Entre «perturbados», hipócritas y sofistas anda el juego

La cuántica de la palabra y el discurso disperso y difuso sirven para un roto y para un descosido, para declararse cándidamente «perturbados» o para fabricar artículos creando contenido en los que no se señala a la LUNA monárquica, sino al DEDO

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar