Sobre los recientes atentados en París

826351-french-police-with-protective-shields-walk-in-line-near-the-bataclan-concert-hall-following-fatal-shÁngel Escarpa Sanz. LQSomos. Noviembre2015

¿Son éstos los esperados resultados de las investigaciones que prometieron los USA tras el bárbaro bombardeo del hospital sirio de MSF?

Cuando uno ve la facilidad con que algunas gentes ponen lazos de luto sobre cualquier bandera, aunque sean estos los colores bajo los que se bombardea a las ciudades, no podemos por menos de acordarnos de Gernika, aquel lejano día de abril de 1937. Al poco, ya invadida Francia por los nazis, cuando, ante su famoso Gernika, éstos le preguntaron a Picasso si él había hecho aquello, éste les arrojó a la cara su tremendo: “NO, HAN SIDO USTEDES”.

Estaremos contra todas las guerras, eso que vaya por delante. Lo que ocurre es que los españoles, determinados españoles, sabemos bastante de banderas.

Bajo los colores de esa hermosa bandera tricolor los españoles antifascistas, perdedores de aquella nuestra última guerra civil, combatieron al nazismo, junto a otras gentes francesas, “para liberar Europa del nazismo”, se les dijo. Solo tuvo que transcurrir un año de que la Nueve -en la que se integraban 2000 antifascistas españoles-, con sus carros y jeeps con los nombres de las batallas de Madrid, de Guadalajara y el Ebro pintados sobre sus carrocerías tomaran París, para que aquellos comprendieran que el general Franco resultaba mucho más útil a los aliados en El Pardo que en Nuremberg.

Hay un lugar en nuestros corazones de antifascistas para esos colores, que representan libertad, progreso, fraternidad… 1789, en una palabra.

Pero no olvidaremos que eran esos mismos colores los que ondeaban bajo los cielos de Francia mientras los republicanos españoles perdedores de aquella guerra de hace 80 años eran conducidos, como auténticos delincuentes, a los campos de concentración de Colliure, Argeles sur Mer, Barcares; al Velódromo de Invierno parisino, donde serían tratados como verdaderos malhechores, cuando no entregados a Franco para su posterior ejecución en Madrid o en Montjuich. Para bien o para mal, algunos todavía tenemos memoria y hasta vimos aquella cinta, La batalla de Argel, por lo que no nos sumaremos con tanta facilidad a determinadas pruebas de adhesión para con esa ciudad, por mucho que pese en nosotros la barbarie de los hechos.

Lo que ocurre es que, mientras algunos enarbolan con verdadera devoción esa bandera, que también es la de los Le Pen, aquí no olvidamos la situación del pueblo palestino; no olvidamos Shabra y Chatila; no olvidamos -que Carlos Marx no lo permita- que hace 40 años en estos días los saharauis eran arrojados por el gobierno de Marruecos, cundo no exterminados con fósforo blanco -con el cómplice silencio del “mundo libre”-, a la terrible realidad de los campos de refugiados de la hamada argelina.

Nos duelen esas 129 vidas segadas, pero no nos harán olvidar que, gracias a la cómplice indiferencia de numerosas personas, y a sus “generosos” gobiernos, que hoy salen con esa u otras banderas a las calles de las ciudades del mundo para mostrar en público su solidaridad para con el pueblo francés, su rechazo por el terrorismo, que hacemos nuestro; gracias al cómplice silencio de gobiernos tan “democráticos” como el francés, los pueblos kurdo, iraquí, sirio, libio, palestino, saharaui, y otros que no mencionamos, son ignorados y se debaten entre la guerra y la extinción.

#JeSuisParisBeirutSiriaPalestina…

Más artículos del autor

2 comentarios sobre “Sobre los recientes atentados en París

  • el 22 noviembre, 2015 a las 17:47
    Permalink

    1.- excelente artículo
    2.- algún periodista ‘progre’ se apunta a lo de la responsabiidad histórica del trío de las Azores. Irreflexiblemente algunos aplauden (otros lo usan para pedir se frene su castigo militar, con comparaciones torticeras y haciéndole el juego a tirios y troyanos, yhadistas y sus amos), y no profundizan en el ocultamiento que implica: el terror yihadista sólo sería una reacción vengativa al lento genocidio palestino y la invasión de Afganistán e Iraq (versión oficial del 11S, 11M, 7J y 13N). Actos brutales más o menos incontrolados con referencia limitada al islám radical de AlQaeda, etc, pero ocultando lo principal: la Conexión Occidental, probable inductor a distancia y con rigurosa discreción
    3.- por evidencias circunstanciales hemos de reconstruir el crimen: Libia entregada al yihadismo; territorio yihadsta bajo tutela OTAN con escasísimo hostigamiento militar, en Iraq (kurdistán), respeto estricto en Turquía (santuario y vía de penetración) incluso tras atentados electorales; respeto sionista en posiciones vecinas en el Golán (incluso atención sanitaria a los yihadistas)
    4.- como ha denunciado Podemos: financiación tolerada, con negocios en paraísos fiscales, con la banca internacional y comercio de petroleo con compañías y en países occidentales, sin restricción
    5.- armamento de todo tipo, incluso pesado y blindados, de procedencia no investigada (abundantes Toyota nuevos), muy superior y moderno que el supuesto y pretextado de los restos del ejército de Sadam Hussein (escaso, fragmentario y bajo control de las bandas mercenarias norteamericanas de ocupación y saqueo, ‘Blackwaters’, etc)
    6.- viejuna (antes, falsa bandera anarquista o izquierdista) y mundial estrategia de la tensión. En ese marco estaríamos
    7.- como tantas otras lacras (blanqueo de capitales por redes bancarias, tráfico de armas, drogas, personas…especulación con medicamentos, alimentos, agua…) existen por interés del Sistema capitalista, y de la oligarquía yanqui principalmente
    Quizá no sería fácil, pero podría reducirse al mínimo, si no erradicarse, si las potencias mundiales quisieran. Pero no quieren, evidentemente, ergo…imperialismo, en su fase más decadente y destructiva

    en mi modesta, indocumentada, falible y tendenciosa opinión

    Salud y República!!

    Respuesta

Deja un comentario