Mujeres abriendo camino: “La Sagi”

Mujeres abriendo camino

Por Redacción. LQSomos.

Ahora que se celebra el campeonato europeo de futbol femenino en Inglaterra (UEFA Women’s EURO 2022), es un buen momento para recordar a un personaje poco conocido en la historia de España, “La Sagi”, una mujer deportista en distintas disciplinas, el primer cargo directivo en el Barça y una vida comprometida con el anarcosindicalismo.

Con las artes de Cecilia Remis, y el buen hacer traductor de Leticia Palacios (@FCBarcelona_cat), más la guia de varios hilos de twitter (@AnarquismoY) hemos montado esta historia…

Anna Maria Martínez Sagi, “La Sagi”, como se la conocía, nació en Barcelona en febrero de 1907, cuando el F.C. Barcelona hacía poco más de siete años que se había fundado. Solo 27 años más tarde, en 1934, se convertía en la primera mujer directiva del Club.
Su familia pertenecía a la alta burguesía catalana. Pronto rompería con los convencionalismos de la época, abrazando las ideas de modernidad que venían asomando y adquiriendo un compromiso social en las diferentes esferas de la vida.
Con problemas de salud en su juventud, la familia acudió al doctor Marañón, quien la aconsejó la práctica del deporte. En 1928 fue una de las fundadoras del Club Femení i d´Esports de Barcelona, como centro cultural para la práctica deportiva y la alfabetización de las mujeres. De esta forma y a través del Club, competiría en diversas disciplinas como el baloncesto, el remo, la natación, el esquí, el tenis o el atletismo. En estas dos últimas disciplinas destacaría como subcampeona de España en 1929 y plusmarquista en 1932 respectivamente, especialmente en el lanzamiento de jabalina, donde batió algunos de los récords de la época.

En la imagen, durante una de sus conferencias para el fomento del deporte entre las mujeres

Según Helena EstablierMartínez Sagi diseña y apuntala un nuevo apostolado de la corporeidad femenina que implica el rechazo de los cánones de belleza y de salud tradicionales”.

A principios del siglo XX, era muy poco habitual encontrar a una mujer que ocupara cargos de responsabilidad públicos. Pero siempre hay una excepción que abre camino, y será nuestra Anna Maria Martínez Sagi, feminista, anarquista, deportista, poeta y periodista.

Su familia estuvo siempre vinculada al Barça. Su padre, Josep Martínez Tatxé, fue tesorero del Club entre 1917 y 1919, durante una de las presidencias del fundador Joan Gamper. Su hermano, Armand, fue el goleador más precoz de la historia del Club. Y su primo, Emili Sagi-Barba, fue también jugador del primer equipo (1916-1919 y 1921-1932). Se le considera el primer especialista en penaltis de la historia azulgrana. Uno de los cracks de la época.

A pesar de este contexto, en los años 30 era una rareza que una mujer fuera directiva de un club como el Barça. Bajo la presidencia de Esteve Sala y a propuesta de Josep Suñol, fue la primera mujer en ocupar un puesto en el consejo directivo de un club de fútbol masculino profesional en Europa. Desgraciadamente, dejó el cargo de responsable de la Comissió de Cultura, según declararía “porque a aquella Junta Directiva no le interesaba la cultura, sino solo los goles”. En la temporada 1934-35, el Barça sufría una crisis económica y a duras penas podía mantener la Comissió.

A todo lo anterior hay que añadir su participación en 1936 en la organización de la Olimpiada Popular de Barcelona, en contraposición a las Olimpiadas de Berlín que servían de escaparate al régimen nazi.

“La Sagi” era una mujer periodista, poeta y escritora

Escribió artículos en publicaciones de referencia como “La Rambla” o “Crónica”. Sus poemas también tuvieron gran éxito.
En su condición de poetisa, se hizo un hueco en los ambientes culturales, especialmente tras la publicación de sus obras Caminos (1929) e Inquietud (1931), ganándose los elogios de personajes de la talla de Unamuno, Machado o García Lorca.
Colaboraría asiduamente con sus poemas en el periódico Mujer. En dichos ambientes culturales conocería a la también poetisa Elisabeth Mulder, con la que tuvo una desaventura amorosa que marcaría profundamente su obra.
Diversas investigaciones coinciden en señalar que la obra realizada por Sagi comparte códigos metafóricos comunes con otras dos poetisas de su generación muy vinculadas al anarquismo, a través de la organización Mujeres Libres, como fueron Lucía Sánchez Saornil y Carmen Conde.

“La Sagi” era una mujer feminista, pionera y luchadora

Desafió las normas de la época apostando por el deporte femenino. Se enfrentó a una madre consrvadora que habría querido parir un niño y que después se opuso a su relación con Elisabeth Mulder, una poeta de la época.

Poco antes de la llegada de la II República ya abrazó los ideales republicanos y catalanistas, formando parte desde 1932 del Front Únic Femení Esquerrista de Catalunya, vinculado a Esquerra (ERC).
Durante la II República fue una de las periodistas más relevantes, trabajando y colaborando en diversas cabeceras como La Rambla, Crónica y Estampa.
Un mitin de Durruti y la valentía de los anarquistas durante los primeros combates en Barcelona de julio de 1936 la ganarían para la causa libertaria.

Ya en plena Guera Civil deja su puesto como mecanógrafa en el Ayuntamiento de Barcelona y se dirige al frente de Aragón cubriendo como fotoperiodista el día a día de las columnas del POUM y de las milicias confederales. El propio Durruti le pondría el cariñoso mote de ‘La Aristócrata’.
Sus crónicas desde primera línea del frente de batalla aparecerían en el periódico Nuevo Aragón, portavoz del Consejo Regional de Defensa de Aragón. También su firma aparece esporádicamente en El Combate (órgano de las milicias confederales de Caspe) y en el periódico CNT.

Finalizada la guerra toma el exilio rumbo a Francia, donde tendría que sobrevivir de diferentes trabajos como pescadera o pintora de calle. Su activismo seguiría intacto, pasando a formar parte de la resistencia antinazi dentro de las redes de evasión.

En Francia, pasada la Guerra, también dejó su huella. Creó tendencia como decoradora antes de marcharse a Estados Unidos, donde ejerció de profesora universitaria español y francés, en Urbana, una localidad de cerca de 30.000 habitantes del estado de Illinois.

En 1975 volvió a casa. Primero a Mallorca y después a Moià. Todo había cambiado desde que la Sagi se había exiliado más de tres décadas atrás. Ya nadie la recordaba. Su obra había sido olvidada. Su reconocimiento había pasado a la historia. Anna Maria fallecería el 2 de enero del año 2000 en una residencia de ancianos en Santpedor.

Después de su muerte en el año 2000, llegaba a su casa una carta de pésame del entonces presidente del Barça, Josep Lluís Núñez. Y el mismo año el escritor Juan Manuel de Prada publicaba la biografía “Las esquinas del aire”, rescatando la vida de Anna Maria. En 2019, un largometraje, combinado de documental y ficción, “La Sagi, una pionera del Barça”, recogía y ponía de relieve todo su legado.

Poco a poco, y de manera colectiva, se han ido sumando piezas a esa genealogía de mujeres que desbrozaron senda y merecen un importante hueco en nuestra memoria: Anna Maria Martínez Sagi, deportista total, poetisa, anarcosindicalista, periodista, profesora, activista antinazi… Mujeres que abren camino.

Para saber más:
Las esquinas del aire
Siempre saltando vallas. Deporte femenino y medios de comunicación
«Dones rebels. Històries contra el silenci» de Aina Torres
Pioneras españolas: abriendo camino
Mujeres abriendo camino

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar