad lo que nos toca es ir construyendo la justicia de los pueblos, defendiendo territorios contra empresas que van a seguir acechando.

Como Copinh vamos a seguir trabajando en los procesos territoriales, organizativos, en alianza con los otros pueblos. Procesos que deben seguir firmes pese a los ataques y el hostigamiento sistemático que sufrimos.

A 5 años de su siembra, la impresión es que no han podido convertir a Berta en un ‘logo vacío’, sino todo lo contrario.
–Berta y su legado se han convertido en motor de lucha para las transformaciones sociales. Su mirada y su pensamiento van más allá del ‘ambientalismo’, es más radical, y abarca las luchas de los pueblos contra un sistema que es neoliberal, patriarcal y racista.

Su rostro y su nombre los encontramos en las luchas en los diferentes territorios de Honduras y del mundo. Aquellas mismas luchas que acompañó en vida y que seguramente acompañaría si estuviese aquí.

La imagen de Berta Cáceres no pudo ser vaciada y sigue siendo inspiración para los pueblos.

¿Cómo sigue la búsqueda de verdad y justicia para Berta?
-Sabemos que el crimen fue ejecutado por una estructura criminal, vinculada a miembros de la familia Atala Zablah[2], que sigue estando impune.

Lamentablemente, el Estado de Honduras no ha tenido, hasta el momento, la voluntad política de involucrarlos en el juicio contra los mandantes del crimen.

También se ha venido atrasando de manera sistemática el juicio contra David Castillo, ex presidente de Desa y coautor del asesinato. Contra él se han presentado 88 medios de prueba y estamos esperando que el tribunal se pronuncie***.

Pero la verdad es que, después de cinco años, la paciencia se nos ha agotado. En Honduras la justicia está vinculada a los grupos de poder. Necesitamos que haya más presión para que los criminales y sus cómplices paguen la deuda que tienen con las víctimas.

Sentimos el apoyo, la solidaridad de tanta gente. Nunca vamos a renunciar a la verdad y la justicia para Berta.

*** “En la jornada de antes de ayer, el tribunal decidió admitir sólo a un miembro de la familia Atala (Daniel Atala Midence) en calidad de testigo calificado, al tiempo que rechazó los informes de la Cidh, con los cuales se pretendía dar a conocer el contexto de persecución y violencia del cual fue víctima Berta y que culminó con su asesinato. El tribunal fijó el 6 de abril como fecha de inicio del juicio en contra de David Castillo“.

#JusticiaParaBerta

Notas:
1.- Consejo cívico de organizaciones populares e indígenas de Honduras.
2.- Directivos de la empresa Desa, que es propietaria e impulsora del proyecto Agua Zarca, y una de las familias más poderosas de Honduras.

Más artículos del autor
Honduras-LoQueSomos
* @nicaraguaymas

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar