Madrid: ¿Profesora demócrata o militar fascista?

Por Cecilia Remis. LQSomos.

Varios centenares de madrileñas han tomado la calle para reivindicar el nombre de Justa Freire en el callejero de Madrid en una manifestación que ha recorrido el distrito de Latina por la calle renombrada de nuevo, por la corporación municipal madrileña, con el nombre del golpista y genocida Millán Astray.

La marcha ha transcurrido entre consignas y cánticos, entre pancartas o camisetas con la imagen de la placa con el nombre de la maestra, y se ha reclamado al ayuntamiento madrileño la restitución de las placas con el nombre de la pedagoga que figuraban en las paredes del recorrido hasta hace tan solo unos días. Entre las asistentes había una nutrida representación de la comunidad educativa, tal como se dejaba ver en diversas camisetas que defendían la educación pública.

A finales del mes de agosto de este año la corporación municipal madrileña procedió a cambiar las placas de la calle, siguiendo unas burocráticas y rebuscadas sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, después de un gatuperio judicial conservador y reaccionario, que lo que ha hecho es impedir que se aplique la Ley de Memoria Histórica. El Ayuntamiento ni se ha molestado en recurrir esta sentencia, y tiene la potestad de poder poner el nombre a las calles que considere. Pero la realidad es que el alcalde de Madrid, Martínez-Almeida, es un claro defensor de toda la apología franquista y se siente muy a gusto con las denominaciones de carácter golpista, como ya demostró al inicio de su mandato con la destrucción del memorial del cementerio del Este.

Justa Freire fue una maestra comprometida con la educación pública, defensora de pedagogías avanzadas y renovadoras tan necesarias durante la II República que consiguieron dar un gran salto contra el analfabetismo existente en aquellos años. Formó parte del Grupo Escolar Cervantes de Madrid y ocupó la dirección del Grupo Escolar Alfredo Calderón en 1933, y fue una de las escasas maestras españolas que dio clase en un colegio masculino.
Por su labor educadora fue represaliada por la dictadura franquista, fue encarcelada tras someterse a un Consejo de Guerra y pasó dos años en la cárcel de Ventas.
Una vez liberada, continuó dando clase y formó parte del equipo docente del recién creado Colegio Británico, dedicando toda su vida, a pesar de las dificultades, a su pasión de enseñar, educar, al bien común.

Por todo lo anterior sigue siendo de justicia y de ética que esta pedagoga tenga su sitio en la nomenclatura de las calles madrileñas. Como es de justicia que, en una democracia, no se ensalce a fascistas, nazis, asesinos o generales del ejercito sublevado golpista en el callejero, como es el caso de esta nueva apología fascista del ayuntamiento madrileño.

Frente al “Muera la inteligencia, viva la muerte” del general genocida, hoy ha sonado “Maestras sí, golpistas no” o “Fuera fascistas de nuestras calles”.

La manifestación ha terminado con la performance “Justicia poética para Justa Freire”, en la que 27 personas portando grandes letras han formado, cambiando de posición, toda una serie de anagramas con las letras de la frase que finalmente han compuesto: CALLE DE LA MAESTRA JUSTA FREIRE, creando así un poema vivo y en movimiento. Una reivindicación poética a la altura de una maestra adelantada como Freire.

 

La lucha ha comenzado… ¿Profesora demócrata o militar fascista?

#JustaSIMillanNO

Más artículos de la autora

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar