A justiça condena às Nais contra a impunidade

nais-contra-a-impunidade-lqsomosRedacción*. LQSomos. Noviembre 2016

El juzgado nº 1 de A Coruña, con fecha de 9 de noviembre, viene de pronunciar sentencia contra los integrantes de la asociación “Nais contra a impunidade” y personas solidarias (hasta un total de 15 imputados/as) por manifestarse el día 12 de octubre de 2010 pidiendo el esclarecimiento de la muerte de Diego Viña en el cuartel de la Guardia Civil de Arteixo, A Coruña, ocurrido entre el 22 y 23 de septiembre de 2004.

En un tiempo record resolvieron la sentencia en los Juzgados de A Coruña. Apenas seis días después del juicio, quince personas, familiares de Diego Viña (su madre, su tía, su prima), y otras madres de personas muertas bajo custodia y varias solidarias resultaron condenadas a un total de 10.800 euros, a 720 euros por persona más las costas judiciales, y de no pagar, la pena se sustituye por tres meses de prisión. Es una condena por una concentración en la que no hubo incidentes y en la que no se identificó a nadie in situ, por gritar “La Guardia Civil tortura y asesina”, delante de los agentes del cuartel de Arteixo, donde apareció muerto Diego Viña a sus 22 años de edad.

Diego Viña permaneció los días 22 y 23 de septiembre de 2004 detenido en el cuartel de la Guardia Civil de Arteixo. El joven tomaba antidepresivos, pero la doctora que lo examinó no los prescribió, de tal manera que los agentes no le dejaron tomar pastillas mientras estuvo detenido.

En el primer día los agentes terminaron la instrucción, pero el joven siguió detenido. En un momento, Diego Viña -deprimido y sin medicación- comenzó a gritar, golpear las paredes, arrojar comida… hasta que apareció ahorcado con sus pantalones vaqueros. Esta prenda fue tirada a la basura y no fue aportada al juzgado.

En el caso de esta sentencia “ultra rápida” (¿sorprendente?) la Guardia Civil se presentó como víctima de “injurias” y por “obstrucción al derecho al culto” en un juicio en que a las encausadas no se les permitió mencionar la necesidad y preocupación de esclarecer la muerte de Diego. “Esa no es la cuestión, aquí estamos para juzgar un delito de injurias a la Guardia Civil”, recalcó el juez.

Tras el supuesto ¿fallecimiento? por ahorcamiento de Diego Viña, la madre del detenido y colectivos solidarios formularon una denuncia contra Carlos Viña por denuncia falsa y contra el comandante del puesto de la Guardia Civil de Arteixo (G00402P) y los agentes W97788Z, 34896949, Q47830E y T68012Z como autores de un delito de homicidio perpetrado en comisión por omisión, así como por detención ilegal.

Este último proceso fue sobreseído en 2011, un año después de la protesta. Los agentes implicados declararon que estaban al tanto de lo que hacía el detenido por medio del canal de audio de las cámaras -no se grababa- instaladas en los calabozos y que fue el silencio, después de varias horas de berridos y golpes, lo que les llevó a sospechar de que algo podía estar sucediendo. Según su versión, al bajar al calabozo se encontraron a Diego Viña colgado del barrote superior de la puerta de su celda, ahorcado con su propio pantalón…

Desde entonces y ante los obstáculos a la investigación y el silencio mediático, la familia y personas solidarias se concentran cada 12 de octubre, día del Pilar, patrona de la Guardia Civil, delante de la iglesia parroquial donde el cuerpo armado celebra una misa católica.

La sentencia se ha producido en el momento en que la Asociación Nais contra Impunidade ha demandado al Estado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo por vulnerar el Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1948.

* Con información del Diario Público, CEIVAR y Nais contra a impunidade

Deja un comentario