América Latina y el Caribe: progresa el hambre

Por Iñaki Alrui. LQSomos.

La pandemia del COVID-19 ha exacerbado la tendencia sobre la inseguridad alimentaria, sumándose a la lacra del capitalismo salvaje, con la mala distribución de los alimentos, el control de la producción por multinacionales e intereses comerciales sin escrúpulos. Todo pone más lejos los objetivos de Naciones unidas con su sopa de siglas especializadas: FAO, FID, OPS, WFP, UNICEF, para los planes previstos de la erradicación del hambre, la inseguridad alimentaria y todas las formas de malnutrición para 2030.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), acaba de publicar un informe América Latina y el Caribe. Panorama Regional de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2021. A través de estadísticas y tendencias, nos sitúa en un sombrío escenario para el futuro.

Hambre: inseguridad alimentaria

El informe refiere que la inseguridad alimentaria afecta al 41% de la población y precisa que golpeó en grado moderado o grave a 267 millones de personas, o 25% de la población, en 2020, lo que implica 60 millones de individuos y nueve puntos porcentuales más que el año anterior y constituye el incremento más pronunciado del mundo a nivel regional.

Los casos de inseguridad alimentaria grave, definida como las personas que se quedan sin alimentos o pasan un día o más sin comer, subieron un 14% en 2020, a 92,8 millones. En 2014 se situaban en 47,6 millones de personas.
Suramérica fue la subregión donde más creció la inseguridad alimentaria: 20,5% de 2014 a 2020. En Mesoamérica el incremento fue de 7,3 puntos porcentuales durante el mismo periodo.

La publicación subraya que en 2020 fueron más las mujeres que los hombres que experimentaron inseguridad alimentaria moderada o grave: 41,8% frente 32,2%. Destaca, asimismo que la disparidad se ha agudizado en los últimos seis años y que de 2019 a 2020 pasó de 6,4% a 9,6%.

Sobrepeso

Paradójicamente, América Latina y el Caribe es una región con un creciente problema de obesidad que alcanza a uno de cada cuatro adultos para totalizar 106 millones de personas.
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recordó que la obesidad y el sobrepeso son formas de malnutrición con un alto costo para los individuos y las sociedades.
Entre 2000 y 2016, la obesidad subió 9,5% en el Caribe, 8,2% en Mesoamérica y 7,2% en Suramérica.

La agencia panamericana enciende las alarmas en cuanto al sobrepeso infantil, que afectó en 2020 a 3,9 millones de niños, casi 2 puntos por encima del promedio mundial. El 7,5% de los menores de cinco años tienen sobrepeso, añadió.
Por subregiones, América del Sur registra la mayor prevalencia de sobrepeso infantil, con 8,2%, seguida por el Caribe con 6,6% y Mesoamérica con 6,3%.
De acuerdo con el Fondo de la ONU para la Infancia, en América Latina y el Caribe, el COVID-19 ha empeorado una crisis de malnutrición preexistente y las familias tienen más dificultades ahora para poner alimentos saludables en la mesa, lo que deja a muchos niños y niñas con hambre y a otros con sobrepeso.

Números y estadísticas

Algunos datos en las estadísticas graficas del informe, fuente FAO, a destacar podrían ser:

  • En 2020, 59,7 millones de personas en la región padecían hambre, y entre 2019 y 2020 la prevalencia del hambre en América Latina y el Caribe aumentó en 2 puntos porcentuales.
  • En prevalencia del retraso en el crecimiento en niños y niñas menores de 5 años hablamos de un estudio en torno a la talla (cm) para la edad (meses) < -2 desviaciones estándar de los Patrones de Crecimiento Infantil de la OMS. La talla para la edad es un indicador que da cuenta de los efectos cumulativos de la subnutrición y las infecciones desde e incluso antes de nacer. Puede ser el resultado de una de privación nutricional de largo plazo, infecciones recurrentes y falta de agua e infraestructuras de sanitización. La media mundial se sitúa en un 22%, y es superada por Guatemala 42,8% y Ecuador 23,1%.
  • La prevalencia de la anemia (media mundial 29,9%) en mujeres en edad reproductiva, definido por el porcentaje de mujeres de entre 15 y 49 años con una concentración de hemoglobina inferior a 120g /L, para las no embarazadas y en periodo de lactancia, y menos de 110g /L para las embarazadas, aquí el dato es escandalosamente alarmante en Haití, donde se acerca al 50%, le sigue Guayana 31,7%.
  • En prevalencia de subalimentación, que se define como la condición en que el consumo habitual de alimentos de una persona es incapaz de proporcionar, en promedio, la cantidad de energía necesaria para llevar una vida normal, activa y saludable. Frente a una media mundial 8,9%, tendríamos a Haití con un 46,8%, seguida de Venezuela con 27,4% y Nicaragua con 19,3%.
  •  Los datos desagregados muestran que entre 2019 y 2020, Mesoamérica (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá) observó el mayor aumento, con 19 millones de personas padeciendo hambre, lo que significa una prevalencia de 10,6%. En tanto, el Caribe (Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Cuba, Dominica, República Dominicana, Granada, Haití, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y Trinidad y Tobago) tiene la prevalencia más alta a nivel regional: 16,1% o siete millones de personas. En América del Sur (Argentina, Estado Plurinacional de Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Suriname, Uruguay y República Bolivariana de Venezuela) el hambre afecta a 33,7 millones de personas, el 7,8% de la población.

De momento las políticas mundiales favorecen unos precios de los alimentos volátiles y crecientes, no se frena el cambio climático, el capitalismo sigue generando conflictos para acceder a los recursos naturales y mantiene un modelo de inversión a gran escala que olvida al pequeño productor y el desarrollo rural, seguimos sin acabar con las desigualdades subyacentes que amplían la brecha entre ricos y pobres.

Ver informe completo: América Latina y el Caribe – Panorama regional de la seguridad alimentaria y nutricional 2021. Clic aquí

Más artículos del autor. Miembro del Colectivo LoQueSomos. En Twitter: @IkaiAlo

Síguenos en redes sociales… Diaspora: lqsomos@wk3.org Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Un comentario en «América Latina y el Caribe: progresa el hambre»

  • el 6 diciembre, 2021 a las 11:40
    Enlace permanente

    Los ricos más ricos, los pobres más pobres, volveemos al pasado. El futuro es mentira, el presente no existe.
    .

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar