¡No somos asesinas, decidimos sobre nuestro cuerpo!

Mujeres marchan a favor de la interrupción legal del embarazo. México DF: 28 de septiembre de 2011

Las pancartas se colocaron en el suelo. “¡Mujeres! A tener todos los hijos que les diga la Corte” “Maternidad forzada es tortura” “¡Chínguense! No tienen derecho a decidir”, se leía en algunas de ellas. Un hombre y una mujer jóvenes se acercaron, “ciudadanos de a pie”, se definieron ellos; “provocadores”, los calificaron las mujeres que se encontraban ayer en el Monumento a la Madre, reunidas para conmemorar el Día por la Despenalización del Aborto en América Latina y El Caribe.

La marcha todavía no comenzaba cuando Erick Bocardi y Fernanda Meza, “los provocadores”, desataron la discusión. Encima de las pancartas, y sin previo aviso, comenzaron a colocar pequeños muñecos de plástico rosados; “son fetos humanos”, dijeron. Al instante las mujeres levantaron las pancartas y reclamaron la ofensiva.

“Nadie nos mandó, somos una pareja con un hijo de tres años que está ejerciendo un acto de libertad de expresión”, aseguraba Erick a los medios de comunicación mientras una de las manifestantes, indignada, vociferaba: “un hombre hablando del cuerpo de una mujer, ¡qué tontería!”. Justamente, Fernanda no pronunció ni una palabra ante los reporteros, todo se lo dejó a su esposo.

“Dicen que quieren despenalizar el aborto porque muchas mujeres están muriendo, entonces, hay que despenalizar también el robo a mano armada, porque muchos que roban mueren en el intento”, era uno de los argumentos que Erick defendía convencido. “No compares, las mujeres no somos delincuentes y no vamos a permitir que se nos criminalice”, le respondió Georgina Martínez Antúnez, feminista integrante del Pacto Nacional por la vida, la libertad y los derechos de las mujeres, grupo que convocó a la movilización.

Los gritos y reclamos pasaron, y tras el episodio de tensión, Erick y Fernanda continuaron en la explanada del Monumento a la Madre, pero sin que se les prestara más atención. Minutos antes de que el contingente comenzara a desplazarse, Antúnez habló sobre el fallo que horas antes la Suprema Corte de Justicia de la Nación había emitido, y con el cual ratificó las reformas que prohíben la interrupción del embarazo en Baja California.

“Fue una trampa de los grupos conservadores de este país llevar la discusión al terreno del origen de la vida, cuando lo que se trataba de resolver era una cuestión legal”, señaló la activista, para quien, en el fondo de esta decisión, hay una concepción religiosa.

¿Qué intereses pueden tener, o de qué manera se benefician los grupos conservadores al restringir los derechos de las mujeres? Políticos e ideológicos, contestó Martínez. “No respetan diferencias, libertad de pensamiento ni libertad sexual. En su cabeza no cabe la idea de que somos iguales, hombres y mujeres, ricos y pobres. Para ellos, las mujeres somos un ganado, maquinitas de reproducción”.

Alrededor de las 17:00 horas la marcha, visiblemente morada, comenzó a desplazarse. “Es algo representativo del feminismo”, aseguraron algunas mujeres que vestían blusas, bufandas, faldas, sudaderas o pañoletas de ese color. Se movieron por Paseo de la Reforma, deteniendo el tránsito por unos minutos, ante la mirada expectante y curiosa de los transeúntes y la gente arriba de autos y transportes colectivos.

“¡Asesinas!” gritó un hombre molestó cuando el contingente pasó enfrente de él. “No somos asesinas, decidimos sobre nuestro cuerpo ¡ignorante!”, le respondió una mujer que marchaba.

El Hemiciclo a Juárez fue la primera parada de la movilización; cerca de 300 personas, según autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, entre mujeres y “hombres solidarios”, se detuvieron en este lugar un momento para escuchar un primer mensaje por parte de Georgina Martínez.

“Estamos en un punto representativo del Estado laico, pues Benito Juárez no sólo fue el primer presidente indígena, sino que también aprobó las Leyes de Reforma, gracias a las cuales el Estado y la Iglesia se separaron; un legado histórico que hoy en día la derecha y sus aliados pretenden pisotear”

Luego del mensaje la caminata se reanudó. Las consignas no dejaron de escucharse, desde el Monumento a la Madre hasta la plancha del zócalo capitalino, donde finalizó la marcha. “¡Aborto sí, aborto no, eso lo decido yo!”, “¡Si el papa fuera mujer el aborto sería legal!” “¡Felipe Calderón, te debieron abortar!”, “¡Saquen sus rosarios de nuestros ovarios!”, “¡Aborto libre para no morir, anticonceptivos para no abortar!” fueron algunas que se escucharon.

En punto de las 18:30 horas la movilización concluyó. Daptnhe Cuevas Ortíz, activista del Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, fue la encargada de leer el pronunciamiento, y en el cual, se dio a conocer la Campaña Nacional para llevar a juicio político a servidores, funcionarios e instituciones públicas que por acción u omisión hayan mermado los derechos de las mujeres desde 2008 en el país.

De acuerdo con ella, se trata de una iniciativa del Pacto Nacional por la vida, la libertad y los derechos de las mujeres, que estará a cargo de una comisión integrada por un equipo jurídico, el cual dará línea de cómo serán llevados los procedimientos.

Aunque finalmente en Baja California la interrupción del embarazo sigue siendo un delito, Cuevas subrayó que los siete argumentos a favor de la inconstitucionalidad de las reformas estudiadas, por parte de los ministros de la SCJN, representan una mayoría significativa, lo que podría marcar precedente en discusiones posteriores.

La activista no concluyó la lectura del documento sin antes señalar que la intervención del Jefe del Ejecutivo nacional, Felipe Calderón Hinojosa, en el debate, fue un desatino, que calificó de “inoportuno, torpe y ocurrente”.

Con la realización de esta marcha se refrendó, de acuerdo con el Pacto Nacional, la lucha que desde hace 21 años mantienen las mujeres feministas a favor de la interrupción legal del embarazo, no sólo en México, sino en América Latina y el Caribe.

Fue en septiembre de 1990, durante el quinto Encuentro Feminista de América Latina y el Caribe, cuando se consensuó que el 28 de septiembre de cada año fuera dedicado a exigir la interrupción legal del embarazo y a denunciar las muertes e injusticias sociales que la penalización conlleva para la vida de las mujeres.

 

*NotiSe. Agencia especializada de noticias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar