El maestro de la fotografía argentina: Horacio Coppola

w16El argentino Horacio Coppola fue considerado el «maestro» de la fotografía de la Ciudad de Buenos Aires y uno de los más destacados del mundo. Murió a los 105 años de edad en Buenos Aires el 18 de junio de 2012, en un día gris y lluvioso, tras una nutrida carrera, alimentada por multifacéticos retratos de su ciudad que protagonizaron numerosas muestras e ilustraron populares textos.
Siempre acompañado por su cámara Leica, Coppola, fallecido en su domicilio en el día que se indica a las 0:30 horas y con una infinita paz, se convirtió a lo largo de su extensa trayectoria en los «ojos» de Buenos Aires del siglo XX de la mano de fotografías que exhiben múltiples rincones de la capital argentina.
Sus imágenes, de hecho, ilustraron la primera edición del libro «Evaristo Carriego» (1929) con dos fotos, del escritor argentino Jorge Luis Borges, uno de sus amigos en las primeras décadas del siglo pasado, al igual que el artista Xul Solar y la autora Victoria Ocampo. Estos trabajos los realiza con la plena conciencia del hecho fotográfico que protagoniza y a tono con el espíritu dominante de las vanguardias artísticas y literarias porteñas.
Su obra comenzó a tomar una dimensión enorme de su trabajo: sus fotos parecían tomadas sin mayor esfuerzo. Imágenes casi abstractas que retrataban con total espontaneidad a Buenos Aires, eran verdaderas obras maestras, creadas en 1931, producto de una mirada moderna que buscaba en la trama urbana los elementos que habrían de definir su propio lenguaje.
Luego vendrían dos ensayos sobre la ciudad publicados en la revista Sur. Eran imágenes presentadas como obras en sí mismas, que integraban un discurso pleno de significado y contenido.
Interesado por el modernismo, el fotógrafo se instaló en los años treinta en Berlín para estudiar en la Escuela de la Bauhaus, donde conoció a su esposa, la colega alemana Grete Stern, con quien más tarde se instaló en Buenos Aires, inmortalizando a la ciudad con sus originales imágenes.
En Europa, Coppola publicó textos con fotografías de las colecciones de arte del Museo Británico y del Louvre, además de retratos del artista francés de origen ruso Marc Chagall y del catalán Joan Miró.
En Alemania también realizó junto a Walter Auerbach el documental «Traum», una filmación hecha en las calles berlinesas que reflejó el interés de Coppola por la gran pantalla, tanto que en 1929 fue uno de los fundadores del primer Cine Club de Buenos Aires.
El fotógrafo, que en los años sesenta se ubicó entre los primeros que retrataron obras en color, expuso en 1969 una importante retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires que luego fue presentada en Texas y Michigan (Estados Unidos).
También participó en exposiciones en Zúrich y Valencia, entre otras ciudades en las que exhibió diversos retratos de Buenos Aires, como el barrio de La Boca, la Avenida de Mayo, la luminosa calle Corrientes, las grandes tiendas porteñas y varias esquinas que destacan la combinación de estilos de la ciudad.
«Buenos Aires 1936», un libro en el que recopiló numerosos trabajos -a pedido del municipio porteño- al conmemorarse el cuarto centenario de la ciudad, «es uno de los primeros fotolibros de Argentina», aseguraba a medios locales el historiador de la fotografía Abel Alexander, quien ha calificado al artista como «un gran documentalista». Allí se conjugan las dos miradas del joven autor, sus primeras tomas de carácter experimental y aquellas vistas urbanas que se transformarían con los años en sus imágenes más celebradas.
En los años ochenta, cuando ya quedaban pocos fotógrafos “artesanales”, hicieron junto a Facundo de Zuviría y Eduardo Grossman una muestra consagrada a los grandes maestros de la fotografía argentina y realizada en el marco de las Jornadas de Fotografía organizada con otros colegas en 1988.
Coppola, cuyos restos fueron inhumados en un cementerio de la localidad bonaerense de Pilar, recibió además el Gran Premio del Fondo Nacional de las Artes (1985) y fue declarado «Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires» (2003).

Deja un comentario