Westerbork: el reconocimiento de la UE en el Holocausto

Westerbork_LQSomosLa Unión Europea reconoce su responsabilidad en la exterminación de los judíos a través del “Sello Patrimonio Europeo”  otorgado  al campo de Westerbork.

El comité de selección creado por la Comisión Europea para el galardón “Sello Patrimonio Europeo” ha designado los  cuatro primeros sitios que han obtenido el nuevo galardón: el parque arqueológico de Carnuntum, que es la reconstrucción de un barrio de la época romana (Austria), el museo de historia en el Gran salón de Gremios  medieval de Tallin (Estonia); el  Palacio de la Paz de la Haya (Holanda) y el  Campo de Westerbork, campo de transito nazi de la segunda guerra mundial situado en Hooghalen (Holanda ). La Comisión  nombrará oficialmente a estos cuatro lugares en enero del 2014.

Otros dieciocho estados miembros (entre ellos España) optarán a la nominación de sitios en el 2014, pudiendo presentarse también los sitios que tenían el sello  en la versión “intergubernamental”, pero adaptados a los nuevos requisitos. La Residencia de Estudiantes de Madrid, El Archivo de la Corona de Aragón, el Monasterio de Yuste y el  Cabo  de Finisterre, que obtuvieron en el año 2007 el galardón, tendrán la oportunidad de revalidarlo.

Recordemos que  el galardón “Sello Patrimonio Europeo” nació como una iniciativa intergubernamental en el año 2006, pero posteriormente fue transformada en una iniciativa comunitaria de la UE, plasmada en la Decisión 1194/2011/UE, con un nuevo logo.

La finalidad del Sello es dar a conocer sitios que hayan desempeñado un papel significativo en la historia, la cultura y el desarrollo de la Unión Europea y destacar la dimensión  europea por medio de actividades informativas y educativas. Según dicen, el objetivo último  es afianzar el sentimiento de la gente de pertenecer a la UE.

 Entre los cuatro lugares galardonados, quiero destacar el Campo Westerbork  en Holanda.

 Fue creado como campo de tránsito e internamiento alemán ubicado en Hooghalen, en el nordeste de Holanda, controlado por el  Tercer Reich para concentrar a la población gitana y judía durante la II Guerra Mundial.  A partir de junio de 1942, comenzaron las deportaciones  como parte de la  Operación Reinhard hacia  los campos de exterminio de Polonia. Los alemanes deportaron a 107.000 personas en 97 transportes, pero  el campo estuvo bajo el control también de la policía holandesa.

 El primer tren  fue a Auschwitz-Birkenau el 15 de julio de 1942, en 1943, desde marzo a noviembre, había un ritmo semanal, cada martes un tren  salía con unos 3000 judíos. La deportación fue organizada desde Berlín, siendo el comandante de las SS de Westerbork, el responsable de organizar el transporte.  El destino, además de Auschwitz, fueron los campos de exterminio como Sobibor (donde también fueron a parar la mayoría de mis 18 antepasados judíos polacos exterminados). El último transporte fue el 13 de septiembre del año 1944 con 279 judíos, destino Bergen Belsen. Solo 5000 deportados a Westerbork de los 107.000 sobrevivieron a la guerra. Muchos fueron judíos sefarditas, cuyos antepasados  se habían instalado en Holanda, desde su expulsión de España.

Anne Frank (conocida por su diario) y su familia estuvieron desde el 8 de agosto hasta el 3 de septiembre de 1944 en este campo, siendo deportados  en el último tren.

En el “European Heritage label 2013 Panel Report”, se explica con detalle cómo se ha llevado a cabo la selección, los criterios, etc. Para el caso del campo Westerbork, nos dice como se construyó este campo  en Holanda durante la II Guerra Mundial, que fue destruido en 1971 y en 1983 se construyó un memorial para explicar y ayudar a comprender esta campo como una pieza  que  el régimen nazi elaboro para  plan de exterminio  de los judíos europeos, que con tanto éxito se llevó a cabo, con la colaboración de los países ocupados.

Según dice el Report,  en cuanto a su significado europeo,  es un todo un éxito como está diseñado para el visitantes, el Museo, el Memorial, como circulaban los trenes, las fotos de los judíos deportados,  de tal manera que todos los sentidos son desarrollados para comprender aquel lugar de crimen perfectamente planificado a través del sistema de trenes. Con el título de “Un nombre y una cara” el memorial quiere sacar del anonimato a las víctimas, siendo sus nombres, su fecha de nacimiento y lugar de asesinato,  presentadas continuamente en el museo, en la sección especial de “nombres en la pared”, que se han obtenido con la colaboración de los archivos municipales, la Cruz  Roja,  y muchos voluntarios, y que  sigue en aumento. Con ello se ayuda a reconstruir los árboles genealógicos de las familias judías cuyos antepasados pasaron por este campo, camino del exterminio.

En cuanto a la dimensión europea del proyecto, nos dice el Report, que este lugar está diseñado como un proyecto a largo plazo, y que el Sello europeo, le dará más valor añadido  al que ya tiene actualmente, como sus conexiones con otras universidades europeas,  para ampliar información y compartir investigaciones, situando al lugar en un contexto más amplia europeo, al meramente nacional de Holanda.

Finalmente dice el  Report, que con este galardón se pretende ampliar el conocimiento y significado de los que allí ocurrió, que la existencia de este tipo de campos fue  la “clave de bóveda”  sobre la que se apoyó el exterminio judío  y la necesidad de mantener  la memoria  y la historia de los abusos a los derechos humanos que  se cometieron, para  que no se repitan en el futuro.

Mientras  los países como Holanda y  ahora la Unión Europea,  a través de este  sello patrimonio europeo, asumen su responsabilidad en el exterminio planificado  judío  que investigan  y difunden  continuamente, en  España, todavía no se ha investigado en profundidad la participación de Franco en el Holocausto,  predominando la historiografía  de que Franco ayudo a los judíos a escapar del Holocausto, bien en su versión de que fue el Estado franquista el que lo hizo (Tal como recoge la fascista Web generalísimo Franco) ó la versión de que fueron solo unos diplomáticos, a nivel individual,  los que ayudaron a los judíos a escapar (Ver WEB de Casa Sefarad-Israel, consorcio del Ministerio de Asuntos Exteriores, Comunidad de Madrid , Ayuntamiento de Madrid), a los que no se para de hacer homenajes, como el que tuvo lugar en octubre del 2013 en la propia Casa Sefarad-Israel,  con motivo del centenario del diplomático sueco “Justo de las Naciones”  Roul Wallenberg.

  En el video  que han colgado en internet,  dicen que van a seguir profundizando en la “bondad” de estos diplomáticos “justos” franquistas, hacia los judíos, pero lo que no piensan es  investigar en el lado oscuro de algunos de ellos, como José Rojas Moreno, Conde de Casas Rojas, bisabuelo de Ruiz Gallardón y su participación desde su puesto en el Ministerio de Exteriores,  Servicio nacional de política y tratados, en la normativa de paso de fronteras, ó  del papel de José Ruiz Santaella, en la embajada de  Alemania de otro de los “justos”, durante la II Guerra Mundial,  y su conocimiento de los campos de exterminio (ya que por su embajada pasaron por ejemplo las tarjetas postales de mi tía abuela Cesia, desde el Gueto de Varsovia enviadas a su hermana, mi abuela que vivía en Madrid)  y otro caso, el de  Eduardo Propper de Callejón (que incluso fue reconocido por Yad Washem – Israel  como justo) que no hizo nada desde su puesto en la Embajada de España en Paris por los republicanos españoles.  Tampoco hizo nada por los republicanos deportados, Bernardo Rolland desde su puesto en Francia.

Una exposición, “Visados para la libertad Diplomáticos españoles y el Holocausto” comisariada por Centro Sefarad-Israel , y que ha recorrido España y muchas embajadas en el exterior desde hace años, también va en la misma línea revisionista. Además todos estos diplomáticos franquistas, habían sido  expulsados por la II República  en 1936 de la carrera diplomática, por  pasarse al bando rebelde, como queda muy claro en el libro editado por el propio Ministerio de Asuntos Exteriores “Al servicio de la República” en el año 2009, coordinado por el prestigioso historiador  Ángel Viñas.

 No investigar  las consecuencias que tuvo la aplicación  y sus consecuencias de esas dos  normativas antisemitas, la de paso de fronteras  de mayo de 1939 y la de depuración de médicos, de octubre de 1939 sobre el Holocausto (normativas que todavía no han sido anuladas), es una dejación de funciones de Casa Sefarad –Israel, que es la responsable  gubernamental de este tema, y además pertenece  desde hace años al grupo   “International Holocaust Remembrance Alliance”, con sede en Alemania.

En ambas  normativas participa Ramón Serrano Suñer, cuñado reconocido ministro de Franco, falangista y antisemita, amigo de la Gestapo nazi, que para más “inri “ tiene reconocimientos en España, como el de ser académico de la Real Academias de Ciencias Morales y Políticas, y tener además plazas (calles) en Castellón con su nombre.  Serrano Suñer, fue además el responsable de que a los republicanos españoles, se les  considerara como apátridas y  tuvieran la misma trágica final en los campos de exterminio nazis que los judíos.

Por causa de esa  cruel  normativa antisemita de paso de fronteras, muchos judíos que escapaban del nazismo se encontraron con la imposibilidad de pasar por las fronteras entre Francia y España, siendo obligados a traspasar los pirineos, acabando en muchas ocasiones internados en campos  de concentración como el de Miranda de Ebro, o en el peor de los casos, devueltos a la Francia ocupada, y finalizando en los campos de exterminio nazis.  

Y desde luego no es por falta de financiación que no se estudie, investigue y difunda lo anterior, ya que por ejemplo, dentro del programa de la Comunidad Europea “La Europa de los ciudadanos”(acción nº 4) en el año2013, se le ha otorgado a Casa Sefara –Israel 100.000 euros para “Conmemoramos 27/1”, a la Diputación de Barcelona  90.475 euros  para “Perseguidos y salvados: la huida de los perseguidos judíos y aliados a través de los Pirineos”  y a la Fundación  Solidaritat UB “La memoria democrática europea, más allá del nazismo y el estalinismo” 75.950 euros.

Estas subvenciones comunitarias, han seguido durante el año 2013, de esta manera:  A la fundación Juan de los Toyos,  con el proyecto “The daily and profesional activity of jewish refugees in Spain during  World War II” 92.249 euros, a la Fundacio Solidaritat UB, por  “Observatorio de las memorias europeas” 100.000 euros.

Con este reciente  reconocimiento  por parte de la Unión Europea, de la participación europea en la construcción redes  para el plan de exterminio  judío, a través del Sello al Campo Westerbork, España no puede quedar al margen y debe  tomar ejemplo,  ya que si no corre el peligro de  ser  un caso único, dentro de la UE , en donde en vez de reconocer su participación en el Holocausto, se homenajea a los verdugos franquistas , con medallas, calles, e incluso grandes mausoleos, como el Valle de los Caídos, construido por presos republicanos, donde está enterrado el dictador Francisco Franco, y  tampoco  ha sido capaz el  Parlamento de condenar el golpe del 18 de Julio, dado por  Franco a la II República, que dio lugar a una cruel   dictadura,  que colaboró con  la Alemania nazi y el exterminio judío.

El año 2014-2015, con motivo de los 100 años del comienzo de la I Guerra Mundial (1914), se va a inaugurar la  “Casa de la Historia  Europea”, que se instalará en el edificio  Eastman (y en cuyo diseño participa la empresa sevillana GPD)  en el Parlamento Europeo, y  puede ser un magnífica oportunidad  para resituar la historia de España y el Holocausto , explicando que el gobierno de Franco  actuó de acuerdo a una razón de Estado,  que dictaba una implicación mínima en el salvamento de judíos, y  que promulgó y aplico al menos dos  normas antisemitas, en sintonía con muchos países europeos.

Notas:

Latest news about the European Heritage Label

El bisabuelo de Alberto Ruiz Gallardón, cómplice del Holocausto

Las leyes raciales fascistas del franquismo y la Shoáh

Antisemitismo en el día Internacional de la Memoria del Holocausto

Familia Hoenigsfeld

Más artículos de la autora

Deja un comentario