Septiembre

al-alba-27sep-loquesomosÁngel Escarpa Sanz. LQSomos. Septiembre 2015

Septiembre huele a las primeras lluvias del otoño, a las primeras hojas de los árboles precipitándose sobre la tierra, donde se pudren y crean el humus necesario para la vida de la vegetación. Me trae el olor de los árboles extinguiéndose, consumiéndose y transformándose -por los efectos de la humedad y del paso del tiempo- para reiniciar en el suelo el eterno ciclo de la vida; el humo de aquellas carboneras de Navarra; todas las imágenes de aquella hermosa película de Montxo Armendáriz (Tasio). Huele ya a las castañas caídas; casi se puede percibir ya el aroma de las setas, de la pana de aquellos hombres y mujeres que se internan en lo más profundo de los bosques para capturar los más exquisitos ejemplares -qué bellas imágenes nos dejó Víctor Erice, con aquel Fernando Fernán Gómez dando lecciones a sus hijas, mientras arranca los preciados frutos al pie de los árboles-, mientras la niebla invade valles y barrancas y en la modesta casa de piedra arde el brezo y se elabora el queso del país.

Septiembre es un mes que huele a tizas esbozando palabras, ideas, sobre las pizarras escolares; huele a lápices, a infancia, a libros de texto; a playas semi abandonadas, tras la deserción de las playas de los últimos veraneantes. Septiembre huele a Salvador, al Palacio de la Moneda, asediado, bombardeado, defendido a ultranza; a Víctor Jara y a aquel Estadio Nacional de Santiago de Chile y…”somos cinco mil”; al río Mapocho, sobre cuyas aguas flotan los asesinados por Pinochet. Me trae ecos de las canciones de Violeta, de Quilapayún; de mujeres trabajadoras chilenas tomando tierras, mientras cantan “A desalambrar”. Septiembre nos trae imágenes, canciones, colores, del trasiego en los días de vendimia. En septiembre de 1967 aún caminaba el Che Guevara más guerrillero por las montañas de Bolivia, intentando levantar hombres.

Decir septiembre, desde hace cuarenta años, también es decir muerte, represión, torturas, carreras en las calles, solidaridad internacional. Septiembre, pues, si bien nos trae olor a pólvora, ecos de disparos en la madrugada, también es un mes, una fecha de siembra: un 27 de septiembre, en España, para vergüenza de ésta, eran fusilados cinco jóvenes. Podremos olvidar sus nombres, pero jamás olvidaremos su gesto de rebeldía. Aunque nada nos podrá ya devolver a los camaradas caídos, y con riesgo de ser condenados por “enaltecimiento del terrorismo”, repetimos aquí una vez más sus nombres y sumamos nuestro compromiso a su compromiso, para que conste nuestra más firme condena hacia los que firmaron el “conforme”, y para los que hoy ocupan los palacios que heredaron del tirano, sin condenar por un solo minuto aquel régimen de terror. Qué la maldición de todos los pueblos de la Tierra les acompañe a unos y a otros hasta más allá de su extinción.

JOSÉ HUMBERTO BAENA ALONSO
JOSÉ LUIS SÁNCHEZ-BRAVO SOLLA
RAMÓN GARCÍA SANZ
JUAN PAREDES MANOT “TXIKI”
ÁNGEL OTAEGUI ETXEBARRIA

“Cuando decidimos empuñar las armas fue porque la única opción restante era someterse a la esclavitud” N. Mandela

Más artículos del autor

#27sep75

Más información relacionada:
Especial en LoQueSomos: 40 años, la generosidad de la resistencia
27-9-1975: Prohibido olvidar/LQSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar