La alternativa frente a la dictadura neoliberal

Cuando la economía mundial se derrumbó hace unos años, algunos, ingenuamente, creyeron que la era neoliberal finalmente había llegado a su desaparición inevitable y merecida y quisieron presentar la crisis como una oportunidad, sin ser conscientes de la gravedad y los sufrimientos que podía ocasionar a las clases trabajadoras. Ahora las ilusiones se han desvanecido y estamos asistiendo al surgimiento de un neoliberalismo mucho más potente y maligno que está tratando de ir mucho más allá de lo que había llegado antes de la crisis.

La visión neoliberal del siglo XXI insiste, como ya lo hizo la del siglo XX, en reducir salarios, prolongar la vida laboral, alargar la jornada, intensificar los ritmos de trabajo y aumentar la inseguridad y la indefensión de las clases trabajadoras. La justificación de los poderosos, para hacer todo esto, es que son ellos los "creadores de empleo" y que para poder llevar a cabo esta "creación" se les debe garantizar que los impuestos que pagan cada vez serán más bajos, libertad completa para proseguir con las maniobras especulativas y posibilidades de reducir a la mínima expresión los límites para explotar a los trabajadores y trabajadoras. El mito del "ascenso social" y de las "potencialidades del capitalismo para garantizar el bienestar de la gente" está siendo sustituido por la pesadilla de la lucha global darwiniana acompañada de un intento criminal de culpabilizar, dividir y enfrentar a los explotados.

Ahora los ataques más flagrantes y sorprendentemente antidemocrático a las poblaciones nacionales se están produciendo, justamente, en una Unión Europea que ni siquiera tiene Constitución propia, ya que la que se propuso hace unos años, se rechazó en varios referendos nacionales y que, por tanto, no tiene ninguna legitimidad democrática. La Unión Europea actual es un órgano no democrático neoliberal, del mismo modo que lo son el FMI o el Banco Mundial.

España, con más del 20% de paro, ya se encuentra en depresión, pero eso no evita que la Comisión Europea siga estirando la cuerda más y más y que el gobierno del PP aproveche la ocasión para enviar al traste una parte de los derechos ya reducidos que la derecha franquista tuvo que aceptar al inicio de la transición. La reforma laboral actual no es, ni mucho menos, el final de la agresión neoliberal al derecho del trabajo. Es un paso más, de una serie interrumpida de agresiones, que si no las detenemos, se prologarán después de las elecciones autonómicas de Andalucía, y que intentarán rebajar a la mínima expresión, derechos fundamentales como el de libre sindicación y el de huelga.

Pero la agresión neoliberal no queda limitada a España. Las recomendaciones de la Comisión Europea para los otros países son similares. La Europa social queda reducida a un recuerdo lejano. La lógica absurda de equiparar la austeridad con la prosperidad futura sólo podrá ser impuesta por la manipulación y es una amenaza directa a la democracia que debe ser combatida sin ningún tipo de concesión ni ambigüedad.

Pero, ¿cuál es la alternativa ante la lógica neoliberal? Nada es posible sin la unidad de todas las víctimas de la agresión neoliberal y sin la confluencia de todas las organizaciones de las clases populares y los partidos comprometidos con las políticas de izquierda. Esta unidad nos tiene que servir para dar la vuelta al reparto regresivo de la riqueza que se ha instalado en las últimas décadas y que ha sido el principal responsable de la miseria creciente de la población. Frente a la regresión en los derechos y las maniobras neofascistas, hay que reclamar la democracia, pero no únicamente en su vertiente formal, sino en una triple dimensión: democracia política, democracia económica y democracia social.

La ruptura de las políticas neoliberales también debe ir unida a un proyecto de refundación de Europa que permita el ejercicio de nuevos derechos e inicie otro modelo de desarrollo económico respetuoso con el medio ambiente y basado en las necesidades sociales.

* http://apuigsole.blogspot.com/

Más artículos del autor

Ilustración de Adolfo Payés

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar