Irán… Un análisis deshonesto

Mikel Itulain*. LQS. Mayo 2019

Se confunde, adrede, a agresor con víctima, y se olvida, también a drede, que al atacante no le importa el carácter reaccionario o no del gobierno al que pretende someter, lo que le preocupa es su no sumisión

Los pasos previos a una guerra siempre incluyen la demonización del enemigo: su calificación grotesca, su tergiversación de la realidad, su involucración en desmanes o invenciones de desmanes y atrocidades que perpetraron o inventaron sus rivales, para así tener la «justificación» de lo siempre injustificable. El ataque, o minamiento progresivo para el asalto final, que se prepara contra Irán no es una excepción.
Creo que conocen que el Gobierno de los Estados Unidos ha amenazado a todo el mundo de no negociar con Irán, bajo serias advertencias de las consecuencias que esto tuviera en caso de no obedecer. Piensen por un momento si Rusia hubiese venido con tales coacciones sobre el resto del planeta para aislar a una nación que no fuese de su gracia y favor. Se hablaría de que aquello era algo intolerable, propio de un estado totalitario y de un dictador. Como lo han hecho y dicho Washington y Wall Street prácticamente todo occidente parece callar.

Por este motivo no es extraño, eran de esperar, que fuesen apareciendo artículos en los medios corporativos confundiendo y engañando sobre Irán. En el medio Público tenemos uno de ellos y ya su titular lleva a la confusión: La guerra que planean los halcones de EE.UU. e Irán dependerá de 17 factores (1). Vaya, que parece que ambos países planean la guerra. Quien la planea es la potencia norteamericana, el otro país, la víctima, lo que hace es buscar socios para defenderse, porque sus capacidades son escasas, en tal grado de desigualdad se encuentra que no pudiera aguantar un solo round ante la mayor maquinaria bélica de la historia. Por otra parte, el cuento de los halcones y las palomas en la política estadounidense ya no es creíble ni para los niños, la violencia y vulneración de los derechos humanos y de la legalidad internacional por la Administración Obama es de recuerdo reciente.

En la confusión pretendida del título está el resto del artículo: la responsabilidad de la guerra será de los halcones de Trump y de los sustentadores de lo que fue la revolución islámica contra la dictadura del Shah, allá por 1979. Se confunde, adrede, a agresor con víctima, y se olvida, también a drede, que al atacante no le importa el carácter reaccionario o no del gobierno al que pretende someter, lo que le preocupa es su no sumisión. Recordemos, que no se quiere recordar, la historia del mismo Irán y de un gobierno progresista, independiente y social, encabezado por la figura política más importante de esa nación, Mohammad Mossadegh.

Hagamos pues memoria: La Operación Ajax

Tras llegar a ser Primer Ministro Mossadegh, se lleva a cabo el proceso de nacionalización de la industria petrolera, que estaba en manos extranjeras, británicas, bajo el nombre de la Anglo Persian Oil Company. Y de ahí le vinieron los problemas. En 1953 daban un golpe de estado contra él. La operación fue orquestada por la CIA y ordenada por Eisenhower, en colaboración con los servicios secretos británicos, y se llevaron a cabo actuaciones violentas en las calles, soborno a figuras importantes del gobierno y de los medios de comunicación y envío de informes falsos a los periódicos. Una forma de actuar que se ha mantenido hasta el mismo día de hoy. Esta actuación fue conocida como “La Operación Ajax”. El resultado fueron más de 300 muertos en las calles, la caída de Mossadegh y la instauración de una dictadura que duraría más de dos décadas bajo el control de Estados Unidos.

¿A que les suena esta historia, aunque no la conociesen para esta nación?, ahí están Chile, Libia, Venezuela hoy e ¡Irán hoy!, que se les olvidaba. En fin, que no se aprende. Los falsos artículos y periodistas de entonces operan hoy como ayer.
El New York Times alababa este derrocamiento y por una vez nos contaba la verdad, calificándolo como una «lección a propósito» para aquellos países pequeños que quieren este «nacionalismo radical» y buscan controlar sus propios recursos (2).

Son los propios dirigentes de los Estados Unidos y no los analistas a sueldo de los medios corporativos los que han reconocido este punto de inflexión, provocado por ellos, en el devenir de Irán. Como lo hacía Madeleine Albright, que fue Secretaria de Estado…

El golpe fue claramente un retraso para el desarrollo político de Irán. Y es fácil ver ahora por qué muchos iraníes continúan molestos por esta intervención de América [EE.UU.] en sus asuntos internos (3).

Ahora nadie parece acordarse de lo que pasó y condicionó todo el tiempo posterior hasta el presente. De nuevo la oligarquía norteamericana amenaza a una nación no sometida y de nuevo el desprestigio y los pretextos para atacarla se extienden y propagan.

Que si los gobernantes iraníes buscan y desean la confrontación, cuando esto no sería sino un suicidio, pues no son títeres a los que Washington pueda acomodar y lo que desea es su eliminación. Que si son corruptos y explotan y privatizan los recursos del estado. ¿Entonces que tendríamos que hacer con los mandatarios occidentales y, por ejemplo, con los españoles? ¿Aplicamos la misma vara de medir o no la aplicamos? Sin olvidar que este tipo de países, como otro tan denostado, Rusia, suelen ser acusados de que unos pocos magnates se lucran mientras dejan en la miseria al resto, olvidando que en occidente tales fechorías son mucho más acusadas. Basta ver como la Federación Rusa mantiene el control público de su principal empresa, la energética Gazprom. Esto no sucede ni en Estados Unidos ni en el Estado español.

Si quieren conocer lo que realmente piensan sobre Irán los que verdaderamente mandan, los dueños de las corporaciones industriales y financieras, y que dictan lo que hacer o no hacer a tal o cual gobierno de nuestras falsas democracias, tendrán que leer los informes y análisis preparados para ellos y por ellos, no los que son pensados para desorientar a un amplio público tan poco puesto en historia y asuntos internacionales. Son los producidos por los Think Tanks, organizaciones de pensamiento como Brookings Institution, que le dedica precisamente un estudio específico a Irán, publicado en el año 2009 y seguido hasta el día de hoy: Which path to Persia?

Los planes escritos contra Irán están detalladamente expuestos en este informe de Brookings, un think-tank, como se ha comentado, representante del poder económico que dicta las políticas a seguir a los gobiernos de los Estados Unidos, ¿Cuál es el camino para Persia? Opciones para una nueva estrategia americana hacia Irán. Las opciones son de lo más variadas y muy conocidas por quienes sufren los castigos y la ira de Washington: sanciones económicas, apoyo a insurrecciones, fomento del terrorismo e incluso una guerra directa, aunque en este caso se ponen observaciones que es muy oportuno atender, al estar relacionadas con los acuerdos y desacuerdos a los que asistimos. Como se muestra en el trabajo de Brookings en su página 39, en las ventajas de un acercamiento mediante la persuasión:

De una forma similar, cualquier operación contra Irán será probablemente muy impopular en el mundo y requiere el contexto internacional apropiado -tanto para asegurar el apoyo logístico que la operación requeriría como para minimizar la respuesta a ésta. La mejor forma para minimizar el oprobio internacional y maximizar el apoyo (aunque sea a regañadientes o encubierto) es atacar solo cuando haya una convicción generalizada de que a los iraníes se les ofreció una superoportunidad pero la rechazaron -una tan buena que solo un régimen determinado a adquirir armas nucleares y a hacerlo por las razones equivocadas podría rechazarlo. Bajo esas circunstancias, los Estados Unidos (o Israel) podrían mostrar sus operaciones como llevadas a cabo desde la pena, no desde la ira, y al menos algunos en la comunidad internacional concluirían que los iraníes «se lo habían buscado» al rechazar un muy buen trato (4).

Israel hace el papel de poli malo, diciendo que no se fía de Irán. Luego Estados Unidos se unirá a la escenificación preparada, diciendo que ellos actuaron de buena fe y otros se aprovecharon de ella, Irán, uniéndose al ataque ya planificado. Tony Cartalucci por este motivo titula estos acuerdos como: Irán: levantando las sanciones y siendo traicionado (5). Es lo que se pretende, que se confirme depende de la firmeza y sensatez de los aliados de Irán, especialmente Rusia, y del propio Irán, que no deberá bajar la guardia. En el mismo informe de Brookings se habla de que antes de proceder contra el Estado persa es preciso hacerlo con Siria, y aquí reside el destino de estos dos países, y no solo de ellos. Rusia y China no harían mal en poner toda la carne en el asador en esta fase inicial, ya que una vez desatada y provocada la destrucción de Siria e Irán, toda la fuerza de una enorme legión mercenaria, que se sustentará y multiplicará en los estados destruidos, como ahora lo hace en Libia, será dirigida contra Rusia y China, con el fin de desestabilizar y romper esos países; por ejemplo en el Cáucaso norte y en Turkestán del este.
Tienen el guión escrito y así ha ido e irá la película, si se les deja. El que no se entera es porque verdaderamente no quiere enterarse.
Si me engañan una vez la culpa puede ser de otro, si me engañan dos la culpa es mía. Nazanín Armanian ya había falsificado sobre Siria, en el momento oportuno para ser atacada, lo pueden ver aquí: Descalificando al enemigo.

Todos los que estamos algo despiertos y no en perpetuo sueño sabíamos que volvería a las andadas, pero en este caso con la pieza más codiciada, con Irán, amparándose además en que ella es de allí.

Imagen: Esquiadores iraníes en la estación de Dizin
PS:
Irán y Estados Unidos: ¿es posible una relación de cooperación?
Irán: ¿condenado de antemano?

Notas:
1.- Nazanín Armanian. La guerra que planean los halcones de EE.UU. e irán dependerá de 17 factores. Público. 11.05.2019.
2.- Noam Chomsky. La Amenaza del Nacionalismo Radical (U.S. Savage Imperialism.The U.S. Empire, the Mideast, and the world, part I. June 2010. Znet )
3.- Madeleine Albright. New York Times, marzo, 2000. Democracy Now, august 25, 2003.
4.- Which path to Persia? Options for a New American Strategy Towards Iran.Brookings. June 2009.
5.- Tony Cartalucci. Iran: Lifting Sanctions and Coming Betrayal. Land Destroyer.
27.01.2016.

* LoQueSomos en Red
@MikelItulain

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Deja un comentario