El legado de Esperanza

Harto de la hipocresía expresada por esos que se llaman nuestros representantes de los estamentos políticos, ante la anunciada retirada supuestamente forzosa de “la lideresa”, como se autotituló mostrando su egocentrismo, todos han resaltado su alto valor político y algunos como un referente para el futuro, pero nadie hace referencia a su nefasto legado, sus macroproyectos de la golfería del golf, llegando a privatizar terrenos del Canal de Isabel II en el centro de Madrid para crear una escuela exclusiva para la élite, amén de fomentar campos en todas las comunidades, lógico, sabiendo que familiares poseen participaciones en empresas para tal fin, o el proyecto de privatización del agua madrileña, o su última apuesta por el Macrocasino madrileño, falseando las cifras de empleo cuando en todos los casinos de Sheldon Adelson en Las Vegas y Macao, no tienen más de 35.000 empleados, ocultando la aparición de delincuencia de todo tipo asociada a ellos, prostitución, proxenetas, blanqueo de dinero, ludopatía que llevará a la ruina a muchos, etcétera, sin olvidar la vejación a la que somete a sus empleados (hay documentales en YouTube que muestran esa podredumbre).

Sin olvidarnos de lo doméstico de nuestra Comunidad Autónoma, el abandono de la enseñanza pública en detrimento de la concertada, supresión de profesorado –pero contrata a dedo a profesores de ingles nativos, ¿tendrá también una agencia de empleo?–, supresión de las subvenciones en comedores, transportes de niños, de acompañantes, cobrar por llevar el taper, sin que nadie la pare los pies, ni oposición, ni alcaldes que abandonan a sus ciudadanos. Medidas que obligan a un sobresfuerzo a las familias, con sus ingresos ya mermados, o debiendo de abandonar un cónyuge su empleo para atender a niños, recién nacidos o mayores. La supresión de subvenciones a los dependientes, con el abandono de los crónicos sin darles un lugar para su atención, llegando a echarles de los hospitales, desatención a mayores que viven solos, cobrar medicinas a todos, negando la asistencia médica no sólo a extranjeros, sino a desempleados con más de dos años de paro.

Ahora deberías de recordar la frase de la diputada, cachorra de esa bastarda familia con más de un siglo en política, cuando expresó, “que se jodan”, en el Congreso de los Diputados por medidas parecidas a las tuyas, aplícatela tu mismo Esperanza, solo que tú, al contrario de todos aquellos que has condenado a una muerte lenta y segura, abandonados a su suerte, sin medios, sin atención, que no aparecen en prensa, y son cientos, mudos testigos de tu paso por esta vida. Para desgracia de sus familiares serás atendida en hospitales públicos, sin ningún tipo de cortapisas, los mismos que tu negaste a sus deudos,  cuando puedes costeártelo con tus 8.000 € al mes durante tantos años, amén de los supuestos favores recibidos en tantos años de privatizaciones a favor de colegas y amigos, y todo lo que supuestamente te llevas entre las uñas, sin que nadie se halla atrevido a desenmascarar.

Al no ser un hipócrita, deseo que la barca de Caronte te lleve a los infiernos y, ahí te pudras.

* http://www.vitrubio03.es/

Más artículos del autor

Deja un comentario