De regreso de Donbass: Entrevista a Bruno Carvalho

Por Redacción*. LQSomos.

De regreso de Donbass, donde ha trabajado en los últimos meses, el periodista Bruno Carvalho habló con el medio portugues Abril Abril (www.abrilabril.pt) sobre el papel del periodista en una situación de guerra, los peligros a los que fue sometido y la ausencia de pluralidad en los medios. La entrevista es de Joao Manso Pinheiro

En una escena del documental Salvador, Italia (2018), Nanni Moretti entrevista a un torturador chileno, arrestado por crímenes cometidos durante la dictadura de Pinochet. Contrapuesto al torturador por la forma sesgada en que estaría conduciendo la conversación, Moretti, aunque da todo el espacio para que el torturador afirme todo lo que le interesa, rápidamente aclara: Él, el director, el hombre, no es imparcial.

Nanni Morreti no renunció a la parcialidad.

Fue el punto de partida para la conversación con Bruno Amaral de Carvalho, un periodista que ha pasado seis de los últimos nueve meses en la región de Donbass, cubriendo los efectos devastadores de la guerra en Ucrania en estas poblaciones, martirizadas por ocho largos años de guerra civil, bombardeos y miles de víctimas.

Desde los azovstal fornals en Mariupol hasta los distritos masacrados de Donetsk, desde los movimientos relámpago de las tropas ucranianas y rusas en la región de Luhansk hasta los referendos pro-rusos en las cuatro provincias anexadas, Bruno Carvalho no solo fue el único periodista portugués que siguió de cerca la guerra en el Donbass. Fue uno de los pocos periodistas europeos que se negó a ceder a la unanimidad prevaleciente en las noticias.

¿Tiene un periodista que renunciar a sus convicciones para desempeñar correctamente sus funciones? El código ontológico exige un trabajo independiente, pero nunca imparcial o que sea consciente de la conciencia del periodista…

Todos tienen convicciones, incluidos los periodistas. Prefiero Joe Strummer a Sid Vicious, me gusta García Márquez más que Vargas Llosa, soy más Maradona que Pelé, prefiero Gillo Pontecorvo a Steven Spielberg. Cada uno de nosotros trae un mundo dentro de nosotros.

Ningún periodista es más independiente o imparcial para ocultar sus convicciones. Es por eso que existe un conjunto de herramientas periodísticas para sortear lo más posible la influencia de nuestras elecciones en nuestro trabajo. Sobre todo porque hay otros factores en el periodismo que también influyen en nuestros enfoques de los acontecimientos. Por ejemplo, la línea editorial, que depende en gran medida de las convicciones e intereses de quienes financian los medios de información.

Nunca he ocultado mis convicciones porque soy un ciudadano consciente de sus derechos y dispuesto a ejercerlos también como forma de defenderlos. Los periodistas no tienen menos derechos que el resto de la población.

Afortunadamente, tuve un gran periodista como profesor que les dijo a sus alumnos que el primer objetivo de quienes trabajan en la prensa debe ser la ambición de cambiar el mundo. En este sentido, Oscar Mascarenhas ha valorado a los estudiantes que tuvieron una vida cívica activa, ya sea en teatros, asociaciones deportivas, arenas humanitarias o políticas. Vivimos en un mundo que quiere imponernos la no política. En otras palabras, la idea de que la política debe ser exclusiva de los que ocupan cargos políticos y democracia está cerrada en las instituciones, con ciudadanos cada vez menos activos e incómodos.

Me confunde que haya quienes piensen que los periodistas deberían renunciar a esta intervención como ciudadanos en la vida colectiva. Especialmente cuando había muchos periodistas que lo hacían. Recuerdo el caso de Mário Mesquita, Alfredo Maia, Carla Castelo y tantos otros. El Comité de Cartera establece algunas incompatibilidades, no sólo en el ejercicio de la actividad política, y sólo los cargos de tiempo completo son incompatibles con el periodismo.

Terminaste volviéndote más notorio que muchos de tus informes. ¿No es esa una posición incómoda para un periodista que se supone que no debe estar en las noticias?

Esto sucedió, sobre todo, cuando diferentes figuras me atacaron, como la ex candidata presidencial Ana Gomes, la periodista Fernanda Câncio, el secretario de Estado João Galamba, la escritora Inês Pedrosa, entre otros. El Morning Mail se hizo eco deestas acusaciones, al igual que la revista Vision. También admito que, para algunos periodistas, el hecho de que yo sea un extraño los ha hecho sentir incómodos. De repente, alguien que nunca ha estado en los principales medios portugueses publicó informes en Público y CNN.

Debido a estos ataques, el público, con quien tenía un compromiso verbal, me compró una historia. Estas personas trataron de desacreditarme y no pude mantener la boca cerrada. Ha habido acusaciones, aferrándose a la idea de que yo era putinista o pro-ruso, que en un contexto de guerra son peligrosos. Imagínese que fui capturado por las fuerzas ucranianas y que estos soldados estaban comprando estos cargos contra mí.

Aún así, recibí muchos mensajes de solidaridad de muchas personas, incluidos periodistas, pero el Sindicato de Periodistas evitó defenderme. Ha habido varios periodistas con muchos años de experiencia que me han dicho que nunca habían visto algo así.

Naturalmente, tuve que asumir públicamente mi propia defensa, asumiendo un punto culminante que nunca fue cómodo para mí, cuando lo único que quería era dedicarme, de lleno, a mi trabajo en Donbass.

¿Por qué cree que, en un Estado de derecho democrático, con una prensa libre y plural, los periodistas han tomado la opción consciente de rechazar cualquier investigación sobre un lado de una guerra en el área de Donbass?

Mira, a lo largo de todos estos meses ha habido varios periodistas portugueses y extranjeros que se han puesto en contacto conmigo para ayudarles a entrar en el Donbass. Ellos querían. En varios de estos casos, las direcciones de información no los dejaron ir. Por lo tanto, hay, desde el principio, una intención de cubrir solo un lado de la guerra, lo que deja al descubierto la excepcionalidad de CNN. Hasta ahora, en las últimas décadas, estos medios siempre han tenido reporteros del lado del atacante. El problema es que ahora el atacante no se llama Estados Unidos de América.

Ahora, nunca me verán decir que no debería haber periodistas en el lado controlado por Ucrania. Esa es la gran diferencia.

Hoy en día, periodistas como Kapucinsky, Hemingway o Robert Fisk son vistos como ejemplos. El primero escribió un gran libro sobre el trabajo que hizo al acompañar la guerra civil en Angola, en el lado controlado por el MPLA, el segundo fue en el lado republicano de la guerra civil española y el tercero hizo una entrevista con bin Laden. Hemos entrado en tal nivel de control editorial y político, donde encajo la prohibición de los canales rusos en Europa,  son varios los  medios que han roto las viejas declaraciones de amor por la objetividad y la imparcialidad abierta, públicamente.

Acusado de ser espía ruso, detuvieron al periodista vasco en Polonia [Pablo González, colaborador frecuente de Gara y Público o  La Sexta TV, lleva encarcelado más de 9 meses sin juicio] cuando cubría la crisis de refugiados y nadie parece demasiado preocupado por ello. Volvemos a la guerra fría y al maccartismo.

¿Cómo analiza la cobertura de la guerra por parte de las agencias de noticias portuguesas? ¿Observa algún contraste con otros medios de comunicación europeos?

No. En general, siguen la misma línea. Sin embargo, hay excepciones. Por ejemplo, tres canales italianos, incluidala RAI, tenían reporteros en el lado controlado por Rusia. Grecia también. Además, hay una información muy uniforme, que sigue siendo curiosa.

Durante muchos años esta uniformidad se justificó porque la mayoría de los medios no querían gastar dinero enviando periodistas a ciertos escenarios de guerra. Así que todos compraron las mismas historias de las principales agencias. Ahora, ha habido una gran apuesta en el envío de reporteros, pero el enfoque es más o menos el mismo en todas partes. Algo que falta desde hace mucho tiempo y, me parece intencional, es la ausencia de contexto.

El objetivo es claro: que no haya una lectura histórica del conflicto.

¿La gente de Donetsk, Mariupol, se sorprendió de su presencia? En un momento dado, ustedes fueron los únicos periodistas que trabajaban en la región. Con tan poca presencia en los medios europeos, ¿No sorprendieron a los portugueses? ¿Te alegraste de que alguien los escuchara?

Hubo un tiempo en que era el único reportero que trabajaba para los medios occidentales en todas partes controlados por los rusos. No lo veo como un logro, sino como una tragedia. Es la muerte del periodismo.

Por supuesto, hubo mucha sorpresa y también desconfianza. Después de todo, vengo de un país cuyos impuestos también se utilizan para financiar las armas que matan a civiles en Donetsk. En el Hospital de Traumatología de la ciudad, había varios pacientes que se negaron a hablar conmigo por ello, por ser un periodista de un país de la OTAN. En un reportaje de noticias en un mercado, había una anciana que me gritaba a mí y a otro reportero acusándonos de ser responsables de lo que les estaba pasando. Pero lo contrario ha sucedido en muchas ocasiones, entendiendo nuestro trabajo, agradeciendo e incluso animando.

En Mariupol, la situación era tan desesperada que nos pidieron ayuda para comunicarnos con los miembros de la familia que vivían en el extranjero. Allí, incluso las enfermeras lo hicieron para salvar la vida de una anciana que la atrapó con los fragmentos de una mina antipersonal. Evitar casi siempre trabajar en excursiones organizadas por las fuerzas rusas hizo que el trabajo fuera más libre pero también más peligroso. Fue un trabajo que requirió mucho tacto y sensibilidad hacia los civiles, también hacia los militares, pero creo que la evaluación general es positiva.

Has trabajado en otros escenarios de guerra y conflicto. Todos los conflictos son diferentes, pero ¿hay alguna característica en Donbass que destaque?

Estuve en 2017 en un campamento de las FARC en Colombia, en un momento antes de la entrega de armas, pero ya durante el proceso de paz. Había una tensión natural y los asesinatos de líderes sociales continuaron. Sin embargo, era un contexto totalmente diferente. Al año siguiente, visité el Donbass y fue mi primer contacto con la guerra civil que había comenzado en 2014. Luego he escuchado algunos bombardeos, pero esporádicos. A pesar de la constante violación de los Acuerdos de Minsk, ya había un conflicto de baja intensidad.

Lo que sucede hoy es de una dimensión totalmente diferente. Alrededor de 100 proyectiles caen cada día en Donetsk. En promedio, hay más de una persona muerta al día en la ciudad. Más de 2.100 heridos desde febrero. Y estamos hablando de una ciudad que no está en disputa, no tiene peleas terrestres, no tiene hombres luchando dentro. Mariupol, sí, estaba en disputa y era, de hecho, el infierno. Había muertos por todas partes.

Me parece que es un error decir que esta guerra es sólo entre Rusia y Ucrania. Hay miles de combatientes extranjeros en el lado ucraniano, armas occidentales, estrategas militares occidentales que asesoran operaciones, cuando no lo comandan, Kiev tiene el apoyo de inteligencia de satélites occidentales, etc. Por otro lado, hay combatientes de las diversas realidades nacionales de la Federación Rusa, hay soldados de Donbass luchando desde 2014, así como los ciudadanos movilizados de ese mismo territorio, está el grupo Wagner … Es decir, hay un tema complejo y diverso de afinidades y contradicciones.

Desde un punto de vista más general, esta guerra representa un momento histórico de gran trascendencia porque se enfrenta a dos realidades geopolíticas que han sido confrontadas de manera económica, política y también militar, incluso indirectamente, especialmente en Oriente Medio, en el que Occidente ve cuestionado su poder. Es ingenuo creer que la guerra terminará sin que Washington o Moscú tengan algo que decir. La implicación de Occidente hoy es tan obvia que tiene un precio en nuestras economías.

¿Cómo ve la situación actual de Donbass? Después de celebrar referendos sin credibilidad particular, con enormes migraciones internas, millones de personas abandonando la región, ¿se espera que la situación se estabilice?

La credibilidad de los procesos electorales ha sido durante mucho tiempo secundaria en el contexto internacional. Hay una evaluación subjetiva de acuerdo con los intereses de cada país. Kosovo se independizó sin referéndum, Juan Guaidó fue reconocido presidente por muchos países sin ninguna elección. Eso me parece especialmente grave. A la luz de lo que he visto, de hecho, ha habido referendos que cumplirían lo que consideramos procesos democráticos, aunque no parece que tenga muchas dudas sobre la voluntad de esas personas.

Basta con mirar la historia electoral de 1991 a 2014. Hay un patrón prácticamente sin cambios de victorias de las fuerzas pro-rusas y comunistas. Todos los que entrevisté me dijeron que le importaba poco el no reconocimiento de los referendos por parte de Occidente, ya que Occidente se ha preocupado poco por la situación de estas personas en los últimos ocho años. Me parece que habría sido un paso hacia la paz si Ucrania y Rusia aceptaran los referendos con todas las garantías dando la palabra a los pueblos con observadores de ambas partes. No creo que haya espacio para esto cuando Kiev ni siquiera ha cumplido con los Acuerdos de Minsk en los que estaba previsto potenciar estos territorios.

Ucrania nunca aceptará la anexión del Donbass y otras regiones, incluida Crimea, y en ese sentido la única perspectiva de estabilización vendrá con el final de la guerra que dependerá más de Washington que de Kiev. Ucrania por sí sola es incapaz de mantener esta dinámica militar.

¿Tiene la gente de Donbass alguna idea del grado de apoyo a la figura de Zelensky en la Unión Europea? En los medios de comunicación, institucionales, en redes sociales…

Sí, existe esa noción. Para ellos, el enemigo no es solo Zelensky. También son los Estados Unidos y la Unión Europea. E incluso la ONU es una institución cuestionada, especialmente Guterres, acusándola de declaraciones parciales. Hay una visión de Europa, no exenta de prejuicios, en la que somos vistos como individualistas, demasiado apegados al dinero y al consumo, poco dados a los valores de la familia y la comunidad, no en solidaridad y, por supuesto, somos considerados títeres de los americanos. Pero también saben que hay gente que protesta, que no está de acuerdo con ciertas políticas y que se movilizan contra la guerra.

Lo que me parece grave es que los líderes europeos hagan todo lo posible para poner gasolina en el fuego, como fue el caso de Josep Borrell, diciendo que Europa era un jardín y el resto del mundo una jungla. Esto significa reforzar, en el resto del mundo, el antagonismo con el eurocentrismo y esta idea de que Europa es un oasis civilizatorio entre los salvajes.

* Tomado de Euskal Herria-Donbass Elkartasun Komitea

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Un comentario en «De regreso de Donbass: Entrevista a Bruno Carvalho»

  • el 8 diciembre, 2022 a las 13:10
    Enlace permanente

    La guerra es un negocio, siempre es un negocio, aunque está sea subterránea. La inmobiliaria, que en 2008 afloro mostrando su crueldad, ya se llevó por delante numerosos medios de comunicación, y a Julián Assange.
    Es la guerra, Europa a su frente a puesto a un mentiroso, Borrel, que hace de perrito faldero de la OTAN.
    Un apaga fuegos con gasolina que se lleva 300.000€, de SMI.
    No ha parado al loco Zelenski, ni a los incendiarios agentes “periodísticos”, que difunden las “victorias” del negocio occidental, el negocio de las armas, uno de los más rentables.
    El siguiente debe ser el negocio de los campos de refugiados ricos, por hay campos de refugiados ricos y pobres comparen palestinos y ucranianos. Ah, no que eso no vende, aunque haya respuestas en Ucrania a la pregunta de ¿usted por qué no se va? – Porque no tengo dinero.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar