Julián de Zulueta, un científico rodeado de “malas compañías”

Residencia-LQSomosCristina Calandre Hoenigsfeld. LQSomos. Enero 2016

“La hermosa construcción del remodelado edificio de la ILE en Martínez Campos 14… es el ejemplo del principal regalo que nos ha hecho Zulueta y sus compañeros de la Institución: la continuación de una tradición modernizadora que debemos proyectar hacia el futuro…”

Este es el último párrafo que escribe el 30 de diciembre de 2015, en el periódico El País, José García Velasco, Secretario de la Fundación Giner de los Ríos (ILE) “in memorian” de Julián de Zulueta, su Presidente, recientemente fallecido en Ronda, a los 98 años de edad.

Tras hacer unas pinceladas alabando a Julián de Zulueta y su aportación a la ciencia y al medio ambiente, nos viene a decir en el último párrafo, que la responsabilidad del “remodelado “ de la ILE (antes decían rehabilitación) es de Julián.

Esto, sin duda, es una reacción a las denuncias que hemos venido haciendo durante años desde una plataforma para salvar el recinto histórico de la ILE, donde incluso comentábamos unos correos electrónicos que sacaron en la prensa, entre el Presidente de la Fundación Caja Madrid (Rafael Spottorno, que luego sería jefe de la Casa Real ) y Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, en donde el primero le dice al segundo que le parece que el proyecto presentado para financiación, no es de “rehabilitación” sino un “derribo”. No obstante, siguiendo órdenes, paga.

Podemos ver que había tenido Zulueta contactos con Blesa, como se constata en una foto junto a otros capitostes del Partido Popular, como Alberto Ruiz Gallardón, Morenés, Pilar del Castillo (Ministra de Educación y Cultura) y Aznar, en las escaleras de la Residencia de Estudiantes.

Una vez que coincidí con Julián de Zulueta, y dado que era amigo de mi familia, le comenté que seguramente él como responsable durante muchos años en la OMS en la lucha contra la Malaria, tendría conocimiento de la epidemia que hubo durante la Guerra Civil Española y de su exitoso tratamiento, a través, entre otros, del hospital de Carabineros, situado en la Residencia de Estudiantes, que dirigió el Dr. Luis Calandre Ibáñez, mi abuelo.

Me contestó que no y entonces le regalé mi libro: “El Dr. Calandre, de la JAE al exilio interior” (2008), para que lo reseñara en el Boletín de la ILE, cosa que me prometió y nunca cumplió, y supongo que en su libro, editado por la Residencia de Estudiantes en el 2011: “El señor de los mosquitos”, tampoco lo cita.

Me parece muy improbable que Zulueta no conociera lo de la gran epidemia de paludismo durante la GCE (1937-39), dado que su tío, Antonio de Zulueta, estuvo durante toda la guerra haciendo experimentos de genética en las pistas de tenis (que llenó de agua), que estaban en el campo de deportes de la Residencia de Estudiantes.

Antonio, era el director del Museo Nacional de Ciencias Naturales, que estaba contiguo a la Residencia y que dependía de la Junta Para Ampliación de Estudios (JAE).

Posteriormente, el legado -archivo de Antonio de Zulueta, fue a parar al Archivo de la Residencia de Estudiantes, lugar muy frecuentado por Julián de Zulueta, pues durante sus desplazamientos a Madrid, se alojaba en dicha residencia para “investigadores”.

Debajo, en los sótanos del archivo (espacio robado al refugio antiaéreo que se encontraba allí) estaba el álbum y la documentación de los Calandre sobre el Hospital de Carabineros y la malaria, dado en custodia por mi familia desde el año 1990.

También su hermana Carmen de Zulueta se alojaba en este lugar exclusivo de Madrid, cuando venía de Nueva York, pues los “gestores” de la Residencia, hacían mucho la” pelota” a la familia de importante raigambre institucioncita, como los Zulueta.

Con ello sin duda consiguieron que Julián presidiera la Fundación Giner de los Ríos, eso sÍ a cambio de mantenerse al margen de cualquier crítica que pudiera obstaculizar el proyecto que el Opus Dei tenia para la nueva ILE_JAE-Residencia, excluyendo todo el periodo del final, el de la Guerra de España y la lucha de los institucionistas (Tomás Navarro Tomás, Enrique Moles, Calandre, Antonio de Zulueta, etc.) dentro del Frente Popular y en defensa de la legalidad republicana, por la que luego fueron duramente represaliados con cárcel, depuración y multa.

Tener la boca cerrada y traicionar a su apellido republicano, tuvo sus recompensas, como el que le dieron en el año 2010, “Extraordinario de Medio Ambiente”, de 48.000 euros, por su defensa de la naturaleza (¿?) cuando no tuvo ningún reparo en permitir que se destruyeran los árboles centenarios del recinto histórico de la ILE, desde su puesto como Presidente de la Fundación Giner de los Ríos.

Mi opinión es que en Julián de Zulueta se unieron, al volver a España, su ambicioso deseo de protagonismo, su falta de respeto a la memoria de su apellido republicano, Zulueta, y haberse dejado utilizar por personajes como José García Velasco (CSIC-Opus Dei), que según el propio Julián, como me comentó alguna vez, era como el Rey Midas, que “todo lo que tocaba se convertía en oro”, (algo de ese oro se le pegó a Zulueta, sin duda).

Julián de Zulueta, tiene el “honor” de haber pasado a formar parte del grupo de escritores “revisionistas” que tiene la Residencia de Estudiantes, como Margarita Sáenz de la Calzada (La Residencia de Estudiantes, sus residentes); Isabel Pérez Villanueva (La Residencia de Estudiantes 1910-1936), Álvaro Ribagorda (El coro de Babel, las actividades culturales de la Residencia, el Documental Cien años de la Residencia de Estudiantes, de Jorge Martínez Reverte, y muchos otros, que proliferaron con motivo de la conmemoración del centenario de la Residencia 1910-2010) cuyo comisario fue y sigue siéndolo, José García Velasco, presidente “honorario” de la Fundación Residencia de Estudiantes.

Esperemos que pronto todo esto de un giro a la izquierda. Próximamente se van a convocar unas importantes subvenciones dentro del programa “Europa con los ciudadanos-memoria histórica” de la Comisión Europea, en donde hemos conseguido que uno de los temas prioritarios sea la Guerra Civil Española, con motivo de su aniversario (1936-2016).

Será una ocasión única para presentar proyectos que muestren la verdadera historia republicana del Frente Popular, como la de la valiente Defensa de Madrid contra el fascismo (1936-39), dentro de la cual podríamos incluir al Hospital de Carabineros, su refugio antiaéreo, su exitosa lucha contra la malaria y a su director, Dr. Calandre, subdelegado de la Junta para Ampliación de Estudios.

Notas:
Julián de Zulueta, un científico comprometido
B.O.E. 19 de junio 2010
Tuan Nyamok [El Señor de los Mosquitos]
Patronato de la Fundación Francisco Giner de los Ríos
Eacea: Priorities of the programme for 2016

Más artículos de la autora

Un comentario en «Julián de Zulueta, un científico rodeado de “malas compañías”»

  • el 7 enero, 2016 a las 17:19
    Enlace permanente

    COMENTARIO BREVE DE URGENCIA AL ARTÍCULO CRÍTICO DE DENUNCIA PÚBLICA: «JULIÁN DE ZULUETA, UN CIENTÍFICO RODEADO DE «MALAS COMPAÑÍAS»: SU TRAICIÓN A LA HISTÓRICA -LIBERAL, DEMOCRÁTICA, REPUBLICANA Y SOCIALISTA- «INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA» (ILE) POR CRISTINA CALANDRE HOENIGSFELD.

    Este “pseudohomenaje” (in memorian) en el periódico El País -del día 30 de diciembre de 2015- de José García Velasco, secretario, al fallecido presidente de la Fundación “Giner de los Ríos” de la España “oficial”, franquista, monárquica y católica, Julián de Zulueta un “colaboracionista” también político (del PSOE pseudosocialista) como Alcalde de Ronda (Málaga) de la misma, constituye en la práctica una «reacción» in extremis de los “gestores” de la Fundación “Giner de los Ríos” (oficial) (no histórica “Institución Libre de Enseñanza” (ILE)) de exculpación pública, señalando como principal y último responsable de la ahora denominada «remodelación», o sea (lo que es lo mismo) del “derribo” -contrario a derecho y justicia- de los edificios históricos de la «Institución Libre de Enseñanza» (ILE) al difunto, que nunca podrá hablar ni defenderse. Éstos pretenden pues «curarse en salud», ante: las posibles «denuncias» judiciales que pudieran interponerse contra ellos; y, también, las “responsabilidades” civiles y penales que se les pudieran exigir al respecto en el futuro.

    Un Cordial Saludo.

    Málaga, a 7 de Enero de 2016.

    Arturo Fernández Domínguez
    (Hijo del Exilio republicano, socialista e «institucionista» español)
    (Doctor en Derecho, ExProfesor Titular de Historia del Derecho español de la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga (UMA), y Secretario Judicial).

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar