Exigen que se abra ya la Casa Museo Joan Fuster

museo-joan-fuster-lqsAntonio Marín Segovia. LQSomos. Agosto 2015

Después del ajustado triunfo de la progresía valenciana en mayo -liderada y rentabilizada por Ximo Puig y Mónica Oltra-, asistimos a una interminable y agotadora orgía de peticiones para que toda actividad festiva, musical, deportiva, casa, piedra, trasto, gesto u organización se declare Bien de Interés Cultural por parte de la Generalitat.

Pero los que llevamos toda la vida luchando, desde el rigor y la eficiencia, por la defensa y difusión del Patrimonio Cultural de los Valencianos, sabemos muy bien que ser declarado Bien de Interés Cultural no sirve de nada.

La declaración de BIC a favor de cualquier monumento o actividad humana no sirve de nada, si no va acompañado de una serie de medidas paralelas, que permitan que el bien incluido en el Inventario General de la Generalitat Valenciana pueda ser rehabilitado y reutilizado en función de sus características singulares, sin olvidar la necesaria labor de difusión didáctica, que debe ir acompañada de la dotación presupuestaria adecuada y de personal cualificado.

Resulta aberrante y vergonzoso leer las peticiones que formulan un puñado de oportunistas, que simplemente aspiran a que cualquier actividad festiva y lúdica, trasto, ruina o gesto pueda gozar de las supuestas ventajas y beneficios que supone ser BIC en la Comunidad Valenciana.

Si cualquier actividad humana o espacio, monumento, trasto o gesto es declarado BIC, es obvio que esa proliferación indiscriminada de elementos protegidos supondrá la desprotección total del actual Inventario de la Generalitat Valenciana, dado que no hay presupuesto suficiente ni recursos humanos para proteger, rehabilitar, financiar, ayudar a todos…

Estos mismos «ciudadanos» valencianos, que acaban de descubrir que existe el Patrimonio Cultural Valenciano, parecen desconocer la penosa y ruinosa situación de gran parte de los museos valencianos, por no hablar de la ruina que sufren la casi totalidad de bienes rurales e industriales… que conforman el Inventario General de Bienes Culturales de la Generalitat Valenciana.

La situación del Patrimonio Cultural Valenciano es alarmante, de ruina total. Por ello conviene conceder prioridad a aquellos bienes, museos y conjuntos rurales, residenciales e industriales… que realmente sean recuperables y emblemáticos, como es el caso de la Casa Museo del ensayista valenciano Joan Fuster, que lleva 23 años en el olvido, gracias a la incompetencia, desinterés y falta de voluntad política de todas las instituciones públicas y de la propia sociedad civil, principal responsable de la ruina y expolio que sufren nuestros bienes culturales y tradiciones.

Las instituciones locales y autonómicas no pueden prestarse al chantaje y a las presiones aberrantes de una parte de la sociedad valenciana, sociedad que lleva varias décadas, permitiendo y alimentando de manera entusiasta -por acción y omisión- la degradación, expolio y abandono de nuestro legado cultural, de nuestras señas de identidad.

Por estos motivos este pasado 10 de agosto se cursaron las peticiones al Ayuntamiento de Sueca, Presidencia de la Generalitat Valenciana, Diputación Provincial de Valencia y la Doncellería de Educación, Investigación, Cultura y Deportes, para exigir que se abra ya la Casa Museo Joan Fuster.

País Valenciá- LQSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar