La Justicia veta la candidatura de Lula da Silva a presidente

Redacción. LQS. Septiembre 2018

El exalcade de Sao Paulo Fernando Haddad, candidato a vicepresidente en la fórmula de Lula, podrá hacer campaña mientras el Partido de los Trabajadores define quién sustituirá al exmandatario como candidato al palacio de Planalto

La justicia electoral frustró hoy el deseo de Luiz Inácio Lula da Silva de llegar por tercera vez a la Presidencia de Brasil al anular su candidatura para las elecciones del próximo octubre.

“Solo no seré candidato si me muero, renuncio o soy arrancado por la Justicia Electoral. No pretendo morir, no pienso renunciar y voy a luchar por mi registro hasta el final”, escribía el exmandatario (2003-2010) en una carta tras inscribir su candidatura en la corte electoral, el pasado 15 de agosto en Brasilia. Pero su sueño de disputar la Presidencia por sexta vez fue frustrado hoy por decisión del Tribunal Superior Electoral.

El encarcelado líder del Partido de los Trabajadores (PT), quien hasta el momento lidera las encuestas de intención de voto con casi un 40% de apoyos, no podrá disputar los comicios al quedar fuera de la carrera presidencial por decisión de la corte electoral.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) se apoyó en normas electorales que prohíben en forma explícita que una persona en la situación de Lula, con una condena ya ratificada en segunda instancia, postule a cualquier cargo público.

El Tribunal Superior Electoral decidió por una mayoría de seis votos frente a uno que la ley conocida como «Ficha Limpia», que fue sancionada por el propio Lula en 2010, cuando aún gobernaba, impide que encare la que habría sido su sexta candidatura presidencial, que ha intentado aun cuando está en prisión desde el pasado abril.

Esa legislación, contra la que ahora se ha rebelado el Partido de los Trabajadores (PT), establece que toda persona con una condena ratificada en segunda instancia, como es el caso de Lula, aspire a cualquier cargo electivo, aun cuando le resten apelaciones.

Luiz Inácio Lula da Silva…

Nacido en 1945 en el estado de Pernambuco, en la paupérrima región nordeste de Brasil, emigró a Sao Paulo y solo conoció a su padre, un campesino analfabeto y alcohólico, cuando tenía cinco años de edad.
Entonces vendía tapioca y naranjas, lo que no le impidió acabar la educación primaria y convertirse en el primero de la familia con un título, el de tornero mecánico.
Con el tiempo entró en el Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en la zona metropolitana de la capital paulista, que presidió y desde donde lideró un combativo movimiento obrero que organizó históricas manifestaciones en plena dictadura militar (1964-1985).
Formado en el marxismo, en 1980 fundó el PT, la plataforma progresista desde la que se convirtió en referencia de la izquierda latinoamericana.
Fue candidato presidencial en 1989, 1994, 1998 y 2002, en este último ganó los comicios.
En ocho años de gestión, sacó de la pobreza a cerca de 30 millones de personas y, bajo su gestión, el gigante suramericano obtuvo un crecimiento económico extraordinario con justicia social.

El partido tiene hasta el 12 de setiembre para tomar una decisión y Haddad es su reemplazo más probable

El exalcade de Sao Paulo Fernando Haddad, candidato a vicepresidente en la fórmula de Lula, podrá hacer campaña mientras el PT define quién sustituirá al exmandatario como candidato al palacio de Planalto.

Haddad tiene 55 años y es de origen cristiano libanés, es un reconocido intelectual de la Universidad de Sao Paulo, donde estudió Derecho, ha publicado cinco libros, posee un máster en economía y un doctorado en filosofía. Se unió al PT a los 20 años de edad, pero no fue hasta 2005 cuando asumió un cargo de mayor rango, el de ministro de Educación. Haddad lideró la cartera hasta 2011, durante los gobiernos de Lula y de su sucesora, Dilma Rousseff. Renunció al cargo de ministro para convertirse en candidato a alcalde de Sao Paulo, lo que logró finalmente en segunda vuelta con el 56 por ciento de votos con el lema «Un hombre nuevo para un tiempo nuevo».

Luiz Fernando Casagrande Pereira, abogado del PT, dijo a periodistas que la formación cumplirá la decisión, pero presentará todos los recursos posibles ante el STF para revertirla. El Partido de los Trabajadores había denunciado previamente la invalidación de la candidatura de Lula, prometiendo luchar «por todos los medios» contra el fallo, en los tribunales y en la calle. «Vamos a presentar todos los recursos ante los tribunales»; «vamos a defender a Lula en las calles, junto al pueblo, porque es el candidato de la esperanza», afirmó esa fuerza política en un comunicado.

Brasil – LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Deja un comentario