Monsanto rabiosa y la ciencia y el derecho cómplices del ecocidio

Ya no se puede tapar el sol con los dedos. La crisis ambiental estalla hasta en la propia mismidad del Ser. Efecto Invernadero, Cambio Climático e Impactos Geomorfológicos, constituyen una bomba de tiempo jamás vista por la historia.
 
Esta información que adjuntamos abajo, nos lleva a reflexionar sobre el modo de comprensión de la civilización industrial nacida y desarrollada en Occidente. el modo en que queda completamente desnuda “la futilidad exaltada en nombre de la circulación del conocimiento. Desde esta perspectiva, diría nieztcheana, advertimos que el poder convirtió a la ciencia en un Ídolo, al cientiíco en cientócrata y a la población en general en marionetas que aceptan un fundamentalismo que se ignora a sí mismo”. Entonces, como dice Legendre, “es posible fabricar ignorancia con ciencia”
 
En tiempos globalizados, tutelados totalitariamente por el régimen universal de la tecno-ciencia-economía, se pone en serio riesgo la vida sobre el planeta.
 
Qué silenció o dejó en el baúl impenetrable del olvido la ciencia: desconoció el saber sobre la Otredad. sobre el sujeto: sea la persona o la naturaleza.
 
Bajo lal Dictadura de la tecno-ciencia-economía, “la ciencia pasó a ser objeto de devoción social, sustituto neoliberal, del Dios Todopoderoso “que no puede engañarse ni engañarnos.
 
Y las rocas que sostienen semejante ignorancia que atormenta y destruye, se basa en el Derecho romano, el Derecho Canónico, alianza cristiana con lo romano y los evangelios iluministas del Derecho Positivo, consumado con el individualismo y l Propiedad Privada.
 
Esta sopa mortal para la identidad y la naturaleza se metamorfosea en la modernidad en los derechos nacionales y los derechos internacionales. Estructuras jurídicas congeladas necesarias para explotar la tierra, envenenar el ambiente, construir y sostener desigualdades crecientes.
 
Esta esquizofrenia cultural de occidente, suspendida en el aire artificialmente por los aparatos jurídicos y sus representantes, los hombres de la ley, conducen a un “suicidio cultural”. Y la cuestión es, como dice Legendre que “Bajo la égida del Estado Jurista se inventó y difundió el instrumento estándar de Mercado, la Institución del Contrato.
 
Y aquí está la Madre del Borrego que debemos desnudar y poner en tela de juicio, para impedir los ecocidios y epistemicidios que, fatalmente nos conducen a las bocas del averno.
 
Ingresado el Management al escenario “la tecno-ciencia-economía viene a suplantar los ideales políticos y a imponer un discurso globalizador, una suerte de sintetizador normativo negador de las divergencias culturales pero dominado, en la vertiente jurídica, por el economicismo anglosajón-
 
Imaginar en superar la Crisis Ambiental, Crisis Civilizacional, también implica superar y sepultar el aparato jurídico que tejió la trama de la catástrofe, en nombre del Derecho, la Justicia y la Democracia. Con la arquitectura jurídica de occidente, piramidal como la tradición judeo cristiana, piramidal como la Teología y piramidal como la ciencia universal, sólo nos queda la posibilidad de ser espectadores póstumos de la catástrofe y la oscuridad. Abrazos Carlos Galano
Los dueños de Monsanto andan rabiosos por sus malos resultados:
 
En Brasil, los gusanos del taladro ya son inmunes a la toxina que Monsanto incorporó a los maíces. Y como no les mata, les engorda.
 
El veneno que inventaron para matar a todo aquello que viva menos a sus plantas transgénicas, ya no es eficaz y más de la mitad de las fincas de EEUU cultivadas con esas plantas están plagadas de malezas. Mejor dicho, sanas hierbas que aprendieron a reírse de la multinacional.
 
Y a su pesar, la ciencia independiente muestra cánceres en ratas alimentadas con el maíz transmutado.
 
Ante las movilizaciones planetarias que exigen detener su Ciencia-Maldición, Monsanto ha conseguido en EEUU una cláusula legal que les permite ignorar las órdenes judiciales de suspensión de siembra de cultivos transgénicos, sea por irregularidades en su aprobación, por falta de evaluación de impactos ambientales o de salud o por cualquier otra razón. Con el tubo de ensayo en una mano y la chequera en la otra se sienten dioses por encima del bien y del mal.
 
¿Cómo puede creerse Monsanto que con leyes contra las leyes podrá detener a los pueblos y a la propia Naturaleza? A lo mejor es cosa de las mutaciones y les falta un gen: son in-genuos.
 

 

 

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar