Cinco factores para entender la España preelectoral

Katu Arkonada*. LQS. Marzo 2019

La convocatoria electoral se produce en mitad del juicio contra el independentismo. Un juicio por el delito de rebelión. Una rebelión con votos y urnas en vez de balas y explosivos

«Llámenme clásico, pero sin presupuestos no se puede gobernar»

Con esa frase, Pedro Sánchez, un Presidente que encabeza el gobierno español a pesar de que ni él ni su partido ganaron las elecciones (tras la moción de censura contra M. Rajoy), ha convocado a elecciones generales en España el 28 de abril, un mes antes que las elecciones municipales y europeas del 26 de mayo. Todo ello tras no reunir una mayoría parlamentaría que le permitiera aprobar los presupuestos para 2019.

La derrota en la votación presupuestaria ha tenido 2 bloques parlamentarios como actores principales, la derecha española, y el independentismo catalán, que se ha negado a negociar unos presupuestos para España si no se garantizaba una negociación sobre el derecho de autodeterminación para Catalunya.

Pero son al menos 5 los factores que permiten entender que está pasando en una España que va a vivir sus terceras elecciones generales en poco más de 3 años.

El primer factor es el propio PSOE. Las elecciones en Andalucía, feudo histórico del PSOE, han visibilizado una realidad: los votantes de centro-izquierda están desencantados, y, sobre todo, desmovilizados. El liderazgo de Sánchez decae al interior, pero también al exterior, como lo demuestra el no haber podido liderar una posición común respecto de Venezuela al interior de la Unión Europea.

Como segundo elemento de análisis tenemos el bloque de la derecha. Un PP resentido por la moción de censura, la primera exitosa de la historia parlamentaria española, que, aunque tiene certeza que va a perder escaños si se repiten las elecciones, sabe que podría volver a gobernar con Pablo Casado de la mano de Albert Rivera, dos caras jóvenes y frescas de la derecha española. Eso si Ciudadanos no supera en número de votos y/o escaños al Partido Popular, algo que tampoco se puede descartar a priori, pues las encuestas preliminares, antes de este escenario de convocatoria electoral, dan a cada uno de los dos partidos de la derecha en torno al 20% de la intención de voto.

Pero para llegar al 50% de los escaños que le permitirían gobernar, la derecha tradicional del PP y la nueva-vieja derecha de Ciudadanos, necesitan el 10% que marcan las encuestan a la ultraderecha de Vox. Un partido con vínculos con Trump, Bolsonaro, Salvini y la internacional populista de ultraderecha de Steve Bannon, cuya irrupción electoral ya ha permitido que la derecha gobierne en Andalucía (donde sacaron el 11% de los votos). Este es el tercer factor, una ultraderecha recargada y en pie de guerra contra la ideología de género y el marxismo cultural, que va a entrar con fuerza en las elecciones de abril primero, y un mes después, en los municipios españoles y Parlamento Europeo.

En cuarto lugar, pero como uno de los responsables principales de la posible vuelta de la derecha al gobierno de España, tenemos a Podemos. Un partido que era la esperanza de la izquierda española, y europea, y va a terminar, bajo la fórmula de Unidos Podemos, volviendo a los porcentajes que tuvo la mejor Izquierda Unida de Julia Anguita (10-15%). No parece que entre PSOE y Podemos junto a las confluencias vayan a sumar más del 40% de los votos. En español castizo se diría que para ese viaje no hacían falta tantas alforjas. Es más, la ruptura de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, que no es solo de egos, sino ideológica, puede terminar haciendo que en mayo se pierda la alcaldía que gobierna Manuela Carmena, y no se gane la Comunidad de Madrid.

Finalmente, el factor Catalunya. La convocatoria electoral se produce en mitad del juicio contra el independentismo. Un juicio por el delito de rebelión. Una rebelión con votos y urnas en vez de balas y explosivos. Una rebelión pacífica y democrática de un pueblo que solo pide poder decidir si quieren ser soberanos en una Europa donde el poder sigue dependiendo de los estados-nación, y la única vía para transitar hacia la justicia social es recuperando, al menos parcialmente, la soberanía. La fiscalía solicita 16, 17 y 25 años de cárcel para los principales líderes del proceso catalán, parlamentarios y dirigentes sociales (en España, un asesinato es castigado con entre 15 y 20 años de cárcel).

Y aunque nadie, salvo Vox, quería estas elecciones, el PSOE siente que no es tan mal momento con un PP desgastado por Vox, un Ciudadanos que tiene dificultades para distanciarse de una ultraderecha gracias a la cual gobiernan en Andalucía, y un Podemos desgarrado por sus conflictos internos.

La derecha por su parte, hará de Catalunya y Venezuela 2 de los ejes discursivos de su campaña.

Aunque todavía es incierto el resultado electoral, dos son las opciones más plausibles para formar gobierno. O bien una mayoría absoluta de la derecha y ultraderecha españolas, que le dé la presidencia a Pablo Casado del PP o Albert Rivera de Ciudadanos, apoyados por Vox, o bien si no se llegara a esa mayoría, un gobierno de “centro” entre PSOE y Ciudadanos, en caso de que el PSOE logre movilizar suficiente voto del miedo para que no se repita lo sucedido en Andalucía.

Esta segunda opción sería, sin ninguna duda, la deseable para las élites políticas y económicas que gobiernan España (empezando por los bancos), que siguen buscando su Macron español.

* Diplomado en Políticas Públicas. Ex asesor del Viceministerio de Planificación Estratégica y de la Cancillería de Bolivia. Miembro de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad. @katuarkonada
– Ilustración de Acacio Puig

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Ayer y hoy contra Cataluña

René Albarracín. LQS. Febrero 2019

José Antonio Primo de Rivera (Rivera, sí, providencial coincidencia, Dios sea alabado y planchado) encabezó en octubre de 1934 una manifestación contra Cataluña en la Puerta del Sol de Madrid. Sus sucesores, seguidores y parientes políticos próximos de hoy encabezaron el domingo día 10, en la Plaza de Colón, otra manifestación y también contra Cataluña, y contra el diálogo con los catalanes. Diálogo por cierto que habría de desarrollarse en español, claro, ya que los catalanes saben español pero los españoles no saben catalán.
En la citada plaza madrileña oímos a cabecillas y manifestantes eso de que “hay que defender la Constitución” (la suya, claro, la monárquica, la del arbitrario y autoritario 155).
Otro pariente lejano en el tiempo y no tan lejano en el sentir de muchos de los asistentes, Adolfo Hitler, afirmó en septiembre de 1930, en Leipzig que “para llegar al poder solo utilizaremos medios constitucionales”. Me pregunto si la constitución alemana de la época tenía también su artículo 155 o su artículo 8.

Pedro Sánchez se llama tonto a sí mismo
En referencia a esa misma manifestación franco/fascista, el jefe de gobierno español, Pedro Sánchez, dijo el mismo 10, que “se concentran contra una persona (en alusión a sí mismo) que permaneció al lado del gobierno del PP en el 155”. Y uno se pregunta: ¿Es tonto Pedro Sánchez?, ¿Quiere reivindicar su patriotismo modelo 155?, ¿Quiere despertar la conmiseración y atraer por vía de la caridad bien e entendida la simpatía de los concentrados? Perplejo me tiene, que diría aquél.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

La Marcha Parda a Madrid-2019 versus la Marcha de la Dignidad-2014

Acacio Puig. LQS. Febrero 2019

El 11 de febrero, fotos, cifras y polémicas varias en torno al resultado de la Marcha Parda a Madrid del domingo 10 de febrero

Fotos de familia, desavenencias fotográficas entre los partidos participantes, soflamas brutales de los nuevos jóvenes líderes inflamados de patrioterismo…y cuidadosa elección de Albert Rivera al posar junto a notables como Vargas Llosa y le petit Manuel Valls.

Las consignas las esperadas, los ¡vivas!, extensibles a las fuerzas del orden (policías varias y guardia civil), el objetivo común el “echar al traidor y okupa… y convocar de inmediato nuevas elecciones generales”.
Y mucha ¡España-España!
En cuanto a participación, los medios de la derecha dan por cierta la cifra de 200.000 participantes que acordaron los convocantes y transmitieron a sus voceros (hace apenas una hora, en COPE se consideraba ridícula la de 45.000 proporcionada por la Delegación de Gobierno.

Para quienes participamos en 2014 en la Marcha de la Dignidad, que también Concluyó en Colón-Madrid (pero que a diferencia de esta fue muy hostigada por antidisturbios, con saldo de 40 detenidos y ejemplar expresión de dignidad a cargo del Coro de la Solfónika) la irritación de la derecha ante las cifras dadas oficialmente, no puede por menos que provocar nuestra hilaridad.

En nuestro caso, la Dirección de Gobierno dio inicialmente 50.000 participantes, cifra que durante la noche redujo a 35.000. Aquello sí que fue una falsificación controlada e impuesta por el gobierno Rajoy del PP.
Pero como es lógico en “su” lógica, las apreciaciones de los medios de la derecha consideraron incluso aquella cifra exagerada.

Las cifras de las Direcciones de Gobierno solo son fiables para la derecha, cuando hablan de “la dirección de SU gobierno”…
Pero Nosotr@s, la izquierda social, somos de los que aún no hemos “localizado” a nuestro Gobierno, desde luego.

Sin embargo, basta con comparar medios materiales empleados en una y otra convocatoria y resultados fotográficos, para aproximarse a la verdad.

La convocatoria de la derechona no ha escatimado en la contratación de buses, ofrecidos gratuitamente, en régimen de barra libre “hasta que se acabe el presupuesto”. Concentración geográficamente próxima a los distritos electorales por excelencia de su gente… de modo que acertaba Casado cuando felicitaba a quienes “bajaron de sus balcones” (la consigna también nos suena a los manifestantes de izquierda…y es que la imaginación conservadora tiene muy poco vuelo).

La convocatoria de 2014 contó esencialmente con las columnas que marcharon a pie desde diversos puntos del país, con algún bus que aproximó hasta Somosierra a participantes procedentes de muy lejanas regiones del norte y contó con los efectivos de pueblo madrileño (trabajador@s, asalariados de todas las clases).

Y desde luego que la participación en 2014 fue enormemente mayor que la que el pasado 10 de febrero ha vertebrado la “nueva cruzada de la Reconquista”…
¿Fuimos entonces unos 300.000 los movilizados en 2014 o quizá incluso unos 400.000? ¡Da mucha risa!.

Y sin embargo, la convergencia de PP, Vox, C’s y los de siempre (España 2000, FE, FE-JONS…) con su acto de “afirmación nazional”, configuran la amenaza de un “cuatrienio negro” con ecos del que marcó durante los años 33-34 la vida política de la Segunda República bajo batuta de la CEDA, origen de involuciones, represión y conspiraciones golpistas.

De modo que atención a próximos acontecimientos (desde los juicios farsa a los independentistas catalanes, a la próxima huelga feminista de marzo y la evolución de las mareas de pensionistas, sanidad y otras) y desde luego atención a las próximas convocatorias electorales de mayo.

Ellos, los señoritos de “la Reconquista” usan un muy tosco “trazo grueso”.
Las diferentes familias de izquierda y centro-izquierda quizá estemos extremando el trazo fino… exagerando la finezza, que dicen en Italia.
De modo que ¡ojo! Que aún estamos a tiempo.

* Acacio Puig, artista plástico y pensionista. Histórico militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista. Es editor del blog Afinidades Anticapitalistas

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

La derecha española es neo franquista: su lenguaje les delata

Acacio Puig. LQS. Febrero 2019

El domingo 10 de febrero –seis días antes del 83 aniversario de la victoria electoral del Frente Popular- la derecha neo franquista se manifestará en Madrid bajo el denominador común de “Echar a Sánchez”

Juntos, como no podía ser de otro modo el PP, C’s y Vox, fletarán también autobuses en pro de su ceremonia de la confusión y voluntad de regresión política hacia pardos paisajes de trágico recuerdo.

De su exasperación verbal –terrorismo verbal- a la versión de “echar a Sánchez a una cuneta” no hay tanta distancia como parece. Pero es lógico. Nunca atendió la socialdemocracia el sabio refrán de “a perro mordedor, cadena corta” y… ¡se crecen! Máxime ahora que son todos ellos monárquicos y constitucionalistas.

Poca importancia dan estos sujetos a una política encharcada en la corrupción, la fuga de capitales (hoy daban suelta de la cárcel a Zaplana –está malito de leucemia- porque ya le han decomisado 16 millones de euros que cobijaba en paraísos fiscales y no piensan que vaya a darse a la fuga) la contrarreforma laboral (paro, precariedad, brecha salarial instituida) y ley mordaza con todos los efectos colaterales habidos en políticas de desahucio y desatención cruel a la emigración que cruza el estrecho (en 2018 “solo” se ahogaron algo más de 1000 personas informaba –indignada Solidaridad Internacional).

…Pero estos señoritos neo-falangistas quieren apretar más la bota malaya a gente que huye de guerras y miseria provocadas por la depredación democrática del continente africano.

Felices el PP, C’s y Vox con el alibí encontrado en la bicha de la política soberanista y decididos a irrumpir en Catalunya otra vez con el 155, estos incendiarios no parecen necesitar más política que la practicada por el PP…pero más ¡a lo bestia! y a falta de Batasuna…buenas son las barretinas y las sardanas para ensañarse, ponerse gallitos y patriotas…siempre a lo militarote de rancia estirpe: España una: ¡Señor! ¡Sí, Señor!

Lo peor es el complemento de barones del PSOE (no podía faltarles Alfonso Guerra echando unas parrafadas de aliento) que también se calientan y alteran en demasía con los tímidos ensayos de buscar soluciones políticas a la crisis catalana, recurriendo a medidas tan obvias como la búsqueda de un relator, en definitiva un arbitraje, que modere los primeros encuentros políticos. Unos barones que objetivamente y es triste decirlo, se alinean con los manifestantes del domingo en Madrid…ese pueblo de “españoles, solo españoles” que vislumbra Albert Rivera mientras vuelve la cara al sol.

Y sin embargo, con un mínimo de coraje y voluntad política, partidos con pedigree criminal –lo dijo la judicatura sobre el PP ante los escándalos Gurtel y demás- o con nostalgias joseantonianas, deberían regenerarse a fondo o bien ser excluidos del panorama político de este país.
Pero ¿como extrañarnos en el terruño del Valle de los Caídos, y de la histórica legalidad de organizaciones que participan históricamente en elecciones como ocurre con Falange en diversas variantes?
Ahora vuelven, con refuerzos, inquina, odio y basura a cuestas.
¿Hasta cuando?

* Acacio Puig, artista plástico y pensionista. Histórico militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista. Es editor del blog Afinidades Anticapitalistas

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Régimen del 78: los pilares de carga y el huevo maduro

Alejandro Pacheco. LQS. Enero 2019

La Transición impuso un modelo autoritario de democracia. El código penal y la coerción son el alma del régimen del 78…

Desde febrero de 1981, cuando la coreografía de golpe de Estado de Tejero coronó la Transición, la vida política de España era un suave balanceo de corrientes entre dos orillas: el PP y el PSOE. Los pilares de la treta. A los lados, nada. En el medio está la virtud. La exaltación del centro. Aún hoy, en las encuestas, una gran parte de la población se define como centro: centro derecha, centro izquierda, siempre centro. Si no eres centro, pierdes. Si no eres centro, no lo digas. Si te preguntan: centro. La virtud del centro, la tontuna del centro. Hasta hace un rato…

Física elemental: A medida que los dos pilares que soportan una carga se aproximan hasta convertirse prácticamente en uno solo y la masa soportada se expande horizontalmente, la capacidad de sustentación disminuye y aparecen derrumbes de carga a ambos lados. Se hace necesario entonces aumentar el número de elementos sustentantes en los puntos de quiebra; es decir, a derecha e izquierda.

PP y PSOE se han acercado tanto que han llegado a ser lo mismo. Salvo detalles estéticos y accesorios, sus políticas de gobierno han sido esencialmente las mismas, puesto que obedecen a los mismos intereses y los mismos patrones: iBEX35, unión europea, fondos de inversión, coaliciones y compromisos internacionales… La crisis ha reducido sus márgenes de maniobra porque ha reducido lo que era su base social principal, aquellos que se miraban al espejo y veían a un tipo con clase (media). A medida que su capacidad de consumo menguaba y caían al barranco de los marginados; a medida que, de la fantasía del Estado del bienestar, pasaban al estado de malestar permanente, y se veían como lo que eran: trabajadores pobres y precarios, abandonados por un Estado que mantenía su meliflua retórica paternalista; a medida que todo eso pasaba, el descontento, la insatisfacción, el distanciamiento y la incredulidad han crecido. Y con ellos, la crítica, la rebeldía, la acción de protesta o reivindicación.

La mendicidad respecto al Estado se mantiene bastante intacta, por desgracia. Unos, le piden más dureza, más fortaleza, más orden, para vencer el miedo. Otros le piden más caridad, un poquito de compasión. Unos y otros, le siguen pidiendo el milagro. La fe es así de adictiva. Pero la caridad cuesta dinero y, por otra parte, los poderosos también tienen miedo, de modo que es la primera opción, la represión, la que se impone.

La Transición impuso un modelo autoritario de democracia. Tres apuntes al respecto: uno, la idea de democracia negociada y concedida desde las instituciones del Estado y sus prohombres; dos, el miedo como mecanismo de aceptación; tres, la idea de que más que un conjunto de derechos a ejercer en libertad, es un conjunto de obligaciones a respetar. El código penal y la coerción son el alma del régimen del 78.

El sustrato cultural, iconográfico, identitario, de lo español mantiene vivas sus raíces franquistas puesto que, en lugar de combatirse, se han normalizado y reproducido. Lo que siempre ha estado ahí, se ha desplegado ahora. Como la yema y la clara del huevo, dos elementos aparentemente homogéneos y únicos, se diferencian hasta convertirse en plumas, alas, patas, pico, órganos, etc. cuando se dan las condiciones adecuadas… Así ha pasado con la derecha: todo estaba dentro, pero ahora toca diferenciarse y aparece “la extrema derecha”. ¿Cuáles han sido “las condiciones adecuadas”? Que hacían falta. ¿Para qué? Como punta de lanza de la tendencia global derechizante y, a la vez, para apuntalar más por la derecha el edificio en crisis, la monarquía del 78, aumentando su base de sustentación. De hecho se ha integrado con normalidad en lo que se ha autodefinido como bloque constitucionalista: PSOE, PP, C´s y VOX, cuyos rasgos comunes son la unidad de España, la negación del derecho a decidir y la autodeterminación, la judicialización (y militarización) de la política, la politización de la justicia, la exaltación de los cuerpos represivos, la criminalización de la disidencia, la censura, la obediencia al IBEX35 y el acérrimo vasallaje monárquico. El constitucionalismo del 78 es, ni más ni menos, que antidemocracia.

El peso del edificio se desplaza a la derecha, pero esa zona, como siempre, está bien apuntalada y cómoda. Son el dinero y el poder. El principal problema le viene de la izquierda, de la movilización social progresista, de las consultas populares que cuestionan la monarquía, de los que hacen bandera de la democracia real, la autodeterminación y el derecho a decidir sobre todo. Ahí sí necesita el Régimen encontrar puntales que lo sustenten. ¿Lo tienen ya? En parte, sí. Del todo, no. Hablamos de sectores importantes de Podemos, la apoteosis del sí pero no y del no pero sí. Han abandonado por completo la movilización como generador de fuerza y conquista políticas, se han acomodado a las reglas del figurante parlamentario, subalterno del PSOE, incapaz de nada sin él. Hablan del “orden” y de “la bandera”, de recuperar y defender las instituciones… En los momentos más críticos para la monarquía del 78 (1 de octubre, por ejemplo) se han puesto de su parte, descalificando las iniciativas democrático-rupturistas, nadando entre dos aguas y apoyando de hecho el statu quo constitucional, con apenas algunas críticas formales e inanes. Ese sector de Podemos es el puntal de izquierda del Régimen, y éste lo necesita, lo alimenta y lo alimentará.

Claro que no todo es así, hay muchas más militancias y militantes. Nada está cerrado. La crisis de la monarquía es real. No sabemos cómo evolucionará, pero sabemos que hay que seguir empujando, como dice L’Estaca, hasta que caiga y lo haga por obra y en beneficio de la mayoría social, rebelde y libre.

* Miembro de la Asamblea de Redacción de LoQueSomos
Más artículos de Alejandro Pacheco

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Andalucía 3 de diciembre, fin de las elecciones

Acacio Puig*. LQS. Diciembre 2018

La pérdida de apoyos en ciudades como Cádiz en que se tiene el gobierno municipal, debe dar que pensar no tanto en las palabras como en los hechos, en los cambios progresistas reales y en las soluciones ofrecidas a “los condenados de la tierra”

Es probable que amplios sectores del anarcosindicalismo histórico andaluz (y por extensión, “del abstencionismo militante”) feliciten el millón y medio de personas que no votó ayer en la Comunidad Andaluza. No es nuestro caso pues consideramos muy graves los estancamientos organizativos e impasses de la movilización en esa maltratada región; se trata de un estancamiento que afecta al conjunto de organizaciones obreras, campesinas y populares andaluzas.
La “desafección” política va unida pues a la desafección “social” de sectores crecientes de población progresivamente laminados por el paro, precariedad y miseria, una situación grave que no acierta a camuflar ferias ni carnavales.

Durante los próximos meses se hablará mucho de los resultados electorales del día 2 de diciembre, de modo que estas notas son solo una aproximación en caliente al hilo de lo acontecido y una demanda de profunda reconsideración colectiva, más allá de formulas explicativas redondas, mágicas, inoperantes.

El batacazo socialdemócrata y su pérdida de cuatrocientos mil apoyos y unos 10 escaños respecto a 2015 va mucho más allá de las consideraciones de compañeros socialistas de a pié (“Susana no ha ilusionado”, “el escándalo de los Eres pasa factura”…). No, se trata de una avería muy seria del motor de los viejos barones y de la renuncia de Susana Díaz a cualquier proyecto de reconsideración del bla-bla-bla agotado y degradado por la inercia y el deslizamiento hacia políticas de derecha. Deslizamiento en los hechos y bien ajeno a su pretensión de “Andalucía va bien”.

Adelante Andalucía fijó adecuadamente la alianza de lo más saludable de la izquierda y se dotó de un buen programa (tan bueno que los tertulianos de toda laya lo han venido denunciando en medios como “un programa comunista a lo nor-coreano”).
Pero no basta un buen programa –extenso pero quizá frágil en lo referente al establecimiento de prioridades. Hubiera sido necesario durante estos años que los 15 diputados que logró Podemos en 2015 y los 5 de IULV/CA (la Alianza se ha traducido en solo 17 para Adelante y una pérdida de casi 300.000 apoyos) hubieran demostrado su entidad como IMPRESCINDIBLES para el cambio social que necesitan las fuerzas del trabajo en la Comunidad.
Y eso no lo suplen “liderazgos”, “ilusiones”, ni buenos discursos. Tampoco la propaganda de un buen programa. La pérdida de apoyos en ciudades como Cádiz en que se tiene el gobierno municipal, debe dar que pensar no tanto en las palabras como en los hechos, en los cambios progresistas reales y en las soluciones ofrecidas a “los condenados de la tierra”.
Las ilusiones son como los “enamoramientos” se deterioran si no se retroalimentan con hechos.

En cuanto al dragón de tres cabezas con que bufa la derecha y que se ha hecho con la mayoría parlamentaria en Andalucía ¿Qué decir?
La ampliación de apoyos a las candidaturas de la derecha nos parece esencialmente más una redistribución de electores que un éxito social. De hecho PP, Cs y Vox han logrado unos 40.000 apoyos más que en el año 2015, aunque pasen de los 42 parlamentarios obtenidos en 2015 a los 59 actuales y con ellos –si se “apañan”, asunto facilón- consolidarán un nuevo gobierno en la Comunidad.

La exacerbada competencia reaccionaria establecida entre PP, Cs y Vox ha redundado por ejemplo en un compartir xenofobia especialmente en provincias como Almería –tan dependiente del subproletariado emigrante- en que logran 8 parlamentarios frente a los 6 de 2015 y apalancan casi 30.000 votos más que entonces. Pero también en demostrarse quien “tiene más larga la españolidad”.

Sin embargo su próxima gobernanza andaluza -que celebran ya como corresponde a señas de identidad compartidas y antaño subsumidas en la “casa común” liderada por Génova- incrementará los problemas de hombres y mujeres que viven de su trabajo y que quizá se vean obligados a sacudirse de encima el dolor y la adormidera…y a organizarse sindical, social y políticamente, para tomar en sus manos su futuro y el de sus hijos.
El fenómeno Vox y los alaridos mediáticos sobre la emergencia de la “extrema derecha” -por lo señalado anteriormente- no nos resulta un fenómeno sorprendente.
En sincronía con factores exógenos (la derechización de las derechas en toda Europa y EEUU) y endógenos (el eco del “yugo y las flechas” que en buena medida solo maquilló la transición y la constitución de 1978) se hace visible con la vieja pretensión de aquel triste “Una-Grande-Libre” o bien “Limpia-Fija y da Esplendor”.

En fin, parece preciso considerar la recomendación del compañero Raúl Zibechi en su reciente artículo Las estrategias no son para siempre (1) sobre la deriva derechista en América Latina:
“Recuperar, no imitar, aquel rico universo proletario que contaba con sindicatos, ateneos, cooperativas, teatro popular, universidades populares y bibliotecas, en un amplio abanico de iniciativas que incluían la defensa del trabajo, la organización del tiempo libre y del consumo, la formación y la diversión. Todo ello por fuera de los cauces del Estado y del mercado. La clase podía hacer toda su vida, menos el horario de trabajo, en espacios auto-controlados (…) que ese mundo nuestro crezca y que pongamos en ese crecimiento lo mejor de nuestras fuerzas. (Si además de todo esto, vamos a las elecciones y las ganamos, mejor aún)”.

Nota:
1.- Las estrategias no son para siempre

* Acacio Puig, artista plástico y pensionista. Histórico militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista. Es editor del blog Afinidades Anticapitalistas

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Andaluces de Jaén, aceituneros altivos…

Joan Martí*. LQS. Diciembre 2018

¿De quien de quien son estos olivos? Un proceso de abducción colectiva.

Hace unos días en el coloquio de la presentación en Gandía del documental “Leo a la vida”, referíamos el distinto tipo de analfabetismo posible en la sociedad occidental; absoluto, digital, comunicacional, funcional, político…

El triunfo de la derecha y la extrema derecha en Andalucía, elegida por miles de votos de sectores sociales desfavorecidos y la caída electoral de la izquierda, da idea de la real esclavización de la mente en los inicios del siglo XXI, consecuencia del control mediático dominado y gestionado por el poder económico real actuando sobre sus víctimas para evitar que estas se rebelan contra un orden social intrínsecamente inhumano y explotador.

Esta domesticación se basa en la manipulación de la actividad cerebral, tanto psicológica como fisiológica. Dicen los sociólogos que el factor psicológico-mental se relaciona con la interiorización -a menudo conflictiva- de la explotación, opresión y discriminación desde el orden social existente, así como de sus tradiciones, normas y valores, es decir, de su ideología. Este control lo imponen con la manipulación mediático-tecnológica de las mentes de quienes no han logrado adaptarse psicológicamente al actual orden social vigente, y también a los que rechazan y se rebelan contra la esclavitud en todas sus formas. Pero, curiosamente, la mayoría de los que son víctimas de esta “esclavitud” socia (y están obligados a vender su fuerza de trabajo y capacidad de consumo, y su existencia está enmarcada dentro de la determinación ajena), son los mismos que más decididamente defienden al sistema explotador y opresor del que son víctimas, que es también el ejercido contra sus compañeros de clase o sector desfavorecido. Y aquí aparece la prestidigitación social, casi cosa de magia, porque el enemigo para ellos no son los banqueros, sino los que vienen en patera a disfrutar del bienestar social que parece –creen- que les regalan sus opresores, porque estos sujetos-votantes han interiorizado plenamente su condición dependiente en un entorno económico, financiero, jurídico, político, social y moral dominado por una cada vez más reducida clase social, propietaria de los medios de producción y (ahora) de comunicación, y escondida detrás de un “intermediario anónimo”, que es el mercado. La interiorización de esta moderna esclavitud objetiva y su reproducción constante en la psique de sus integrantes, que también afecta a su comportamiento, es condición imprescindible para la continuidad y funcionamiento sin obstáculos del sistema que se presenta asimismo como libre y democrático.

En tiempos de crisis, como la que experimentamos hoy, las consecuencias sociales son funestas, al estar provocadas por la necesidad de supervivencia: competencia feroz, brutal reducción de puestos de trabajo y del gasto social, y el coste humano y financiero del militarismo, pero todo ello es mantenido, vivido y celebrado por los propios “esclavos” trabajadores-consumidores y el ejército de reserva de trabajadores a escala mundial.

Después de 40 años del control absoluto y omnímodo de la administración autonómica y periférica local (ayuntamientos y diputaciones) de Andalucía y, en grandes períodos, de la administración del estado central, el PSOE no solo no ha conseguido cambiar sustancialmente las condiciones de vida de los andaluces, sino que, al contrario de lo que cantó el poeta, si bien los olivos continúan siendo propiedad de los de siempre, es lo cierto que ya no quedan andaluces de Jaén, aceituneros altivos…

Más artículos del autor
* LQSomos en Red
– Ilustaración de J.Kalvellido

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

El juego parlamentario

Juan Gabalaui*. LQS. Junio 2018

El cambio está en las personas que habitan los barrios y los pueblos, en la manera de organizarnos y relacionarnos. El cambio está en la capacidad para crear espacios autogestionados y horizontales, en crear relaciones de colaboración, en tomar decisiones de manera colectiva generando estructuras de participación directa

Si valoramos exclusivamente el juego parlamentario, la moción de censura era necesaria. Había razones suficientes para ella. La continuidad de un partido en el gobierno, involucrado en decenas de casos de corrupción, no puede ser nunca una opción. Aunque hasta estos momentos lo haya sido. No solo por la sentencia de la Gürtel sino por la indecencia en la gestión de las instituciones públicas a lo largo de las últimas décadas. Y no solo por la corrupción sino también por los ataques a la libertad de expresión, la utilización de la justicia para amedrentar, criminalizar y silenciar a los que disienten y la aprobación de medidas legales tendentes a la represión. El juego parlamentario tiene sus tiempos que no corren en paralelo a las necesidades de las personas sino a los intereses partidistas. Si fuera por las necesidades del pueblo, en relación a la situación económica, laboral y social, Mariano no hubiera llegado al verano del 2012.

Si algo caracteriza a este juego es el cambio de cromos. Teníamos a Mariano Rajoy. Ahora a Pedro Sánchez. Mientras, las políticas económicas seguirán su curso de forma independiente a los nombres. Los cuerpos policiales seguirán teniendo unidades de represión de los movimientos sociales. Las decisiones las seguirán tomando pequeños grupos de personas lejos de las necesidades reales de la gran mayoría. Los trabajos seguirán funcionando como modernos espacios de explotación y autoexplotación. Las palabras seguirán buscando colonizar las mentes y no cambiar las realidades. Desconectadas de los hechos y del cambio se convierten en peligrosas armas de destrucción masiva del pensamiento propio y colectivo, canalizando las acciones subversivas a espacios más controlados e inofensivos que aseguran el mantenimiento del estado de las cosas más allá de los presuntuosos discursos que se ofrecen en los parlamentos.

Podemos es un claro ejemplo de cómo el parlamentarismo domestica e inmoviliza a los insurrectos o a los que están en camino de ello. Las redes sociales les permiten debatir, argumentar, crear grupos de discusión, diseñar alternativas y hacer propuestas sin ningún impacto en la vida real. Ese juego narcisista que fortalece los egos. Se favorece que los militantes tomen decisiones en el salón de sus casas, pulsando el touchpad de su ordenador o la pantalla táctil de su móvil. Unas decisiones sobre las decisiones previas que el grupo hegemónico dentro de Podemos decide. La ilusión de decidir. La participación en este tipo de espacios ahoga el espíritu de cambio y tiende al conformismo. Este tipo de militancia, muy deliberativa pero sin impacto en la cotidianeidad, favorece que un pequeño grupo domine el partido y lo convierta en algo que está más que visto: personalista, vertical y autoritario. La gente hace lo que ha aprendido, lo que esta sociedad les ha enseñado. Es decir, confiar en un líder, en alguien que sabe lo que necesitan y que en su ausencia se sienten perdidos. Al final les dan las llaves del castillo.

La creencia de que la participación en los parlamentos es la vía para cambiar las cosas ha sido rebatida históricamente. En cuestión de cuatro años se puede comprobar en qué se ha convertido Podemos. La única singularidad [o pobre imitación de las asambleas del 15M] con la que nacieron, los Círculos, fueron desmantelados rápidamente. Eso de que la gente se reuniera en sus barrios y se convirtiera en motor del movimiento no fue bien visto por el núcleo irradiador con Pablo Iglesias, Errejón y Monedero a la cabeza. Este último dijo de los Círculos que eran el corazón de Podemos [esto son palabras]. Después de haberlos condenados a la irrelevancia [esto son hechos]. El parlamentarismo es el juego de las palabras, de los grandes discursos que no van dirigidos al cambio social sino a la adhesión política. Una adhesión que no va dirigida al, de nuevo, cambio social, sino a alcanzar el poder. Queda bonito decir que la gente tiene que decidir pero en esos ayuntamientos que llaman del cambio siguen decidiendo los concejales de los partidos cercanos a Podemos, que han recuperado el municipalismo para seguir cometiendo los mismos errores que se cometieron en las anteriores experiencias municipalistas. Si el poder es del pueblo, hay que dárselo al pueblo y no crear una plataforma informática de presupuestos participativos.

La moción de censura ha ocupado las primeras planas de los periódicos con la competencia inesperada de la dimisión de Zidane. Y ha salido adelante. Para cambiar y que no cambie nada. Esta paradoja es una acompañante habitual del juego parlamentario. Ninguno de los partidos políticos tiene la capacidad [ni el interés] de cambiar el modelo económico y social y avanzar hacia sociedades autogestionadas, con participación directa, feministas, antirracistas, ecologistas y cooperativas. Esto está lejos de cualquiera de los programas políticos de estos partidos por lo que nos espera más de lo mismo. El cambio está en las personas que habitan los barrios y los pueblos, en la manera de organizarnos y relacionarnos. El cambio está en la capacidad para crear espacios autogestionados y horizontales, en crear relaciones de colaboración, en tomar decisiones de manera colectiva generando estructuras de participación directa. Crecer desde abajo para ir removiendo los cimientos de un sistema que nos aprisiona.

Más artículos del autor
* El Kaleidoskopio
@gabalaui

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Cataluña y la ocurrencia del PSOE

White Zombi. LQSomos. Agosto 2017

El PSOE de siempre (no hay otro) va de ocurrencias a las que llama “conceptos”, más bien concetos. La penúltima ocurrencia de P. S. (sí, ese, el hortera de la demagogia) es eso de la plurinacionalidad, tomado por cierto de la Bolivia actual. Pues sí, tío, te lo digo, se me acaba de ocurrir, semos un país… (atención) plurinacional: ¿Qué? Pasmado que te has quedado. ¿Qué significa eso? En realidad, nada, pero nos puede servir durante un par de meses o un par de semanas. Para vacilar, ya tú me entiendes.

¿Y mientras, qué? Mientras, aceptamos la intervención masiva de la Guardia Civil en Cataluña en calidad de cuerpo militar (como han afirmado determinados guardias civiles) para impedir y criminalizar la expresión democrática en las urnas del pueblo catalán.

La improvisación lenguaraz, la ocurrencia cutre, el bla, bla, bla mediocre y pelma no cambia la realidad del PSOE-GAL, del PSOE de la tortura, el paro y la OTAN, del PSOE de los cambios constitucionales a espaldas de la ciudadanía y en alianza de hierro con el PP, del PSOE que propició un nuevo gobierno de Rajoy, a quien salvó el otro día y sin ir más lejos, del apuro de la moción de censura, mediante una bien medida abstención positiva (positiva para Rajoy, el don Corleone español).

Y ahora, señoras y señores, lo dicho, la ocurrencia del día: la plurinacionalidad (¿quizás la pluriestupidez?) que no se creen ni los que tienen el carné con la cuota al día.

En fin, que al Corte Inglés se le ocurrencionan mejores.

Referéndum = Voto para decidir
#DerechoADecidir #Catalunya #ReferendumCAT #RepúblicaCatalana #1Oct

Cornellà de Llobregat: perpetuando franquismo

Redacción*. LQSomos. Mayo 2017

El PSC vota conjuntamente con el PP y Ciudadanos en contra de la retirada del título franquista de alcaldesa perpetua de Cornellà de Llobregat de la virgen del Rosario.

Ante lo ocurrido en el Pleno del 29 de abril del Ayuntamiento de Cornellà de Llobregat queríamos expresar lo siguiente:

A algunos les ha ofendido o asustado más el hecho de que el cuerpo de esta moción sea planteado por una entidad de ateos que su contenido, que está tan lleno de verdad histórica que nadie puede negarlo a no ser que sea negacionista. Vaya por delante que el ateo como cualquier otro ser humano es susceptible de tener corazón, conciencia y altos valores éticos y morales, eso no lo da dios, lo da la humanidad y la educación. Puede haber creyentes a favor de la pena de muerte y ateos contrarios, creyentes machistas y homófobos y ateos que no, creyentes a favor de fiestas que maltratan animales y ateos que no, creyentes que perdonan la pederastia y ateos que no, creyentes a los que no le importa que Iglesia y cargos públicos y de confianza se lo lleven crudo y ateos que no, creyentes que están a favor de la injerencia de sus religiones en la vida política, administrativa y pública y ateos que no. Y esa es la gran cuestión, pues no se debe permitir que cualquier grupo religioso se constituya en lobby en contra de los intereses generales de la ciudadanía. Eso es inadmisible seas creyente o ateo. Y en esta moción más allá del estado laico que es uno de nuestros objetivos, se pide una cosa muy concreta que no debe ofender, asustar, ni preocupar ni a políticos, ni a votantes, que es la retirada de un cargo otorgado bajo el franquismo a una virgen en un estado aconfesional. No podemos vivir en un país que decide poner sus banderas a media asta porque ha muerto Jesucristo, creo que el personaje histórico no aprobaría que se hiciera eso mientras mueren miles de personas cada día por la carencia de lo más básico. Entre los antifascistas que lucharon por la legalidad republicana había católicos, católicos que defendieron la laicidad del estado, católicos que entendieron que la fe era una cuestión privada, una cosa entre el creyente y su dios, no una cuestión de estado, ni de gobierno. Nuestra entidad cree que para creer solo es necesario uno mismo, ni edificios, ni guías, ni estructuras de poder, ni económicas, eso es otra cosa. A muchos de esos católicos antifascistas tampoco les gustaría que la alcaldesa de su pueblo fuera una virgen, una imposición del franquismo.

Este pleno ha resultado muy interesante por su virulencia e hipocresía, ha quedado impresionado blanco sobre negro que en este estado, en este país el ateísmo es tabú. Se puede hablar de todo menos de libertad de elección en materia de fe, es como si nos halláramos en tiempos de las cruzadas, lo emocional pasa por encima de lo racional, dejando en evidencia que no llegamos ni a tener una administración aconfesional. Vaya por delante que como entidad registrada en este ayuntamiento nos hemos sentido menospreciados como si nuestras ideas estuvieran bien dentro de la burbuja aséptica donde debemos mantenernos. Pero no somos una minoría residual, aunque algunos ateos tengan miedo a definirse así en público y se denominen agnósticos o laicos. Los ateos no aspiramos a quitarle el dios a nadie, creemos en la libertad religiosa porque creemos en la libertad de pensamiento. Los creyentes deben entender que su libertad debe acabar donde empieza la del no creyente, que no tenemos que vivir auto complacidos imbuidos en los usos y costumbres de los que creen. Que hagan el ejercicio de ponerse en nuestra piel. Por eso estamos por un estado laico, no por la imposición de nuestro no creer en ningún dios al resto de la población. Creemos que es un pacto social justo y democrático.

Se nos dijo que nuestro texto estaba lleno de medias verdades, por eso hemos decidido enlazar el mismo a diferentes noticias y estudios, todos ellos muy interesantes que corroboran lo que exponemos y sentimos decir que nos hemos quedado cortos.

El PSC ha intentado en reiteradas ocasiones, del ruego a la exigencia a la concejala no adscrita que ha sido nuestro vehículo, que el texto fuera retirado y no entrara en forma de moción en el pleno del ayuntamiento. Se le propuso no presentar la moción a cambio de cumplir los acuerdos de la misma de manera silenciosa para no molestar a las asociaciones católicas de la ciudad, subvencionadas y privilegiadas por el equipo de gobierno, pues sus miembros son votantes. No creo que nos hubieran concedido permiso para pasearnos de madrugada a golpe de tambor y corneta por las calles de Cornellà a proclamar el derecho a un estado laico, quizá porque no es tradición, y porque ser ateo no sea un hecho cultural, pero las expresiones religiosas así son consideradas, contrariamente a la lógica de un buen código de convivencia en una sociedad plural. Así, el PSC votó no a la moción amparándose en tecnicismos, después de pedir en el pleno en varias ocasiones su retirada por boca del alcalde Balmón.

En 2009 nuestra asociación hizo la petición de retirada del título de alcaldesa perpetua a la virgen del Rosario impuesto por un consistorio franquista al alcalde de la ciudad, señor Balmón, así como la retirada de la placa conmemorativa de la puerta del ayuntamiento. Éste, obviando el hecho que el alcalde que firmó en su día tal honor fuera el jefe de Falange de la ciudad, nos respondió textualmente:

«Sinceramente creo que no se tiene que tocar la cerámica objeto del litigio. Pienso que la historia también se muestra con realidades físicas y este es un elemento definidor de una época y, por tanto, patrimonio.»

Esquerra Republicana quiso modificar nuestro texto proponiendo la supresión de un párrafo y la sustitución de otro por un redactado propio. Nos dijeron que nuestra exposición era de un ateísmo combativo ofensivo para los católicos, aunque en él excluyamos de la crítica a los católicos de base. No les pueden gustar nuestros principios, pero tenemos total derecho a expresarlos en libertad, somos una asociación, no un partido político sujeto a ciertas normas no escritas, que cuando conviene pueden ser ignoradas siempre que la cuestión no sea la Iglesia. No negamos la evidencia de que hubo una iglesia antifranquista, curas en prisiones, ejecutados por el franquismo, sancionados, pero este es un texto de denuncia de las malas praxis de la Iglesia. Nos consta que entre los votantes de Esquerra de Cornellà hay también ateos y tendrían que velar por su derecho a expresarse porque su partido no se define como católico y esperamos que de haber una república catalana sea laica. Al final Esquerra se abstuvo.

Un capítulo aparte requieren las intervenciones de PP y Ciudadanos que atacaron en lo personal a la concejala Mª Carmen López llegando a insultarla gravemente.

Nos encontramos con la víscera ultra-católica reaccionaria llena de mentiras y mitos. El concejal de Ciudadanos después de hablar de la labor social y de los miles de puestos de trabajo que ha creado Cáritas omitió decir que la Iglesia solo financia una mínima parte y llegó a lo absurdo cuando le recordó a la concejala que ella se llamaba María, como si eso le obligara a ser católica. Lo más curioso es que el concejal del PP, que fue el más beligerante y agresivo del pleno, se definiera como no católico para acto seguido señalar que había juristas presentes en la sala y plantear que meditaran si el texto de la moción podía ser objeto de una querella. Remató su intervención atacando a la concejala no adscrita, preguntándole en voz alta «qué coño» hacía sentada en su escaño. Las disculpas que pidió más tarde no son admisibles. Además debe desconocer el significado de la palabra ateo puesto que le espetó a la concejala que si se tratara del islam y las mezquitas no diría nada. Acabado el pleno nos dijo que al él le daba igual que estuviera la virgen en la puerta del ayuntamiento, porque la religión le era indiferente, a lo que le comentamos que si le gustaría que estuviera Karl Marx en sustitución de la placa actual y dijo que tanto le daba. Quizá el que no tenga claro qué es lo que hace en el consistorio sea él.

Damos las gracias a los grupos de CEC-CPC e ICV-EUA que votaron a favor de la moción, y en especial a la concejala no adscrita Mª Carmen López por no haberse sometido a las presiones, por no claudicar y haber defendido nuestro derecho a expresarnos en la casa de todos como entidad de la ciudad, y que queden nuestras peticiones por escrito en el libro de sesiones del pleno del Ayuntamiento de Cornellà, que cuenta entre su ciudadanía con muchas personas que se sienten representadas en nuestra exposición y que también votan y pagan impuestos.

MOCIÓN PARA LA DEROGACIÓN DEL CARGO PERPETUO DE ALCALDESA DE LA VIRGEN DEL ROSER.

En este abril, 86 aniversario de la II República, queremos recordar el artículo 26 de la constitución republicana de 1931.

Artículo 26

Todas las confesiones religiosas serán consideradas como Asociaciones sometidas a una ley especial.

El estado, las regiones, las provincias y los Municipios, no mantendrán, favorecerán, ni auxiliarán económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Instituciones religiosas.

Una ley especial regulará la total extinción, en un plazo de dos años, del presupuesto del Clero.

Quedan disueltas aquellas Órdenes religiosas que estatutariamente impongan, además de los tres votos canónicos, otro especial de obediencia a autoridad distinta de la legítima del Estado. Sus bienes serán nacionalizados y afectados a fines benéficos y docentes.

Las demás Órdenes religiosas se someterán a una ley especial votada por estas Cortes Constituyentes y ajustada a las siguientes bases:

1ª Disolución de las que, por sus actividades, constituyan un peligro para la seguridad del Estado.
2ª Inscripción de las que deban subsistir, en un Registro especial dependiente del Ministerio de Justicia.
3ª Incapacidad de adquirir y conservar, por si o por persona interpuesta, más bienes que los que, previa justificación, se destinen a su vivienda o al cumplimiento directo de sus fines privativos.
4ª Prohibición de ejercer la industria, el comercio o la enseñanza.
5ª Sumisión a todas las leyes tributarias del país.
6ª Obligación de rendir anualmente cuentas al Estado de la inversión de sus bienes en relación con los fines de la Asociación.

Los bienes de las Órdenes religiosas podrán ser nacionalizados

Desde este artículo republicano que nos habla de estado laico a la actual constitución monárquica que define el estado español como aconfesional, aconfesionalmente católico, donde los privilegios de la Iglesia católica fueron confirmados por el Concordato de 1979, ha transcurrido una conjuración católica contra la República, un golpe de estado, una guerra hija del fascismo, una dictadura sangrante y una transición cobarde.

Queremos recordar el papel de esta Iglesia siempre presente en nuestra historia como un foco reaccionario y contra el progreso, que no quiere perder el poder y el patrimonio que ha ostentado secularmente. Desde la Santa Inquisición al nacionalcatolicismo, que tan profunda huella ha dejado y que ha hecho a veces de nuestra democracia una caricatura. No se puede premiar a aquella Iglesia nada cristiana, que continúa formando parte de la actual jerarquia, aquella que conspiró contra la República desde su inicio, que forma parte del golpe de estado fascista, con sus hombres en el ejército franquista con el crucifijo en una mano y el fusil en la otra, que formó parte de la dictadura hasta la muerte del genocida, con sus altos cargos en manos de la secta OPUS. Una Iglesia que delató, denunció y expolió, que gobernó prisiones, preferentemente de mujeres, a las que querían convertir al catolicismo a golpes de palo, biblia, hambre y frío, siendo premiadas estas congregaciones por la monarquía, monjas y curas que maltrataron y robaron hijos y hijas de los antifascistas, que los adoctrinó en escuelas y abusó de niñas y niños en los preventorios. Una Iglesia que nunca ha pedido perdón por sus crímenes de lesa humanidad y que ha continuado criminalizando a todas las defensoras de la legalidad republicana por la muerte de sus miembros, que tienen el título de mártires y santos, mientras que los asesinados por el fascismo siguen en las cunetas, también los católicos, pero sin derecho a la verdad, la justicia y la reparación. Una Iglesia que también es parte de la impunidad del franquismo y que desde sus medios de comunicación adjudicados generosamente por el bipartidismo continúan haciendo apología del fascismo español y insultando a sus víctimas. Una Iglesia que constituye con sus sectas, congregaciones y asociaciones un lobby con mucho poder consentido por el reino español en un estado con muchos católicos censados, muchos obligados por nuestra fecha de nacimiento, y pocos practicantes, y con menos vocaciones. Una Iglesia que no te deja salir de su censo a pesar de que tu inscripción casi siempre es sin voto, ni voz, cuando eres un bebé.

Una Iglesia con más privilegios ayer que hoy

El PSOE tuvo en sus manos la oportunidad de hacer del estado español un estado laico donde la separación Iglesia-Estado fuera una realidad. Un estado donde todas las religiones fuesen una cuestión privada y no pública, donde la Iglesia católica no se adjudicara el derecho de immatricular bienes de terceros gracias al PP, no pudiera tener a su nombre un patrimonio histórico nacional que mantenemos con nuestros impuestos con el privilegio que supone la exención de la mayoría de estos tributos. Un estado donde la Iglesia no pudiera gozar de una posición de privilegio en sectores como la sanidad, la educación, los sociosanitarios de la tercera edad subvencionados con dinero público. Unos hospitales con su simbología religiosa en las cabeceras de las camas, con visitas repentinas de curas y centros públicos con servicios religiosos. Unas escuelas donde se adoctrina a la infancia y se hace segregación por sexo mientras en la pública se imparten clases de religión católica pagando los profesores con nuestros impuestos y siendo escogidos por la Iglesia, o unas universidades públicas con capillas. Unos sociosanitarios en los que cuando llegan las elecciones piden el voto por el PP o las monjas llevan directamente a los mayores a votar con la papeleta preparada.

Los primeros años de la transición se perdió la oportunidad de construir un estado laico donde los símbolos y los actos religiosos no estuvieran ligados a las actuaciones de las administraciones con juramentos ante crucifijos o funerales de estado oficiados por la Iglesia católica, con un ejército con capellanes castrenses. Un estado donde la justicia se aplicara a los miembros de esta Iglesia en igualdad y los pederastas fueran juzgados y llevados a prisión, no solo amonestados y trasladados, donde no se pudieran mantener en sus cargos aquellos que hacen apología de la discriminación y el maltrato de la mujer, de los colectivos LGTBI, etc…, que quieren hacer política desde sus tribunas e injerir en las políticas del estado como en el caso del aborto, de los matrimonios del mismo sexo, de los derechos de los transexuales.

Y hablamos siempre de Iglesia en mayúscula, de la jerarquía eclesiástica católica, nunca de las personas que son o se consideran católicas

Después de toda esta exposición es un despróposito denominar al Reino de España como aconfesional. Un estado donde su calendario es un santoral, donde los patrones y las patronas de los pueblos y ciudades son santas como también los de los oficios varios incluyendo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Donde los actos y los símbolos religiosos invaden los espacios públicos con el beneplácito de las administraciones, que a veces también participan. Un territorio que definen como cristiano de donde se han expulsado a otras religiones y donde no hace tantos años estaban perseguidas y penadas, porque es un territorio de hegemonia católica patrocinada y privilegiada desde las instituciones del estado. Como ateos que trabajamos por un estado laico encontramos un anacronismo, una falta de respeto y un agravio comparativo para las restantes confesiones el hecho de que la ciudad de Cornellà de Llobregat tenga desde el franquismo como alcaldesa perpetua a una virgen, la del Rosario.

Desde nuestra asociación Ateos y Republicanos pedimos como un ejercicio democrático y de consideración a todas las personas no creyentes, creyentes pero no católicos, católicos pero defensores de la laicidad del estado, sea retirado el título antes mencionado así como la placa cerámica de la puerta de entrada de este consistorio.

Por una democracia más viva separemos la administración local de la religión, hagamos de Cornellà de Llobregat una ciuad laica y respetuosa con todo el mundo.

Es por todo lo anterior que la regidora no adscrita María Carmen López a petición de la entidad de nuestra ciudad, Associació Ateos y Republicanos, propone al Pleno del Ayuntamiento la aprobación de los siguientes acuerdos:

PRIMERO.– Que el Ayuntamiento de Cornellà de Llobregat proceda a la retirada del título honorífico, concedido en el pleno del ayuntamiento franquista de Cornellà del día 13 de marzo de 1959, de alcaldesa perpetua de la ciudad a la Virgen del Roser, como ejercicio democrático y de consideración a todas las personas no creyentes, creyentes pero no católicos, católicos pero defensores de la laicidad del estado, por una democracia más viva y por la separación de la administración local de la religión, para hacer de Cornellà de Llobregat una ciuad laica y respetuosa con todo el mundo.

SEGUNDO.- Que el Ayuntamiento de Cornellà de Llobregat proceda a la retirada de la puerta de la entrada de este consistorio de la placa cerámica conmemorativa que recuerda este nombramiento para que sea conservada, si es posible, en las dependencias municipales que pertoque.

TERCERO.- Dar traslado de estos acuerdos a la asociación Ateus de Catalunya y a la asociación Europa Laica.

Cornellà de Llobregat, 13 de abril de 2017

* Associació Ateos y Republicanos