La miliciana

Daniel Fernández Abella*. LQS. Enero 2020

Marina Ginestà tenía 17 años, un carné de las Juventudes Socialistas Unificadas y el sueño de una revolución cuando en verano de 1936 posó orgullosa y desafiante en la terraza del Hotel Colón de Barcelona para el fotógrafo Juan Guzmán (1) que tomo de ella una imagen simbólica que se convirtió en un icono de la resistencia.

La sonrisa de una miliciana, fusil al hombro, mirando a la cámara en una terraza de Barcelona se convirtió en uno de los iconos más emblemáticos de la Guerra Civil y la resistencia antifascista frente al golpe de Estado que perpetraron militares. Esa sonrisa era la de Marina Ginestà y fue el fotógrafo Hans Gutmann (1) quien la inmortalizó.

La juventud pasada entre fábricas
Que marcaron en tu piel, heridas
Heridas que dejan cicatriz
En tus suaves manos,
Mi vida

Fue entonces cuando empezaste a cambiar
Luchando contra el marco donde te colocaron
Aquellos que en su día te explotaron
Trabajando hasta hacerte sangrar

Cambiaste la tela por el fusil
Luchaste por el pueblo
Dejando tu mirada infantil
Bajo tierra

Miliciana que por los pueblos erras
Llamando a la igualdad
Por estas tierras
Combatiendo la maldad

Caíste en lucha contra el opresor
Y una fosa te silenció
Pero el recuerdo es el motor
Presente de la revolución

Nada ni nadie ha sido olvidado
A pesar del tiempo pasado
Y de aquellos que nuestras lenguas
Cortaron

Te canto a ti, miliciana
Símbolo de resistencia
Porque tu esencia
Ilumina nuestras mañanas

*.- Diario de un escritor revolucionario
1.- Juan Guzmán, nacido Hans Gutmann y también conocido simplemente como «Juanito» (Colonia, 28 de septiembre de 1911 – Ciudad de México,6 de noviembre de 1982), fue un fotoperiodista germano-hispano-mexicano. Es conocido por su labor fotográfica durante la Guerra Civil Española y así como por sus posteriores trabajos, ya en México, con los pintores Frida Kahlo y Diego Rivera.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario