Joan Martí. LQS, Octubre 2018 Yo te vigilo, tu me vigilas, ellos nos vigilan. Razones para meterse debajo del edredón. En este momento, alguien te está espiando, puedes estar seguro… Orwell se quedó corto en su pesadilla “1984”, en la que, en un Estado distópico, el Gran Hermano vigilaba y espiaba las anodinas vidas de sus ciudadanos. En cualquier ciudad del mundo, miles de cámaras nos monitorizan en espacios públicos abiertos, da igual que sea Londres, Gandia, Valencia o Nueva York. También las hay en aeropuertos, estaciones de trenes, grandes superficies comerciales, edificios de la administración o de grandes corporaciones…
Continuar leyendo