Cuba: crónica de un regreso

“La lengua no tiene huesos, pero es lo suficientemente fuerte para romper un corazón. Por eso tenga mucho cuidado con lo que dice” Todos coincidieron en su expectación e ilusión en el proceso… En ningún momento nadie me habló de CAMBIOS, sino de MEJORAS

Leer más