«Grândola, Vila morena», 40 años después

El Coliseo de Lisboa vuelve a vibrar con las canciones de José Afonso

El I Encontro da Canção Portuguesa, celebrado el 29 de marzo de 1974, fue recordado el pasado día 28 en el Coliseo de Lisboa, donde hace 40 años se cantó 'Grândola, Vila morena", canción que se convirtió en el himno de la Revolución de los Claveles y que había sido compuesta por José Manuel Cerqueira Afonso dos Santos -José Zeca Afonso- (Aveiro, 1929; Setúbal, 1987).

Las previsiones realizadas por la Asociación José Afonso, organizadora del evento en colaboración con la 'Casa da Imprensa', se vieron más que cumplidas. "Será una evocación muy importante de aquel concierto, porque fue a partir de ahí que se escogió 'Grândola' como una de las señas del 25 de Abril", había afirmado Guadalupe Portelinha, de AJA. Y el viernes 28, igual que sucediera 40 años antes, las entradas del Coliseo se habían agotado con antelación.

En el escenario, cerca de treinta artistas portugueses (y dos españoles). De los que  habían estado hace 40 años: Manuel Freire, José Jorge Letria (que en esta ocasión no cantó pero sí enmarcó el sentido del concierto con una intervervención contra la Troika), Rui Pato (viola que acompañó en los 60 a José Afonso) y el guitarrista Carlos Alberto Moniz…  Entre las ausencias obligadas -por muerte- la del propio Zeca Afonso , Adriano Correira de Oliveira, Carlos Paredes, José Carlos Ary dos Santos… y en el patio de butacas, entre otros, la de Fernando Salgueiro Maia, entonces capitán de 29 años, héroe del 25 de Abril, cuyo retrato, de dimensiones enormes, cuelga estos días en el monumental Arco del Triunfo del Terreiro do Paço (Plaza del Comercio), que sirve de promoción al espléndido libro 'Os rapaces dos tanques', de los periodistas Alfredo Cunha  y Adelino Gomes (Porto Editora).

Los militares del Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA) que estuvieron entre el público el 29 de marzo de 1974 eligieron 'Grândola, Vila Morena' como seña de la Revolución. La censura había comunicado a los organizadores la prohibición de varias canciones, de la que, curiosamente, se libró la composición en homenaje a la Sociedade Musical Fraternidades Operária Grandolenses y que sería grabada en el álbum 'Cantigas do Maio' (1971).

El eventó del pasado 28 de marzo tuvo un final casi igual de emocionante que el de 40 años antes. No podía ser de otra manera, con todos los participantes del espectáculo en el escenario, y contodo el público puesto en pie, con un clavel rojo en el puño, cantando a "terra da fraternidade/o povo é quem mais ordena/dentro de ti, ó cidade" .

Retrato de Fernando Salgueiro Maia, héroe del 25 de Abril, en la Plaza del Comercio. Foto: últimoCero

Con anterioridad, los acordes de 'Grândola' ya habían sonado en el Coliseo, interpretados por António Victorino de Almeida y Luiz Avellar , en una espectacular actuación de piano a cuatro manos. Y es queJosé Zeca Afonso, abrió, cerró  y fue el hilo conductor del concierto. Filipa Pais fue la encargada de inaugurar el evento interpretando a capella 'Utopia'.

Janita Salomé, con 'Ronda das Mafarrica' y 'Redondo Vocábulo', acompañado por el piano de Filipe Raposo, consiguió uno de los momentos cumbre de las cuatro horas de espectáculo.  Minutos antes ya lo había conseguido al interpretar la popular 'Roseira Brava Roseira', del inolvidable Adriano Correira de Oliveira, acompañado por Rui Pato (viola) y Ricardo Diaz (guitarra de Coimbra).  Janita encarna el sentimiento del fado de Coimbra y la fuerza de la música tradicional alentejana; es nacido en Redondo.

También excelente resultó la contundente versión de 'Os Vampiros' que hizo Sérgio Godihno, ejerciendo de 'boss' sobre el escenario, acompañado de guitarra, bajo, teclados, batería/percusión… Nuevas sonoridades para tiempos en los que los de siempre siguen comiendo todo: 'Ele comen tudo/Eles comen tudo/Eles comen tudo/E nao deixan nada".

El virtuosismo de Júlio Pereira, con su cavaquinho, y el apoyo de violoncelo, bouzuki y guitarra, cautivó a los asistentes, de manera especial con su versión de 'Índios da Meia Praia'. Pereira, que acaba de editar nuevo trabajo discográfico, estuvo mucho tiempo junto a Zeca Afonso, incluso en el mismo Coliseo, en enero de 1983, como está recogido en el álbum: 'José Afonso. Ao vivo no Coliseu', o en la producción y dirección musical de su último disco: 'Galinhas do Mato" (1985), junto a otro grande de la canción portuguesa: José Mario Branco.

Los más jóvenes de Couple Coffe (Luanda Cozetti -voz- y Norton Daielo -bajo-) consiguieron asimismo un rotundo éxito con 'No Comboio Descendente' y 'Alípio de Freitas', esta última dedicada por Zeca Afonso al padre de Luanda, víctima de la dictadura brasileña.

João Afonso interpretó 'Elegía', de su tío, y otros dos temas de su último disco, 'Bom sangue', que se podrá escuchar en Valladolid junto a Luis Pastor (teatro Zorrilla, el día 15 de abril). Con otros intérpretes recreó, inmediatamente antes de 'Grândola', el tema 'O Que Faz Falta', coreada por el Coliseo, que en varias fases gritó 'O Povo Unido Jamais Será Vencido'… Sin el miedo que vivieron los asistentes al concierto de hace 40 años, celebrado dos semanas después del levantamiento de Caldas de Rainha y a menos de un mes del 25 de Abril. Fuera, entonces, en la rúa das Portas de Santo Antão, estaba un fuerte dispositivo policial de choque, los agentes de la PIDE… Ahora está instalado el austericidio.

La dictadura de Salazar y el "Estado Novo" la conoció Rui Pato, toda una institución en `Portugal, que volvió a recibir constantes muestras de cariño del público, sorprendido una vez más por su calidad y elegancia en el acompañamiento de los ya mencionados Janita Salomé, João Afonso, Manuel Freire… Este último hizo una deliciosa versión de 'Canção de Embalar', mientras que Franciso Fanhais -otro histórico de la canción portuguesa- hizo lo propio con 'Traz Outro Amigo Tambén'.

En la larga velada, Améllia Muge dejo constancia de su sensibilidad en los dos temas que interpretó acompañado por el piano de Filipe Raposo: 'A Cidade' y 'Que Amor Nao Me Engana'.

Amílcar Vasques Díaz (piano) y Luís Pacheco Cunha (violino), Zeca Medeiros, Luísa Amaro, los combativos poemas de José Fanha y, entre otros, los españoles Esther Merino (cantaora) y Antonio Portanet -con letras de Federico García Lorca- contribuyeron a que el concierto conmemorativo no se quedara en un hecho histórico-emotivo. La resistencia hoy también es necesaria a la neodictadura de los mercados. Por algo los portugueses siguen cantando: 'Grândola a tua vontade/Jurei ter por companheira/a sombra duma azinheira/quejá nao sabía a idade'.

Publicado en www.ultimocero.com/

Deja un comentario