Si nun fuera poles vistes…

  – ¿Gústate mama?

– Ta bien. Ye soleyeru. Ta altu. Nun ye como el de la barriada, tan fondu. Si nun fuera poles vistes…

– Nun empieces a saca-y taches. Mira esti salón. Ye casi el doble que l'otru. P'acá la tele. P'acá el sofá cama. L'alfombruca vieya vamos tirala y compramos otra nes rebaxes…

– Y unes bones cortines pa les ventanes, pa eses vistes.

– Claro, claro. Que faigan xuegu con l'alfombra nueva. Mira, cábemos la mesa'l  comedor y otra baxa, piquiñina, frente´l sofá, pa cenar viendo películes…

¡Mama! ¿Ya tamos otra vez?. No, si acabarás por amargame el día.

– Non, fía, non. Si el pisu gústame abondo. Ta mui bien, de verdad. Y la empresa ta portándose de lo meyor. ¿Pienses que no me doy cuenta? Si toi muy contenta, Carmina.

– Ya, ya lo veo. ¡Anda!, guarda esi pañuelu y dexa ya de lloriquear peles esquines. ¡Y quítate de esa ventana!  Vete a la de la cocina, que nun se ve más que monte.

– Pero ye que mire onde mire, véolos a ellos, fía.

– Mira mama, esti pisu val muchos miles d'euros. Millones de pesetes, pa que lo entiendas. Y con lo que da la empresa, va salimos casi regalau. Tas siendo una desagradecía, mama. Nun ves más que lo que quies ver.

– Veo lo que hay, Carmina. Lo que hai debaxo de tantu hormigón, de tantu ladrillu, de tantu lujo…

– Nun hai nada, mama. Nada. Ya nun hai castillete, ni bocamina, ni jaula, ni vagonetes, ni escombrera, ni xente trabayando. Hai pisos nuevos en un solar nuevu. Hai vida nueva. Pero tú y Maruja y Ángeles y toes vosotres, tais empeñaes en seguir de luto, en andar escargatando ena memoria del carbón. Siempre con la ropa negra, de negro hasta el corazón. To'l día tirándo-yos a los demás ciscu a los güeyos!.

– Los güeyos quieren tapámoslos, Carmina. ¿Nun te das cuenta fía? Para eso te ponen el salón y la cocina, y ventanes y azulejos, y unes perres en la cuenta p´ ayudar, dicen, a pagar el préstamu.

– Pues meyor tenelos tapaos. Total, los tuyos nun valen más que de fonte. Venga verter agua, venga llorar, venga lamentase. De tanto mirar p'atrás, ya nun sabes mirar pa lantre, mama.

– Nun me queda otru remediu, fía. Miro'l monte y veo baxar a to padre pel camín, andando apriesa, pa llegar antes que xible la sirena. Miro'l patio y veo al to hermanu entrar riéndose ena llampistería. Los dos morrieron aquí, Carmina. Aquí, debaxo estos cimientos. Nun hay hormigón, ni casa, ni perres que los tapen.

– ¡Ya tamos con lo de siempre! ¡Pues a mi gústame el pisu!, ¡y el sitiu!

– ¡Claro fía! Y a mi. Cómo no me va a gustar. Ta todo mui nuevo. Y cabemos bien tú y Benito y les neñes y yo. Y, con les edificaciones nueves, esto quedó céntrico, al llau la escuela. Y con la indemnización de papa y del to hermanu, nun nos va a costar trabayu pagalo. Si ya te dixi que yo toi conforme con venir p'acá, con vosotros. Si se que ye'l bien pa todos.  Si nun fuera poles vistes…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar