15 – 16 de Octubre: correspondencia de cuarentena

Luz Modroño*- Enriqueta de la Cruz*. LQS. Noviembre 2020

Decimoctava entrega de este hilo de la correspondencia entre Luz y Enriqueta, un hilo epistolar rojo, republicano, que es de hablar claro. Volcando ahí de forma personal sus observaciones, inquietudes, deseos de colaborar con lo que saben hacer, aquí nos comparten este mundo epistolar creado entre ellas dos

VOZ DE ENRIQUETA

15 de octubre

Amiga del alma: aparte de lo acertado de todo lo que me cuentas, de lo emocionada por los testimonios y detalles de todo eso que sufres como yo, por lo que vives indignada seguramente y con razón, zaherida, como cooperante que eres, activista, humanista, en fin, tú que sabes de primera mano, tú que intentas aportar para amortiguar los golpes más duros del hambre y la desesperación, del grito y el silencio, las violaciones a los derechos humanos, constantes… me emocionas…

Aparte de esto, que ya es mucho decir… Yo siento crecer la desesperanza aquí al tiempo que la sangre en las venas de tantísimos que la tenían a medio congelar va despertando también. Pero siento a algunos amigos raros, tristes, inciertos, menos comunicativos.

Nos han hecho a que compartamos emoticonos sonrientes y buenas noticias de lo estupendamente que lo pasamos a diario, aunque fuera, sea, mentir a medias, porque solo retratábamos, subíamos, seguimos subiendo, a redes nuestros mejores momentos, o por lo menos, nuestros momentos menos sufridos, siempre sonrientes, subiendo picos, bajando cuestas, conquistando el mundo. ¡Menudo viaje! ¡Menuda comilona! ¡Menudo saludazo y besazo que me dedica, que me manda tal o cual! Pero ahora…

Nos han acostumbrado a no aparecer completos, y menos, en nuestro sufrimiento. Y la amistad no son solo cañitas y guays, es compartirlo todo, creo yo. Es la amistad que me interesa, la sincera.

Animo a los amigos a expresarse con sus amigos, a contar, a unirse, a cooperar, a no plantarse con su pena en su solo corazón, a comunicarlo todo, abrirse, pedir ayuda si es el caso y considerar que somos aún un poco humanos… Mucho, pese a quien pese. Profundamente humanos. No tenemos otro sentido, otro ser…

Animo a contestar y decir que los queremos, que nos emocionó su confianza, su fuerza para contarnos, su entereza para afrontar o su debilidad si no pudo… Que nos llegó su mensaje, de veras, el completo, y que nos gusta mucho sin Mont Blanc ni Kilimanjaros coronados, ni grandes hazañas que dejamos para los héroes, siempre de pega. Sin perfecciones ni galas ni sueldazos o puestazos o sapiencia, aunque crean que no aportan. Dice un dicho perverso: aporta o aparta. ¡Qué barbaridad! De las tantas que se oyen por ahí. Aportar siempre se aporta: una sonrisa, una tristeza, una sinceridad, una mirada, una impotencia ante la piedra de Sísifo, enseñan mucho. Una persona que no tiene para nada, que no puede come hoy… Todo es aportar y si no lo es, casi nadie merece ser apartado. Bueno, salvo las reencarnaciones del mal radical del que hablara la filósofa Arendt del que aquí no carecemos precisamente; sabemos mucho. Sí, salvo el mal del que venimos hablando desde el inicio de nuestra correspondencia que hay que reencauzar a bien o erradicar. Las frases tan rotundas que parece no admiten más explicación deberían explicarse bastante. En estos tiempos, los experimentos, con gaseosa. Me encantaría poner en marcha un viejo proyecto que es como un coach pero no de los de al uso, absolutamente perversos siempre a favor de las empresas, del statu quo y nunca favorable al unísono a trabajador y empresario, por ejemplo: cómo hacer un buen CV, cómo afrontar una entrevista sincera de trabajo, cómo sobrevivir al trabajo (y al teletrabajo). O hacer frente a las canalladas. Cómo aprender a no creernos que somos responsables de nuestro “fracaso”, los que no hemos sabido conservar el puesto cuando otros sí por cinco minutos más que es lo que van a aguantarlo con la crisis como va y del modo que la quieren… En fin, empoderar al personal y los trabajadores, que sería muy bueno para el negocio, también, no al revés, pero claro, eso requeriría empresas más humanizadas y productivas de verdad y vamos a lo contrario… Quieren, al revés, ser cada vez más depravadas y depredadoras, mordientes y tapadera para blanquear el verdadero negocio… Bueno, ya te contaré…

Quiero por ahora dejarlo ahí y decir a los amigos y a todos los lectores que sean como el de aquél poema atribuido a Borgues: Instantes, pero no tengan que esperar a vivir nuevamente o al tarde del lamento…, porque la vida es ahora y estamos a tiempo…

VOZ DE LUZ

16 de octubre

Dices que ves triste a la gente? No es para menos, no te parece? Madrid de nuevo confinada, barrios enteros confinados, una monarquía que se resiste a caer –por menos cayeron sus antepasados que trajeron las añoradas Repúblicas- se absuelven a políticos corruptos mientras se condenan al ostracismo e inhabilitación a políticos desobedientes, sí, pero no corruptos. Persiste la confrontación en la casa del pueblo que no debería ser otra que el Parlamento; los estudios del CSIC ponen en evidencia el aumento de la extrema derecha; a nivel mundial nada puede asegurar que Trump no vuelva a hacerse con el poder… En Europa las políticas derechistas siguen avanzando e imponiéndose sobre las progresistas a pesar de ese muro de contención que es la Merkel… En fin, que mucho margen para la alegría no parece que haya.

¿Es esta la nueva normalidad a la que debemos acostumbrarnos?

Veo que también a ti te revuelve el estómago esa expresión de “nueva normalidad”. Me pregunto quién la habrá acuñado, pero aún me pregunto más, y más me inquieta, cómo es posible que se haya convertido tan rápidamente en una expresión coloquial.

No. Hablar de Nueva normalidad es asumir que esta situación que arrastramos desde hace meses va a ser eterna, una especie de nueva guerra entre un algo tan minúsculo e invisible como destructor y los seres humanos. Un a modo, por su extensión, de tercera guerra mundial entre el mundo de lo microscópico y nuestra supervivencia.

Las diez de la noche. Los bares que antaño se llenaban de risas, voces en alto -por esa costumbre tan española de creer que los demás padecen de tapones auditivos- sabiduría futbolística y un “lo que hay que hacer”, máxima expresión de conocimiento para resolver cualquier problema político y económico del país, echan con estruendo el cierre.

En las puertas de colegios e institutos suena temprano la sirena. Miradas de miedo bajo máscaras que tapan la voz. En la calle se apresura el paso. El miedo revolotea por encima de los que se dirigen rápido al trabajo, a la compra o a la cola del paro. No se sabe dónde estará agazapado ese bicho ni quién puede estar llevándolo en estos momentos encima. Se oye decir que viaja por el aire y el viento lo desplaza. Pero se oyen tantas cosas… Y mientras, en Madrid los hospitales se llenan de curas en vez de médicos y en las calles policías no identificados atacan a quienes piden, en nombre de todas, más sanidad y menos policía.

Un día nos levantamos con cientos de banderas españolas, patrimonio de identidad para unos pocos, ondeando en medio de un Madrid convertido, tristemente y por arte de su presidenta, en escenario del mayor número de contagios del país y de Europa. Triste Madrid desde el que una copla antigua aseguraba que se veía el cielo. Pobre Madrid que saca banderas en vez de traer rastreadores. Pongamos que hablo de Madrid cuando el diálogo y la razón son sustituidos por el enfrentamiento y la ignorancia. Mientras, los hospitales siguen saturados, las UCI congestionadas y la enfermedad y la muerte siguen ganando la batalla. Inmensa catástrofe capitaneada por una presidenta incapaz de contener las hordas del espanto. Capitana cuya soberbia le impide dejar el mando y que parece esperar la sublevación de un barco que se hunde.

Pero parece estar segura. Y lo está porque sabe, a pesar de todo, ganada la batalla. En un mundo que ha colocado por encima del ser el estar es escasa la reivindicación del ser. Un mundo que preconiza el estar erigido como sinónimo del tener, tener salud, casa, coche, comodidad, bienestar, cuenta bancaria, ha convertido el estar en el icono de nuestra época. Hace décadas que Occidente emprendió una loca carrera por el bien-estar olvidándose de los costes que iba a tener. Poco a poco, el bien-ser quedaba atrás, olvidado o relegado al cuarto oscuro y cada vez más pequeño de la filosofía. Las voces que alertaban contra tan desenfrenada carrera, que tenía su correlato en un consumo cada vez mayor, sonaban cada día más lejanas.

El ser perdía entidad, el ser que fue el aliento de la perceptibilidad humana, que había nacido y había acompañado al ser humano manifestándose en el pensamiento, el arte, la espiritualidad, la filosofía… que había permitido la propia evolución humana, se diluía. Olvidándose de su esencia unívoca con la naturaleza la pisoteó. Los gurús del consumismo se convertían en los nuevos dioses. La búsqueda del sentido de la vida, la expresión del alma humana plasmada en el lenguaje que le es propio y que no es otro que el de la belleza en todas sus manifestaciones, que le había posibilitado su trascendencia a lo largo de los siglos y su grandeza existencial y espiritual parecía no importar a nadie.

Cuando todo hacía pensar que, con los avances tecnológicos y científicos, el ser humano había encontrado la piedra filosofal que podría acabar con el desigual reparto de la riqueza, con el hambre, la guerra… esa carrera por el bien-estar trajo todo lo contrario, disparó la desigualdad y el desequilibrio, el acaparamiento de los recursos, la destrucción medioambiental, la contaminación de ríos y mares, la acumulación cada vez mayor de basuras y más basuras. El aire, los fondos de los ríos y los océanos, la tierra, se convirtieron en gigantescos basureros que guardaban los deshechos del bien-estar de unos pocos.

La meta dejó de ser alcanzar el conocimiento y la sabiduría que emanciparan al ser humano para pasar a ser alcanzar cada vez un mayor grado de bienestar, cada día y cada peldaño en la escalera más superfluo e innecesario. Y lo individual suplantó a lo colectivo.

Las consecuencias y el elevado coste de esa esperpéntica escalada siguieron un modelo de progresión geométrica. Olvidando que las necesidades son tan infinitas como limitados los recursos, se sometió al planeta a un desgaste hoy ya prácticamente irreversible.

No es extraño que, entre todo este cieno, las políticas tan mal llamadas conservadoras como mal llamadas liberales ganen adeptos y votos permitiendo que sus representantes y voceros sean los que dirijan el cotarro. Y digo mal llamadas porque lo que pretenden no es precisamente conservar lo poco que del planeta -no olvidemos que, hoy por hoy, es el único lugar que podemos habitar- queda, sino conservar ese orden de cosas que nos conducen inexorablemente a la destrucción y, cómo estamos viendo estos días, a la enfermedad y la muerte. Y mal llamadas liberales porque la libertad no es tampoco su meta. Al menos, no la libertad compartida que es la única válida.

El tiempo se agota, Enriqueta. El anhelo de reparto equitativo de los recursos, de justicia social, de preservar un mundo en el que todas, personas, animales, plantas, tengan su espacio de interacción con un medio físico que con tanto empeño nos hemos esforzado en destruir se acaba. Es necesario recuperar el anhelo espiritual que llevó al progreso a nuestros antepasados, vibrar con la Tierra sabiéndonos parte de ella. Porque el bienestar alcanzado en la preservación de la salud, en la evitación de las hambrunas recurrentes, en la aplicación de la tecnología y los avances científicos, no pueden ser patrimonio de unos pocos y no pueden superponerse hegemónicamente a los derechos de la Tierra. El tiempo para enderezar un camino embrutecido llega a su fin.

El bien estar como sinónimo de materialidad y el bien ser como sinónimo de espiritualidad no pueden seguir siendo dos caminos separados, de difícil o nulo mestizaje. Por el contrario, deben seguir conservándose como parte de una misma realidad, autoalimentarse, autoprotegerse para que el camino de la justicia y la equidad sea por fin el camino por el que transite el ser humano.

Y la mujer, la mujer universal, tiene mucho que decir en esta batalla. Porque es una batalla que sólo ella puede liderar. No en balde el feminismo entendido como una ideología, una forma de entender el mundo y de actuar sobre él, ha ido cogiendo año a año más vigor y fuerza. Perdida la esperanza sólo nuestra acción decidida y la conquista de la igualdad será capaz de volver a construir un mundo regido por la equidad, el equilibrio, la justicia y la paz.

Entregas anteriores:
Primera correspondencia 14-16 de abril
Segunda correspondencia 14-16 de abril
Tercera correspondencia 28 de abril-1 de mayo
– Cuarta correspondencia 13-19 de mayo
– Quinta correspondencia: 20 de Mayo
– Sexta correspondencia: 22 – 24 de mayo
– Séptima correspondencia: 26 – 30 de mayo
– Octava correspondencia: 31 de mayo – 2 de junio
– Novena correspondencia: 3 – 4 de junio
Décima correspondencia: 7 – 9 de junio
Undécima entrega: 14 – 15 de junio
Duodécima entrega: 17 – 18 de junio
Decimotercera entrega: 23 – 24 de junio
Decimocuarta entrega: 1 – 2 de julio
Decimoquinta entrega: 3 – 4 de julio
Decimosexta entrega: 1 – 4 de octubre
Decimo séptima entrega: 8-12 de octubre

* Las autoras de la correspondencia:

Luz Madroño es profesora de Historia en Secundaria, es doctora en Psicología, psicóloga, por tanto, que también que en estos momentos echa una mano al que puede y necesita; es activista social, trabaja por los derechos humanos a pie de obra y recientemente ha llegado de Lesbos, en ese lugar donde los refugiados se debaten entre el vivir o vivir, porque hay que sobrevivir, porque llegaron de un infierno para meterse en otro, pero no se rinden. También Luz está vinculada a la UNESCO desde su presidencia del Centro en Madrid, donde organiza estupendas jornadas. Feminista, mujer de mundo, honesta… Y mucho más.

Enriqueta de la Cruz, es escritora y periodista. Cinco novelas publicadas enraizadas en Memoria Histórica, presente y nuestro futuro. La última: Despertando a Lenin, de reciente aparición y dos libros de conversaciones con el republicano y ex presidente del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid, César Navarro, psiquiatra, humanista, políglota y sobre todo, buena y culta persona. La última, Tiempos de plomo y ceniza, acaba de salir de imprenta. Colaboradora en LoQueSomos y otras Web alternativas, enormes grupos de gente imprescindible, a la que admiro por ser luchadora, comprometida.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar