El milagro de Milagro

relato126Nuria Barbosa León. LQSomos. Octubre 2015

Sala de espera, unos años atrás. Cuerpo de guardia del Hospital Clínico Quirúrgico “Joaquín Albarrán”, conocido entre la población como “Clínico de 26”, ubicado muy cerca de la Ciudad Deportiva en La Habana.
Mañana cálida. Personal con batas blancas en un máximo ajetreo para disminuir la cantidad de pacientes llegados ese día. Enfermeras integradas en la dinámica del trabajo. Auxiliar de limpieza que llama la atención con la frase para quienes circulan de “por la orilla”, para que las pisadas se alejen del área donde ya se pasó el fregasuelos.
Personas llamadas por el orden de la cola para ser consultadas. Pacientes esperando para una extracción de sangre, unos rayos X o algún examen diagnóstico.
Adolescente delgada, de piel blanca, ropas holgadas, acompañada de su mamá. En un movimiento rápido busca el baño y demora en su regreso. Incorporada a su asiento, se le ve pálida manifestando sentir náuseas y malestar. Madre que comenta que a su hija se le hincha los pies y quiere que la trate un angiólogo.
Grito de la auxiliar de limpieza por algo encontrado en el baño.
Prisa entre los médicos y enfermeras. Autoridades médicas haciendo un llamamiento a la calma de quienes se encuentran en el lugar. Altavoces solicitando una enfermera intensivista, un médico y un anestesista.
Ambulancia que llega a toda prisa, agilidad en los paramédicos que cargan un bebé envuelto en sábanas. Sirena de alarma alejándose hacia un hospital materno.
Aparece la policía, para investigar. Curiosos indagando. Mujer que se escandaliza ante un charco de sangre en el lugar ocupado antes por la joven adolescente.
Madre e hija son conducidas en el coche patrulla y trasladadas a otro hospital. Testigos del hecho que quedan en suspenso.
Movilización rápida y emergente, sin escatimar esfuerzos para salvar una vida. No importa lo que cueste o el dinero.

Epílogo

La bebé nació sana, no sufrió trauma físico alguno, vive con su familia y se llama Milagro.

Historia contada por el Dr. Hiram Sánchez Bared

Otras notas de la autora

Deja un comentario